Incerteza

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 6

 

—Un placer... Alteza —dice Borja haciendo una reverencia para luego llegar hasta mí, luego toma mi mano y la besa sutilmente.

 

—El general Borja es mi mano derecha, pronto conocerás también a Basim, ellos son las personas más leales aquí. Puedes confiar en ellos ciegamente.

 

Asiento en silencio antes las palabras de Kalil sin quitar la mirada en el hombre, a quien diría... Traicionero. Lo que no se, es, a cual parte conspira.

 

— ¿Necesitabas algo Borja? —pregunta nuevamente Kalil.

 

—Si mi Señor, Basim y los demás generales le esperamos para la reunión que tenemos pautada.

 

—Muy bien, iré en unos minutos, puedes retirarte.

 

Borja hace una reverencia y sale de la biblioteca dejando un silencio incomodo entre nosotros. Por mi parte no quiero entablar ninguna conversación con el Rey, de hecho ahora mismo quisiera buscar la forma de escribir una carta a Mishaal para infórmale lo que ocurrió hoy, estoy bastante ansiosa por lo que tiene por decir sobre esto.

 

Cuando levanto mi cabeza me he dado cuenta que he avanzado varios pasos en la biblioteca rozando con mis dedos los libros que allí reposan, entonces diviso a Kalil. Está de pie leyendo la carta que anteriormente le entregaron de forma cautelosa. Su rostro se torna algo incómodo y sus mejillas tienen un color ruborizado, me llama poderosamente la atención su postura tensionada, y por algo muy extraño comienza a interesarme el contenido de dicho mensaje.

 

De un momento a otro nota mi mirada en él y carraspea, se dirige a un escritorio, abre un libro e introduce la hoja dentro, para luego abrir una gaveta colocando el libro en ella. Por mi parte trato de hacerme la tonta y demostrar que estoy concentrada en un ejemplar que tomé.

 

—Te llevaré de vuelta, yo debo ir a reunirme con los generales.

 

—Me gustaría quedarme aquí —digo calmadamente—. No sé si pudieras decirle a alguien que me informe de los temas en que yo participare directamente...

 

—Enviaré a alguien ahora mismo para que le organice una agenda —dice esperando mi respuesta.

 

Yo no le observo, mi mirada sigue en el libro.

 

—Está bien... Muchas gracias.

 

Entonces el silencio me anuncia que se ha ido, y yo suelto el aire reprimido, abriendo y cerrando mis palmas para amortiguar los nervios que pasé hace unos minutos. Mi mente se debate entre dos opciones: escribirle una carta a Mishaal, contándole lo de Borja, o en leer lo que le incomodó tanto al Rey.

 

Al final me decido por esto último.

 

Doy unos pasos y me asomo al pasillo para cerciorarme de que no haya nadie. Entonces me voy al escritorio, me siento en el sillón y abro la gaveta. Saco el libro cuidadosamente y comienzo a pasar las paginas buscando dicha hoja. Y allí estaba.

 

Una caligrafía perfecta, y un particular olor a perfume de mujer llama mi atención, mis ojos se abren impactados al leer la última parte donde resalta una firma:

 

Alina Menen

 

¿Dónde escuche ese nombre?

 

Por supuesto, Mishaal menciono su nombre, ella era supuestamente quien podía tomar mi puesto. Mi madre también me dijo que era hija de Duques.

 

Sin reparar en mis pensamientos comencé a leer las líneas siguientes:

 

“He estado bien... En lo que cabe. Mis padres me han apoyado mucho en este tiempo de transición, y te agradezco que te hayas dignado a escribirme para preguntar. Sin embargo cada día padezco, cada día mi corazón muere sabiendo que tu estas con otra persona, sabiendo que tus besos y tu cuerpo son tocados por ella. A veces creo desesperar, a veces quiero olvidarme de que tú eres el Rey y hacer una locura. Quisiera tener la esperanza de que en algún momento me elegirás a mí, a pesar de tu devoción por salvar tu pueblo, pero eso no pasara ¿verdad?

Espero que pronto pueda verte, para mí es muy necesario, sé que mi consuelo es saber que tú no amas a la persona que está a tu lado, sé que mi consuelo es saber que tu corazón es mío.



MajoNissi

Editado: 11.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar