Ilusión de Adolescente

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 3

Invité a pasar a Eduardo y a sus padres para que se pudieran acomodar en la mesa, Eduardo se sentó a mi lado, yo seguía sorprendida y me quedé pensando el por qué de que estaban aquí. Mis padres saludaron a los Howard y empezaron a charlar sobre el viaje a Canadá. Los padres de Eduardo estaban de acuerdo, aunque mis padres no tanto pero después de tanta charla decidieron dejarme ir, el viaje era en 2 días

-¿Preparada?- Aquello hizo que volteara mi mirada.

- Estoy un poco asustada- nunca había estado lejos de mis padres durante mucho tiempo...

- Todo va a estar bien- me susurró al oído, sentí un cosquilleo y me sonroje.

Ya terminada la cena la familia Howard se retiró y Eduardo me dio un beso en la mejilla como despedida.

Al día siguiente en mi trayecto a la escuela, me encontré con Valeria y le conté lo sucedido de anoche, y me dijo -Felicidades Sofi- y me alegré.

Al llegar al aula de Física saqué mi libro y me puse a leer mientras que la profesora no llegaba.

Ya pasados los 20 minutos la profesora ingreso pero con un alumno y nos dijo..

- Desde hoy Eduardo Howard estará en su salón así que sean buenos con él - las chicas se pusieron muy contentas al escuchar esa noticia y la profesora dijo - tu lugar sera al lado de Sofía Evans- todas me empezaron a mirar mal menos las que estaban delante de él ya que yo me sentaba a una fila de la ventana

Ni bien se sentó me dijo -espero nos llevemos bien Sofía- yo solo asentí.

Ya en el receso, Valeria me dijo -¿Qué se siente tener al chico más popular del colegio sentándose a tu costado?-

La verdad me da igual, ahora solo me interesa estar apta para el examen de pasado mañana y recordé que mañana salía de viaje.

Todo el día me pase leyendo libros de distintas materias algunos de letras, de ciencias y también practique un poco de matemáticas.

Ya acabadas las clases me dispuse a ir a mi casa dejar mis cosas y cambiarme, me puse un polo blanco y una chaqueta roja y unos pantalones negros y mis tenis preferidos, le avisé a mi madre que iba a ir a la biblioteca y me salí.

La biblioteca estaba cerca a mi casa, dos calles más abajo para ser más exactos.

Cuando entré vi una silueta conocida al lado de la ventana, era Eduardo vestía una casaca negra y un polo azul fue lo único que vi, intente ir rápidamente a los estantes sin que me viera pero grito mi nombre.

Eso hizo que todos voltearan a verme, y también lo hicieron callar, eso me causo gracia y fui hacia donde el estaba sentado y me pregunto

-¿Tu también vas a estudiar?

-Si, estoy muy nerviosa por el examen-

-¿Quieres estudiar conmigo?- yo asentí

Nos quedamos hasta las 10 de la noche estudiando el me explicaba letras mientras que yo le explicaba números de pronto sonó su teléfono, era su enamorada, se alejo de la mesa para hablar.

Por lo que logre entender tenían una discusión, él hacia muchos gestos de mala cara y todo eso, hasta que colgó.

-Tengo que irme, ¿te acompaño a tu casa?-

-Si gracias - respondí.

En el trayecto me estaba debatiendo si debía preguntarle por lo de su novia, al final decidí preguntarle.

-¿Tuviste una pelea con tu novia?- Pregunté.

-¿Cómo lo sabes?-

-Lo haces muy notorio con los gestos- respondí.

-Tengo que aprender a disimular eso- rió entre dientes.

Para despedirse me dio un beso en la mejilla y se fue



Panda210802

Editado: 23.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar