Imagen Falsa

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 27

El resto de la tarde se pudo ver la entrega de cartas y confesiones tanto de chicas como chicos, James recibió una buena cantidad de cartas y ¿Cómo no tenerlo? Era uno de los más guapos de la academia y era evidente que tuviera admiradoras, lo tomé con buen humor al igual que Shelly pues no lo culpaba por ser un chico increíble; una que también recibió cartas fue Rox, además de ser la vocalista de la banda y también jugadora de la selección de baloncesto femenil era atractiva y querida por su increíble voz, me decía que era un detalle bonito el poder recibir aquello por eso la inspira para dar lo mejor en el escenario. El reloj marcaba las siete quince, el baile comenzaría en quince minutos, y Rox y yo arreglábamos los últimos detalles en nuestros vestidos: ella optó por un vestido color perla, con sus ya conocidas botas de tacón y su cabello alaciado, yo escogí un vestido color violeta con zapatos de tacón, opté por un peinado semi recogido de una media cola y el collar que Blake me dio en navidad; una vez que estábamos listas bajamos hacia el pasillo en donde observamos a todos con sus mejores vestidos de gala y cuchicheando entre sí, cuando entramos a la cafetería... ¡Wow! Habían decorado espectacular el sitio con cientos de globos rojos y blancos, al igual que en el baile de Halloween, las mesas con manteles blancos y una vela en cada una luciendo un toque romántico.

Las chicas arribaron a nuestro encuentro luciendo muy hermosas, divisé en la entrada a Shelly quien me saludó emocionada y me acerqué a charlar con ella mientras esperaba a mi hermano; llegó algunos minutos después sorprendiéndola con una rosa en mano poniéndose muy acaramelados, me tomó un par de segundos en percatarme de la presencia de Blake quien portaba un traje muy formal que resaltaba sus ojos grises, lo saludé con una sonrisa.

- Luces hermosa -fue lo primero que dijo.

- Gracias, tú también luces increíble -miré dentro del comedor el cual ya estaba rodeado de cientos, la música comenzaba a tocar por el grupo que habían contratado- Al parecer ya ha empezado.

- Entonces, entremos -extendió su brazo para escoltarme como en la cena.

Dejamos a mi hermano y Shell solos mientras nos dimos paso a una de las mesas situadas en los extremos charlando y mirando a todos en la pista, los maestros estaban en los alrededores vigilando el evento y poder controlar cualquier situación que se tornara... salvaje; algunos de los miembros del Comité entregaban rosas a varias chicas con dedicatoria lo cual las emocionaba, no dudo que aquí saldrían varias parejitas. Logré mirar a todas las chicas, excepto Paige, coreando las canciones interpretadas mientras la ojiazul hablaba por celular lo más seguro con su novio, esto era una noche hermosa que no sería arruinada.

El grupo comenzó una nueva melodía la cual reunió a cientos de chicos y chicas en el centro de la pista con This I promise You de Nsync, una de las más simbólicas canciones en los colegios, mi piel se erizó al sentir la mano de Blake sobre la mía y me miró:

- Quiero mostrarte algo- se puso de pie- Acompáñame.

Me tomó de la mano, alejándonos de la música en el interior, caminando por el pasillo principal y dar hacia donde dividen los dormitorios; estaba ansiosa por saber lo que sucedía.

- ¿A dónde nos dirigimos? -le cuestioné, la noche era un poco fresca debido a que la nieve tenía poco de haberse derretido y el viento soplaba levemente.

- No seas impaciente, falta poco.

- ¿De qué se trata, Blake?

- No suelo hacer esto-  habló deteniéndose y mirando mi rostro- Sin embargo, lo hice por ti...

Me dio la vuelta y miré una mesa con un arreglo floral de rosas rojas y blancas justo con un sobre, mi emoción hizo que los latidos del corazón incrementaran y esbocé una sonrisa al mirar aquel detalle; no pensé que vería eso de su parte al escuchar lo reservado que era en todo... pero tal vez lo logré cambiar.

- Blake... esto es increíble -volví a hablar, el asintió.

- Quién diría que provocarías que hiciera esto. Hablé con tu hermano para investigar tus flores preferidas -eso fue lo que hablaron durante esos días- Y al igual de tu música preferida, así que me las arreglé para conseguirlo.

Sacó su iphone abriendo su lista de reproducciones y comenzó a sonar I knew I loved You de Savage Garden, y un brillo en mis ojos salió a relucir mientras la escuchaba; sentí sus manos en mi cintura y me volvió hacia él.

- ¿Qué te parece? -cuestionó.

- Me encanta -pronuncié emocionada, sonreí- Y esa es una de mis canciones favoritas.

- Al sonreír luces hermosa, eres la chica más bella que he podido conocer.

Me ruboricé al escuchar aquello, no pensé que llegaría a sentir algo tan fuerte por un chico; la presencia del 'amor' en mi vida era nuevo y... especial; durante la siguiente hora las charlas justo con la velada transcurrida era mágica y con mis sentimientos a flor de piel, el chico se sorprendió al enterarse de que tocaba la guitarra cosa que a nadie le había comentado pidiendo algún día hacerlo. Cerca de las diez treinta, caminamos por el campus trasero sentándonos en las bancas cercas del campo de soccer.



Marye Vela

#145 en Paranormal
#990 en Otros
#102 en Aventura

En el texto hay: peligro, vampiros y magia, vampiros y humanos

Editado: 25.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar