Imperium

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1: Alexander Greenwood

–No puedo creer que haya pasado de nuevo —dijo el joven recién levantado, se le notaba lo nervioso y pálido que estaba.

–Otra vez el mismo sueño, ¿Por qué me pasa esto? Duermo a mis horas y tengo una buena alimentación. Ya van 7 veces seguidas contada con esta vez, estoy preocupado, pero lo que más me intriga es porque el sueña termina siempre cuando aquel tipo dice el nombre de un planeta. Que locura. –se levantó bruscamente y busco su teléfono móvil.

–5:48 aún es temprano para ir a la escuela, tengo suficiente tiempo para una siesta –se acostó alegremente al saber que no se le había hecho tarde para ir a la escuela.

2 horas después:

–¡Alex, levántate, ya casi es hora de ir a la escuela! –gritó la madre del muchacho.

No hay respuesta.

–¡Alex, ¿acaso no escuchaste?! ¡Baja en este mismo instante!

Sigue sin haber respuesta.

–¡La vas a pagar, en este instante subo y te levanto a la fuerza! –la madre del muchacho subió las escaleras y entró a la habitación.

–¡Sigues durmiendo eh holgazán! –la madre agitaba bruscamente al muchacho hasta que este se levantó.

-¿Ehh?¿Ya amanecio? –pregunto el joven con cansancio.

–¿¡Eso es lo primero que dices al despertarte!?? ¿¡No me vez presente aqui¡? Pensé que te había educado mejor.

–Ahh.. Si, perdón, buenos días mamá –dijo de forma inocente.

–¡Buenos días! Es hora de que te vistas y bajes a tomar tu desayuno, así que hazlo rápido, te espero abajo.

–Esta bien, esta bien.

La madre bajo al primer piso a alistar la mesa mientras que Alex se cambiaba en su habitación.
Una vez listo el muchacho bajó a la cocina a recibir su desayuno.

–Ya estoy listo mamá

–Ya era hora, sírvete y ten cuidado que aún sigue caliente. Bueno tengo que ir a visitar a tu hermano al hospital, como sabrás ya casi está recuperado del todo, nos vemos en la noche, te amo.

–Mmm, si, mandale mis saludos a ese tonto, cuídate mamá.

La madre dejó el desayuno y salió por la puerta delantera a visitar al hermano de Alex, el cual estaba en coma por más de 2 años por un accidente que sufrió ya hace tiempo.

–Está muy rico –dijo el joven mientras desayunaba y veía la televisión.

–Ohh, está noticia esta muy interesante –dijo mirando a la televisión fijamente.

Se informa que la Nasa sigue enviando hombres a través de toda la Via Láctea, como sabemos desde que los Rostars se hicieron nuestros aliados nuestra tecnología progreso al alcance de poder hacer naves que podrían viajar a la velocidad de la luz. Y aquí estamos, ya exploramos casi todo nuestro sistema solar y para serles sincero, esto para mi y para muchos es un sueño. Hasta aquí el informe, soy Kenneth Dwayne y nos vemos en la próxima.

–¿Con que un sueño eh? Pues tiene razón, incontables veces me he preguntado que se sentirá el descubrir nuevos planetas. Vaya, parece que mi obsesión por el universo no ha desaparecido. Pero bueno, tengo que irme ya.

Alex apagó el televisor y salió de su casa con destino a la escuela.

Bibury, Inglaterra. Popular pueblo británico que es atracción turística y está en la lista de lo que "debes ver" de este país. Todo lo que este pueblo te ofrece te enamorará: encantadoras casas de campo con fachadas de piedra, tejados de cuento, un paisaje totalmente verde, estanques y ríos... De hecho, el artista William Morris, después de visitar el pueblo de Bibury, afirmó que era “el pueblo más bonito de Inglaterra”. Esto no es de extrañar, pues la esencia de Bibury queda impregnada por la naturaleza de la campiña inglesa y su tranquilidad. Sin duda, se trata de un auténtico pueblo de postal en mitad de los Cotswolds que atrae anualmente a muchos visitantes, incluso los días más fríos de invierno, aunque te recomendamos visitarlo en primavera o verano.

Alex camina como es de costumbre hacia la escuela por las hermosas calles de Bibury, pero el notaba alta raro, alguien lo seguía. Para ser especificos él no estaba seguro, pero era una corazonada.

Alex seguía caminando tranquila, pero cuidadosamente fijándose a sus alrededores. Hasta que.

–¡Ey, disculpa! –tocó el hombro de Alex.

–¿De casualidad eres Greenwood, Alex Greenwood?

–S... Sí, sí lo soy –dijo nerviosamente

–¡Vaya, esto fue demasiado fácil! Bueno hombre te ando buscando desde hace poco y no pensé en encontrarte tan rápido. Escucha, soy el oficial Sanchez, necesito hacerte unas cuantas preguntas sobre el accidente de uno de tus compañeros de clases: Jack Summer.

–¡¿Ja...Jack?! –a Alex se le notaba como se ponía cada vez más nervioso.

–¡Ey, tranquilo! Solo son unas cuantas preguntas, no tienes que ponerte nervioso.

–¡Esto es malo, mi abuelo me va a matar! –pensó Alex.



Rioyan

Editado: 29.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar