Inefable

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 19

Demián no salía de su asombro, estaba estático.

—Hola Demián. -Salude con timidez al ver que no decía nada.

—A...Astrid. -El ronco sonido de su voz me dió escalofríos de una manera exquisita.

—Yo...e...Puedo pasar?. -Dije señalando su departamento. El salió de su asombro y se hizo a un lado dejándome pasar sin decir nada.

A pesar del aspecto demacrado que tenía, su departamento no decía lo mismo, Demián en el tiempo que viví aqui demostró ser un chico bastante ordenado, y eso no cambió con mi marcha.

—Astrid. -Me llamó y lo mire invitándome  sentar a su lado en el sofá. Camine un poco dudosa y puse una buena distancia entre el y yo. No por qué no confiaba en el si no, en mí misma, en cualquier momento sentía que saltaría a sus brazos para besar y degustar sus exquisitos labios. -Co...cómo has estado?. Cómo siguen tus costillas?.

—Estoy un poco mejor a decir verdad. Aún tengo unos cuantos dolores pero nada de que preocuparse. -Asintió.

—No quiero sonar brusco pero, que haces aquí?. -Se pasó la mano por su cabello.

Me tome unos segundos antes de contestar. Que le diría?.

Tus padres y Jess están muy preocupados por qué no sales?

Vengo por que te he extrañado y espero que tu también.

—Yo...Jess me habló de tu situación. -Dije finalmente. Soltó un suspiro antes de hablar.

—Simplemente quería tomarme un tiempo solo para reflexionar todo lo sucedido anteriormente contigo, conmigo y....Dalia.

Me tensé ante su nombre. Regresó con ella?.

—Se que debí de haberte dicho que ella había vuelto solo, no encontraba la manera de hacerlo. Ante todo, quiero que sepas que nunca, en el tiempo que nos vimos, hice algo indebido con ella, ante todo tu ere...eras mi novia, y como tal merecías un respeto. -Me quede sin palabras. No sabía cómo reaccionar o que decir ante ello.

—Yo....No quería que estuvieras conmigo por lástima. -Quiso hablar pero no lo permití. -Tu sabes perfectamente lo que he pasado todo este tiempo, no necesitaba la lástima de la persona que amo... -Sonreí triste a la nada. Iba a seguir hablando cuando Demián se levantó bruscamente.

—Te equivocas!. Lo que siento por ti no es lástima, no un sentimiento tan negativo como eso, lo que yo siento por ti va más allá de una amistad, yo...yo. Yo te quiero joder!. Te quiero que con solo recordar el día que me dijeron que estabas en el hospital sentí un miedo terrible!. Te quiero de una manera que.... Que.. -Pasó sus manos por su cabello frustrado. -Que ni siquiera tengo las obras para describirlo, es algo inefable y...solo se que, el hecho de ya no tenerte a mi lado al despertar, ya no escuchar tu risa o tus besos espontáneos me carcome poco a poco. Yo....Dios As, no sabes cuándo te he extrañado.

Antes de hablar, el me tomo de los brazos y tiró de tal forma que recargué mis manos en su pecho, el tomó mi rostro con un poco de brusquedad levantándolo y besándome.

Un leve gemido emergió de mi al sentir nuevamente aquellos labios que me tenían embobada y encantada. No me pude resistir a poder corresponder su beso, era tan adictiva y exquisita la manera en que me estaba besando, no era tranquila y mucho menos amorosa, era salvaje y fuerte.

Cuando nos faltó aire, ambos retrocedimos pocos centímetros. Demián junto mi gente con la suya.

—No sabes cómo te he extrañado. Te quiero y tanto que temo que esto solo sea otro sueño de esos que he tenido toda la semana y yo no qui....

Lo sorprendí volviendo a besarlo de la misma forma, dura y salvaje. Con el paso del tiempo, prenda por prenda comenzó a desaparecer y al mismo tiempo caminábamos a su habitación. Una vez ahí, mi chamarra y blusa fueron alejadas al igual que su camisa y su pantalón.

Me tomó de la cintura y tiró de manera que sentí su miembro en pleno acto. Mis nervios comenzaron a ser evidentes pro, estaba segura que lo quería, que día que él fuera el primero. El primer hombre a quien le confiaba ciegamente mi pureza  y no solo física si no,  la del alma.

Ambos desnudos nos entregamos con amor y seguridad el uno por el otro. Siempre besando y explorando cada parte de mi cuerpo amortiguando el dolor de mi primera vez.

Siempre siendo tan lindo y cariñoso, tal vez no lo disfruté completamente pero, el hecho de saber que me había entregado finalmente al hombre que amo, me dejaba más que satisfecha.

Así fue, hasta que ambos quedamos dormidos.

🔗🔗🔗🔗

 

Comencé a despertar debido a mis extensas ganas de ir al baño pero, un brazo adherido a mi cintura me hizo frenarme. Cómo canción, recordé los hermosos y satisfactorios hechos de anoche.

 

Demián y yo..... habíamos hecho el amor.

 

Una ronda sonrisa se plasmó en mi rostro y tuve que morder la sabana aún sonriendo para evitar soltar un grito de felicidad. Me voltee lentamente para evitar despertar a Demián, una vez que lo hice me di cuenta del gesto tranquilo que llamaba su rostro.

 

Entonces las ganas de ir al baño ser fueron casi por arte de magia. Demián al sentir que me movía apretó su agarre de mi cintura desnudo hacia el y me percaté de que "cierta" parte de él había despertado.



siver_dick

#2360 en Novela romántica
#227 en Novela contemporánea

En el texto hay: amor, hermanos, encuentros

Editado: 25.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar