I sing to fame.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 25.

 

—¿No te dejó explicarte? —Pregunta. Una señora pasa en frente de nosotros y le damos una de nuestras hojas con el nombre de Esther y el número para votar—. ¡Hola! Somos concursantes de I Sing To fame, bueno... si no me eliminan ¡En fin! Estamos pidiendo votos para que eso no suceda... —Ella da un paso atrás notando que esta siendo demasiado intensa—, ¡No debe hacerlo si no quiere!

—Esta nerviosa —Digo y la Señora se ríe divertida.

—Está juventud —Rebusca algo en su bolso y para nuestra sorpresa saca su celular—, dime como te ayudo jovencita.

Esther no se contiene y abraza a la señora que parece divertida con está situación. Vota por ella dos veces y como muestra de agradecimiento le damos una de las galletas de chips de chocolates que hice con mi madre.

—¡Empezamos bien! —Comenta alegre—. Ahora continúa hablando.

Y vuelvo a ponerme triste, me dejo caer en la silla y pongo las manos en la mesa que colocamos. Nos dividimos para pedir los votos, Esther y yo decidimos venir a la plaza mientras que Thomas, Lukas y Zamara fueron al centro de Los Ángeles a pedir votos.

—Intenté seguirlo pero me dijo que no lo hiciera —Comento haciendo un puchero—. Me siento muy mal por mentirle.

Esther que continua parada niega con disgusto, vuelve a acomodar las galletas.

—Es un exagerado, solo querías privacidad y no mostrarte en televisión con tu verdadero rostro ¿Qué tiene eso de malo?

—Le mentí, me presente como Valeria frente a él... ¡Me habló de Belle siendo Val! —Digo escondiendo mi rostro entre mis manos—, entiendo que se sintiera mal.

—No lo sé, Val. Sigo pensando que fue un exagerado, no es nada tuyo.

—Es mi amigo... o por lo menos eso éramos hasta que escucho a Lydia.

Ella se disculpó conmigo por decirlo en voz alta, le dije que no había problema pero por dentro estaba furiosa. El pasillo no es un lugar para hablar de esos temas, si ella entraba en el camerino para hablar las cosas iban a ser muy distintas y no iba a tener a un Nick enojado. 

—¿Por qué no lo llamas? —Levanto la mirada para observarla—. Dile que venga y explícale las cosas.

¿Debería llamarlo? Muerdo el interior de mi mejilla pensativa pero al final concuerdo con ella y me levanto, busco mi celular en la mochila y miro a mi amiga.

—Voy a llamarlo así que esperame unos segundos —Mientras me alejo la oígo quejarse.

—¡Yo quería escuchar!

—¡Mejor ve a pedir votos! ¡No te olvides de las galletas! —Grito mientras busco entre mis contactos a Nick. Cuando doy con su número marco y llevo el celular a mi oreja rezando para que me atienda.

—¿Belle o Val? ¿Con quién tengo el placer de hablar? —Pregunta. 

—Con ambas —Respondo respondo cautelosa—. ¿Podemos hablar?

Hay un silencio en la otra linea que me hace revisar el celular unos segundos para fijarme si no me cortó. 

—¿Dónde estás? —Dejo escapar un suspiro aliviado.

Le digo que estamos en la plaza donde lo cité y no parece hacerle mucha gracia aquello pero dice que vendrá y eso ya significa mucho. Corro hacia la mesa dónde Esther habla con dos muchachos y estos al verme me miran de pies a cabeza.

Mi madre ahora se da el lujo de comprarme más ropa, una que pueda usar siendo Belle. Ahora tengo un bonito vestido negro con unas botas estilo militar del mismo color, hace demasiado calor por lo que mi peluca está trenzada.

—Belle es mucho más linda en persona —Dice uno de ellos y agacho la mirada apenada.

—Gracias —Respondo mirando por el rabillo del ojo a Esther, ella también trae un vestido pero más divertido. Blanco y manchado con los colores primarios—. ¿Votaron por mi amiga?

Ambos se observan y sacan sus celulares.

—Votaremos por ella si salen en una foto con nosotros.

Esther me mira suplicante, junta sus manos pidiendo que lo haga por ella y fingiendo una sonrisa asiento.

Primero me piden que les saque la foto a ellos tres los cuales aprovechan el momento para poposicionar sus manos en su cintura cosa que no está mal pero yo no quiero que hagan eso conmigo.

—Listo —Esther se acerca sonriente y me pide el celular, se lo doy e intento no ponerme nerviosa por algo de contacto.

Paso los brazos por los hombros de los chicos y sorprendiendome me levantan hasta el punto que mis pies no tocan el suelo. Me río y ella saca la foto, de manera delicada me bajan y ambos emocionados ven la foto.

Suelto un suspiro, creo que soy algo paranoica con la gente extraña.

—¡Gracias por los votos! —Agradece Esther cuando los chicos se van.

—Eso fue tan extraño —Digo meneando la cabeza.

—¡Fue genial! Lo mejor es que cuando me vieron me reconocieron —Se lleva una mano al pecho—, nací para esto, Val.

Le sonrío, este es su sueño y a veces me pregunto que es lo que estoy haciendo en el programa. Amo cantar pero no creo poder pasar por esto todo el tiempo y Esther por el contrario adora la atención, nació para esto mientras yo solo estoy aquí por una confusión en el casting.

—Mira por allá hay un grupo de chicas ¿Vamos? —Pregunto cambiando de tema.

—¡Sí! —Agarra el recipiente de galletas y me mira con curiosidad—. ¿Qué pasó con Nick?

—Me dijo que vendrá. 

Ella levanta su pulgar sonriente.

—Eso es genial mientras vamos a pedir votos. 

Acompaño a mi amiga junto al grupo de chicas esperando ansiosa a Nick pero él nunca llegó.


🎵🎵🎵


—¿Consiguieron muchos votos? —Pregunto cuando todos nos sentamos en la mesa.

Zamara arquea una ceja en mi dirección. 

—¿A caso lo dudas? —Pregunta con voz arrogante—, conseguí más votos que estos dos.

Thomas niega exasperado y Lukas la mira haciendo una mueca. Me apiado de ellos por tener que soportarla todo el día, Esther no disimula al mirar a Thomas y la codeo para que aterrice a la tierra.

—Gracias por ayudarme —Dice al fin—. No quiero irme del programa y que me ayuden con los votos significa mucho.

—Somos un equipo —Habla Lukas—, tenemos que apoyarnos entre nosotros.

Asiento estando de acuerdo con sus palabras.

—Debemos estar unidos —Dice Thomas—, el ganador del programa debe ser del Team Lydia.

Zamara carraspea llamando nuestra atención. 

—Por supuesto que la ganadora esta en este Team —Dice señalandose—, pero... espero que si no gano yo alguien de aquí lo haga.

Aw, nuestra Zamara se está volviendo sensible. 

Nuestras malteadas llegan, me resulta entretenido que todos eligieramos un sabor diferente a excepción de Thomas y Esther que eligieron el sabor fresa, parecen mirarse con complicidad y sonrío. Zamara eligió vainilla, Lukas menta y yo chocolate.

Levanto mi vaso de malteada en alto.

—¡Brindemos por el Team Lydia! —Al principio me miran de manera rara pero luego entre risas chocamos nuestras malteadas en el centro de nuestra mesa.

Cada uno se entretiene con su bebida yo saco mi celular de mi mochila para encontrarme con un mensaje de Nick.

"Lo siento, surgió algo en el programa a última hora"

Tecleo mi respuesta.

"No importa"

La verdad es que sí importa cuando voy a guardar el celular vibra en mis manos.

Stars:

¿Estás ocupada

Yo:

¿Por?

Stars:

Quiero verte ¿Quieres venir al estudio y cantar un poco?

Una sonrisa se forma en mis labios y tengo a los chicos mirándome de forma curiosa y me sonrojo.

—¿Qué? —Pregunto algo brusca—. Debo irme surgió algo.

Esther me mira de forma picara de seguro piensa que Nick por fin decidió aparecer y prefiero que piense eso.

—Nos vemos mañana —Se despide Thomas.

Antes de salir respondo el mensaje.

Yo:

Voy para allá

Stars.

Voy a esperarte ansioso.
 



Mila Baez

#106 en Joven Adulto
#133 en Otros
#39 en Humor

En el texto hay: amorjuvenil, primeramor, cantante famoso

Editado: 19.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar