Inalcanzable

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7

Al final siento sus labios sobre los míos y el roce de sus dientes al separarse de mi boca. Un estremecimiento me recorre el cuerpo, suspiro y paso mi lengua por mi labio inferior para quitar el pequeño hilo de sangre que sale de él. Acentúo mi agarre en su pelo y le atraigo otra vez hacía mí para volver a besarle.

Siento cómo me alza obligándome a pasar mis piernas alrededor de su cintura. El frío de la pared en la que soy apoyada me provocan unos pequeños escalofríos. Su boca abandona mis labios y baja por mi mandíbula hasta llegar al cuello, donde me muerde suavemente. Cegada en este mar de emociones, no puedo evitar suspirar y acercarle más a mí.

  • Jean. – Murmuro con la voz ronca. Él al escuchar su nombre parece salir de un sueño, deja de besarme el cuello y se aleja de mí como si mi tacto le quemara.

 

  • Lo siento, no puedo. – Me deja sola y con la respiración entrecortada mientras él entra de nuevo en la discoteca.

 

Avergonzada y sin saber cómo hemos acabado en esa situación, me marcho a casa tras mandarle un mensaje a Diana. Lo que menos necesito es seguir de fiesta.

~*~

Escucho el tintineo de las llaves de casa cuando Diana cierra la puerta y un gran estruendo cuando deja sus cosas en el salón. El sonido de su risa me hace pensar que lo está haciendo adrede solo para molestarme. El sonido de sus pisadas alejándose, hace que abra los ojos irritada y la busque con la mirada.

Al no encontrarla y oír cómo vuelve al salón, me incorporo y observo cómo mi amiga viene con un spray lleno de agua. Lo esconde detrás de su espalda y sonríe de manera inocente. Enarco una ceja y miro divertida como lo deja disimuladamente en una mesa.

  • Creo que ya no me hará falta. ¿Qué ha ocurrido con Jean? – Pregunta ella mientras se sienta a mi lado.

 

  • Soy una idiota, eso ha ocurrido. Siempre actúo de forma racional y hoy,…No sé qué me ha pasado. He vuelto a casa para relajarme con la escritura pero no consigo escribir ni una sola palabra para completar mi libro, no sólo porque él dijo que no era lo suficientemente buena, sino también por lo de esta noche. – Diana suspira y me da con un cojín en la cara que si bien no me hace daño, provoca que pegue un respingo por la sorpresa.

 

  • Lo que dijo el idiota de Jean no debe afectarte. Es un egocéntrico que solo considera que algo es bueno si es comercial, cuando lo verdaderamente importante no es eso y lo que haya ocurrido entre vosotros no dejes que te afecte. Él te atrae, os habéis besado y no ha ido a más.  – Sin poder evitarlo, no puedo evitar reírme al ver cómo se pone roja por la frustración.

 

 

 

  • Aunque fuera ese el caso tiene razón. Si no cambio mi forma de escribir no creo que logre acceder a alguna editorial, me gusta que mis protagonistas sean fuertes y que haya el menor romance posible, ¿tan malo es eso?  Diana se encoge de hombros y comienza a leer lo poco que llevo escrito de mi nueva novela. – En cuanto a lo otro, me preocupa más cómo he reaccionado yo. Se supone que no debería sentir esa atracción por alguien como él. Tú lo sabes, es egocéntrico, descarado, irritante, todo lo que no me gusta.

 

Mi amiga comienza a reírse cómo si supiera algo que yo no sé y niega con la cabeza divertida, dice algo que me deja pensativa y se marcha a la cocina para prepararse algo para comer. Mientras lo hace, miro la hora, las cinco de la mañana. En ese momento, una idea viene a mi mente, cojo el ordenador y no sé cuánto tiempo pasa, solo sé que soy incapaz de parar de escribir.

~*~

La vida de Diana es tan normal que llega a tornarse aburrida. Ella sueña con alcanzar sus sueños, sus metas, en fin todo lo que una vez soñó de pequeña. Sólo tiene un pero, que su enemigo de la infancia deje de arruinarle todos los planes. Ian no entiende porque ella le odia, simplemente su relación es así, como el perro y el gato. A él le gustaría que su relación cambiara, pero a ella le dan miedo los cambios. Diana quiere que él salga de su vida, pero él quiere entrar a ella. ¿Se pondrán de acuerdo alguna vez?

Termino de escribir la sinopsis de la historia que estoy escribiendo y una sonrisa de satisfacción se abre paso en mi rostro. Tal vez no vaya a ser la novela que me gustaría publicar, pero el hecho de hacer rabiar a mis amigos creando una historia ficticia sobre ellos hace que le tenga un cierto cariño a este nuevo proyecto.

Hoy no he dormido nada, estuve escribiendo parte de la nueva historia desde que volvió Diana. Cansada, apago el ordenador y me encamino a mi cuarto, donde una vez allí me tiro en la cama. Sin embargo, la tranquilidad que hay en mi habitación se termina a los pocos minutos, pues mi teléfono comienza a vibrar.  Miro los mensajes y no puedo evitar fruncir el ceño al ver quien me ha hablado.

Jean Delacroix:

No sabe la sorpresa que me he llevado al saber que mi hermano pequeño vive enfrente de usted. Espero que no sea una mala influencia 😉



Eyranara

#11195 en Novela romántica
#1761 en Chick lit

En el texto hay: humor, romance, drama

Editado: 09.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar