Inefable

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 5

Después de....comer....no no....después de tragar, si, tragar, por que eso era lo que había hecho. No había probado tanta y exquisita comida en mucho tiempo.

Debido a la forma en la que comía, (tampoco como animal) Demián decidió que mejor habláramos después de comer, así que aquí estábamos, en su sala viendo quién comenzaba primero.

Cuando Demián estaba dispuesto a hacerlo un voz sonó.

—As?. -Me pare y fui hacia el cuarto donde un adormilado Abel se restregaba un ojo.

—Abel. -La voz de Astrid hizo despertar por completo a Abel.

Miró a todos lados y por obvias razones se asusto. Lo único que recordaba era que estaban en el hospital pelando con unas personas que querían separarlos de mi.

—Astrid!. -El niño se lanzó a sus brazos y Astrid lo recibió con todo el gusto. -Don...Donde estamos?. Que hacemos aquí?.

Me separe de él y lo mire a los ojos.

—Tenemos que hablar Abel. Y tranquilo, que serán unas buenas noticias.

Abel aún confundido me hizo caso, tomo mi mano y lo guíe a la sala donde se hallaba un neutro Demián.

—Demián. -El niño dijo al  ver bien el rostro de nuestro salvador. Demián abrió los ojos como platos. Se levantó y camino hacia nosotros

—Vaya, recuerdas mi nombre, eres un niño muy inteligente. -Demián sacudió el cabello de Abel con ternura. -Dime Abel, quieres darte un baño?.

Los ojos de Abel se abrieron con emoción, rápidamente me miro para pedirme permiso con la mirada. Obviamente asentí Feliz, Abel soltó mi mano y me abrazó.

—Vamos Demián, vamos!. -Demián río al ver como Abel tomo su mano para jalarlo hacia donde se le ocurriera, curiosamente, regresaba hacia el pasillo.

🔗🔗🔗🔗

 

Abel en cuanto regreso se veía más que extasiado, y limpio.

 

Me recargué en el brazo del sillón con las piernas abiertas ya que Abel se sentó entre ellas.

 

—Que sucede As?. Qué hacemos aquí?. -Pregunta Abel nervioso.

 

Miró a Demián e intercambiamos miradas.

 

—Se que eres un chico muy inteligente así que no te ocultaremos las cosas. -Dijo Demián suspirando. -Si te dijera que hay una posibilidad de que los tres salgan de las calles sin que se separen, que dirías?.

 

Abel jadeó de la impresión pero por unos momentos no dijo nada. Sabía que estaba emocionado ante la idea de tener un techo en el cual dormir, comida caliente y cobijas, era una idea tentadora.

 

—Es... Es enserio?. Podremos salir de las calles?. Ya no pasaremos hambre?. Por fin se acabó la angustia As?. -Abel se volteó para verme, sus mejillas estaban bañadas de Lágrimas. Eleve mis manos a sus mejillas y con mucha suavidad las retire.

 

—Si Ab, por fin no habrá más dolor, más hambre o angustia. -No ella podía creerlo, por fin estarían tranquilos, sin pasar hambre pero sobre todo, seguirían juntos.

 

—También hay otra cosa que debes saber. -Abel dejo de verme y miró a Demián. -Mis padres, siempre han ido unas espléndidas personas y....

 

—Que tienen que ver ellos?. -Interrumpió Abel a Demián.

 

—Hey. -Me di un suave golpe en la mano a Abel. -Que te he dicho de interrumpir a las personas cuando están hablando?. -Le dije en susurro pero Demián me alcanzó a escuchar.

 

—Perdón. -Abel agachó la mirada.

 

—Bueno, como decía. Recuerdas a las personas que pensaban separarlos?. -Un leve temblor recorrió el cuerpo de Abel. Simplemente lo abrace cuando él asintió. -Llegamos a un acuerdo con ellos. -Sabía que en un principio Abel no lo entendería pero, rogaba por estar equivocada. -Tu y Kira tienen que estar bajo la protección de dos personas responsables y con buena estabilidad económica. Así que, saludos acuerdo que llegamos fue que, tú y Kira serán adoptados por mis padres.

 

Abel se paró de golpe.

 

—No!. Nos separaran de As, yo no quiero irme de su lado, no quiero!.

 

—Ab, cariño, escucha lo que tiene que decir. Créeme que si hubiera la mínima posibilidad de separarme de ustedes no hubiera aceptado.

 

Abel me miro con tristeza y desesperación reflejada en su pequeño rostro. Se limpio sus lágrimas y asintió.

 

—Se que lo primero que pensaste h dijiste, fue que los iban a separar de Astrid pero no, esta es la mejor solución para que no sean separados de ella. Mis padres viven a diez minutos de aquí. Se que mis padres serán unos completos desconocidos para ustedes y no querrán separarse de ella por nada. Por eso se pueden quedar el tiempo que necesiten para acoplarse a estar con ellos ya que, obviamente tendrían que ir a vivir con ellos pero, ahora tendrías un apellido, unos padres amorosos y sobre todo el amor de una familia.

 

Me había quedado embobada Nate las palabras de Demián, tal vez no será el mejor discurso pero, para un niño de trece años, es la gloria escrita.



siver_dick

#2405 en Novela romántica
#235 en Novela contemporánea

En el texto hay: amor, hermanos, encuentros

Editado: 25.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar