I sing to fame.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 30.

Contactar con Lukas no fue sencillo. Se ocultó de nosotros todo un día y hoy al salir del colegio volví a casa para vestirme como Belle y fui junto a mis compañeros de equipo a buscar a nuestro amigo. Luego de recorrer un centenar de lugares lo encontramos en un KFC comiendo, sinceramente no entiendo como no sé me ocurrió antes buscarlo aquí.

Sus ojos cafés lucen tristes y mi corazón se oprime. Thomas, quién está sentado a su lado coloca su mano derecha en su hombro y éste lo mira.

—No es el fin del mundo, Lukas. Es sólo el comienzo de algo increíble.

Esther y yo asentimos de acuerdo con Thomas, Zamara parece no prestarnos atención así que le doy una patadita por debajo de la mesa y ella rueda los ojos pero termina asintiendo.

—Eres un excelente músico —Habla Esther. Su cabello color miel está rizado y cae en ondas perfectas sobre su hombro, Thomas la mira embelesado y mis labios se curvan—. Thomas tiene razón, este programa es sólo el comienzo y espero escuchar de ti en un futuro, eres sumamente talentoso ¡Vamo! ¡No es el fin del mundo!

—¡Ánimo! —Continúo yo, Lukas por fin está sonriendo—, seguimos siendo el Team Lydia así que espero verte en el programa el viernes.

—Tienes que ir a apoyarme obviamente —Habla Zamara.

Todos reímos porque Zamara es tan ella que es inevitable reír y rodar los ojos al mismo tiempo. Ella sólo se encoge de hombros y continúa mirando sus uñas con indiferencia.

Luego de comer pollo frito cada uno va a su casa. Mañana es por fin jueves y Lydia debe hablarnos del nuevo desafío.

Cuando llego a casa intento que mi madre me devuelva el celular pero no hay forma de convencerla ¡Hasta confiscó mi laptop! Pues ni modo, no me queda nada más que seguir estudiando.

🎶🎶🎶

—¿Hiciste la tarea?

—Claro que sí, sin mi celular ahora hasta tengo tiempo de adelantar la tarea —Exagero.

Esther se ríe.

—¿Puedo copiarl? Yo no siquiera la he empezado.

Levanto mis pulgares y ella da un brinco de alegría, pienso responder pero ella me jala del brazo hasta escondernos detrás de unas macetas con plantas antes de entrar al set. Arrugo el ceño en su dirección pero ella me señala el frente donde veo a Nick tan guapo como siempre, lleva puesto unos pantalones ajustados y una camisa blanca, si cabello está perfectamente peinado pero no es su belleza lo que llama mi atención sino la despampanante mujer que se encuentra a su lado.

Ahora tiene el cabello de un color negro azulado parece haberselo teñido recientemente, trae un vestido blanco simple nada revelador y ni una pizca de maquillaje.

—¿Cuántas veces debo pedir disculpas? —Pregunta con la voz entrecortada, sus lagrimas son visibles desde aquí—. Me equivoqué pero tú no me dejaste explicarte ¿En serio vas a creer lo que dijo mi mánager, Nick? Ella quería que te dejará pero me negué. Mi único error fue no despedirla cuando me lo dijiste.

—¿Y por qué vienes ahora Tammy? ¿Por que no antes?

—¡No sabía que hablaron! ¡Nunca me dijiste porque terminamos! Nick... te amo. Me disculpo por no escucharte antes, si lo hubiese hecho las cosas no iban a terminar así.

Esther toca mi hombro y susurra:

—Parece sincera.

—Lo sé —Asiento y continúo observandolos con atención. No me gusta la forma en la que se miran... como él la mira.

—Yo también te amo pero no puedo creerte.

Esas palabras me golpean con fuerza pero a ella parecen destruirla.

Él se tira pero ella lo detiene tirando de su brazo, Nick voltea y ella lo besa. Aparto la mirada y Esther me mira preocupada.

—Tranquila seguro va a apartarla... Mierda.

No necesito que siga nada más, sé que le corresponde el beso cuando ella me da un mirada apenada.

—El amor no es para mi.

—No digas eso, Val.

—Es m verdad —Suspiro resignada—. ¿Podemos entrar por la puerta trasera?

Ella asiente y me sigue, entramos y vamos directo a la sala de ensayo. No pienso mucho en lo que acabo de presenciar y me concentro en Lydia.

—Estoy muy orgullosa de ustedes, sigan cantando así que el ganador de I Sing to fame está en este equipo —Todos asentimos y ella alisa su falda negra, hoy tiene un look muy natural que le queda de maravilla—. Está vez el desafío será un dúo "masculino-femenino" y ya que Esther y Thomas tienen cierta química —Dice con picardía—. Serán el dueto del desafío.

—Espero que elijan una canción super cursi —Digo para molestar a mi amiga—. Eso sería genial.

Ella me fulmina con la mirada y me hago la inocente.

—Bien, ahora debemos elegir el tema para mañana.  Chicas ustedes pueden ir a sus casas o si quieren pueden quedarse, es su elección.

Zamara decide marcharse yo por el contrario busco a Nick por el estudio y cuando pienso darme por vencida lo encuentro en el pasillo caminando en mi dirección y cuando sus ojos azules hacen contacto visual con los míos veo la culpa deslizarse en ellos.

—Tememos que hablar —Es lo primero que suelta. Yo hago una seña para que me siga y caminamos hasta mi camerino, cuando entramos el cierra la puerta detrás de él.

—Valeria...

—Lo sé. Te vi con tu ex —Sus ojos de abren debido a la sorpresa—. Lo entiendo, parecía sincera, Nick.

Él camina en mi dirección hasta situarse en mi frente.

—Debo ser el peor de lo cabrones para ti en este momento —Niego, no pienso de esa manera—. Me gustas, en serio me gustas pero cuando me preguntaste si seguia amandola...

Suspiro.

—La respuesta era sí ¿Verdad?

—Sí.

—Cuanta sinceridad... bien, acabo de perder un buen partido —Intento bromear.

—Lo siento tanto, Val. Tal vez me equivoque con ella pero es un riesgo que quiero tomar.

—No estoy molesta —Sólo decepcionada.

—Eres grandiosa, Valeria Kenner.

Si soy tan grandiosa... ¿Por qué no me siento así?

—¿Volviste con ella?

Niega.

—Las cosas son confusas aún pero me creo, su mánager intento ligar conmigo en reiteradas ocasiones. La creo capaz de eso y mucho más.



Mila Baez

#119 en Joven Adulto
#155 en Otros
#51 en Humor

En el texto hay: amorjuvenil, primeramor, cantante famoso

Editado: 19.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar