I sing to fame.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 12.

 


Sí, el infierno se queda corto. 


—¡No pienso cantar algo country!  Así que olvídalo Texano.  


—Por última vez, no soy de Texas, soy sureño de Tenessee para ser exactos —Dijo Thomas Graham por milésima vez. 


Sí, yo también lo había confundido. No me culpen cuando uno ve un sombrero de vaquero lo primero que se le viene a la cabeza es Texas, bueno al menos en mi cabecita eso fue lo primero que vino. Lukas Miller se encuentra comiendo una galleta mientras ve la discusión que hay en nuestro equipo.  


—¿No podemos cantar algo Universal? Como algo de Ed Sheeran, todos aman a Ed —Dice mi mejor amiga. 


Aaron Jones hace una mueca, debo admitir que sigo sintiéndome algo intimidada por todos sus tatuajes. 


—A mi no me gusta —Habla con voz ronca—. ¿Algo de Eminen? 


—Y habló el rapero —Zamara Richard esta vez tiene mechas azules en su cabello rubio. Ella tiene esa actitud de perra al igual que Candy, y no es de sorprenderse que sean amigas. Ella sigue molesta de estar en nuestro equipo y no en el de Stars—. Yo opino que debemos elegir algo mucho más bonito y romántico al estilo de One Direction. 


—¿Los que se separaron? 


Auch. Zamara fulmina con la mirada a Lukas él cual se sonroja y continúa comiendo su galleta. 


—Yo solo decía, y estoy de acuerdo con Esther.  


Todos me miran a mi esperando que dé mi opinión. La verdad lo había pensado bien, todos tenemos gustos musicales distintos así que deberíamos cerrar la boca sobre nuestros gustos y elegir algo que nos haga ganar. 


—Solo quiero decir que esta discusión no tiene sentido. No podemos complacernos a todos, además debemos ser unidos,  somos un equipo. 


—Así se habla Belle —Todos volteamos al ver a Lydia entrar por la puerta. Cada equipo tiene su lugar de encuentro, Lydia dijo que podíamos ir a su casa y nos encontrábamos allí,  una lujosa mansión al decir verdad. Al llegar nos recibió un empleado y nos dirigió a un mini estudio de grabación donde nos encontrábamos hablando ahora—. Continúen, quiero seguir escuchando. 


Sonreí en su dirección.  


—Estuve escuchando el tema de Imagine Dragons con Kendric Lamar… 


—Uff —Aaron arqueó una ceja—. Me agrada hacia donde te diriges niña.  


Radioactive. Es un tema potente, veo a Zamara empezando el tema —Eso capta su atención—, necesitamos algo sexy al empezar. 


—Yo soy muy sexy —Dice y quiero rodar los ojos. 


—Esther puede acompañarla, para el coro yo me uno a ustedes. Luego cantan Lukas y Thomas hasta que llega el solo de Aaron que es la parte de Kendric Lamar.  


Lydia sonríe.  


—Es distinto, completamente distinto al tema que yo elegiría para mi equipo pero me encanta la idea. 


—Pero Belle tu no tendrías un solo para ti —Mi mejor amiga me mira con el ceño fruncido. 


Me encojo de hombros. 


—Es el primer desafío, yo se que luego de este vendrán mas.  


—Estoy de acuerdo con Belle. 


—Yo igual —Me alegra que Lukas y Aaron estén dentro. 


—Yo creo que tu idea es genial —Esther sonríe —. ¿Qué dices Thomas? 


—Amo a imagine dragons aunque no lo parezca. Estoy dentro. 


Aplaudo emocionada. Ahora nuestra vista cae en Zamara la cual rueda los ojos.  


—Si tengo un solo como dijo la peliroja estoy dentro. 


—¡Bien! —Chillo contenta—. Busquemos el tema y comencemos a familiarizarnos con el. 

Todos fuimos hasta la laptop que trajo Lukas y cuando puso el tema lo escuchamos varias veces. No voy a mentir, fueron demasiadas veces donde dijimos que podíamos cambiar ciertas cosas del ritmo. La práctica sería por la tarde asi que Lydia ya hablaría con la banda para arreglar la música, a la hora de irnos Lydia me preguntó si podía quedarme un rato más y asentí. Me despedí de Esther y seguí a Lydia en su mansión, mire todo emocionada, la casa es enorme. Con espacio abierto y muy moderno, llegamos al jardín y abri la boca al ver la enorme alberca ¡Tenía una cascada! El lugar es hermoso y lleno de flores, ella se sentó en una silla frente a una pequeña mesa de madera y yo la imite sentandome en su frente. Para mi pesar dándole la espalda al hermoso patio. 


—Belle quiero felicitarte por tu liderazgo. Aunque ústedes no lo sabían yo estaba escuchando todo. 


Abrí los ojos sorprendida. 


—Solo me tomé el tiempo de buscar una buena música.  


—Y dar una gran charla, sigo diciendo que me alegra tenerte en mi equipo —Un leve sonrojo se esparce en mis mejillas—. Bueno, pero ese no era el tema por el cual quería hablar contigo. No encontré tus documentos, es raro porque todos los que hicieron el casting deben dejar sus datos personales,  en fin,  necesito los tuyos. 


Mierda. Mierda de todas las mierdas. 


¿Cómo le explico que no me llamo Belle Corleone? Mi mentira tenia patas cortas por lo visto, muy cortas y esto era un grave problema. Ella pareció ver mi pánico y se cruzo de brazos. 


—¿Pasa algo? No es por nada Belle, pero en años de programa esto no habia pasado antes. 


—Yo… 


Estoy frita, más frita que el tocino de las mañanas que prepara mamá para el desayuno.  


—Necesito que seas franca ¿Te colaste en el casting? 


—¡No fue mi culpa! Una chica me dio su número y su guitarra se fue y justo la llamaron. Me confundieron y entre en pánico.  


Ella frunce el ceño. 


—Entonces ¿Porqué cantaste? ¿No era mejor bajar del escenario? 


—Yo… necesitaba que John oyera mi canción era mi oportunidad para desahogarme. 


—¿Stars? 


—Es una larga historia, no pensé que pasaría a la siguiente ronda. Lydia… yo no me llamo Belle Corleone.  


Ella se lleva una mano a la frente. 


—¿Quién eres? 


Inhalo aire y en un acto dramatico llevo mis manos hasta la peluca, me la quito al estilo Hannah Montana y ella abre los ojos sorprendida. Desato el moño de mi cabello y dejo caer mi cabellera rubia, sonrío a medias. 


—Me llamo Valeria, Valeria Kenner. 

 



Mila Baez

#121 en Joven Adulto
#168 en Otros
#57 en Humor

En el texto hay: amorjuvenil, primeramor, cantante famoso

Editado: 19.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar