Inevitable Realidad

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 12

Capítulo 12; Maravillosas manos.

 

 

Julio 1 del 2016.

 

Sentía como si estuviera derritiéndome en una piscina de placer, mientras su mano llegaba al suave de unos de mis pechos que ya estaban erectos por el delicioso tacto de su piel y luego con la otra ponía sus dedos en la parte superior de mi intimidad, donde empezó a dibujar círculos. Un suspiro sale de mí. Él fue más abajo e introduce unos de sus dedos dentro de mí, sintiendo como una ola de placer entrar en todo mi cuerpo. Gimo y me arqueo del placer.

—Eres solamente mía — susurra contra mi cuello. Aumenta sus embestidas y puedo sentir como llegare a mi amado clímax que está produciendo su maravillosa mano.

 

 

 

🌘🌓

 

 

—¿Qué haces aquí? — pregunto. Evito topar contacto visual con Kian, no puedo mirarlo a los ojos después de ese sueño que tuve en la madrugada. Me muestra una pequeña sonrisa mientras me observa desde la entrada de mi casa.

—¿Hola? ¿cómo estás? pues yo bastante bien, Sky. Gracias por preguntar — el sarcasmo en su voz es inigualable—. Necesito un favor tuyo.

Suspiro. Doy dos pasos atrás para abrir más la puerta y que él pueda entrar a mi casa, por supuesto él no rechaza la oferta.

—¿Qué necesitas?

—Necesito saber si puedes llevar a Emma a una actividad en su colegio.

—¿Por qué no la llevas tú? Tu eres su padre — frunzo el ceño y cruzo mis brazos sobre mi pecho haciendo que mi busto sea más notorio. Kian no deja pasar de alto aquel detalle y su mirada baja a mis tetas por unos segundos y enarca una de sus cejas, su mirada vuelve a mi rostro. Siento mis mejillas calentarse.

Un suspiro se escapa de él.

—Es una actividad especialmente para madres — dice un poco nervioso—. Mi madre siempre la lleva a esas actividades, pero ella no podrá ese día y hable con su profesora para ver si podía ir yo por mi madre. Me dijo que no hay problemas, obviamente sentí un gran alivio cuando dijo aquello porque Emma ama esas actividades y no le gusta perdérsela, pero lamentablemente siempre hay un pero para todo.

—¿Qué paso?

—Me dijo que no era lo más apropiado ya que todos sus compañeros llevaran a sus madres y seria únicamente el padre de allá y Emma se sentiría excluida de los demás—dice algo fastidiado.

—¿Y en que entro yo aquí?

—Le explique a Emma más o menos el problema.

—Es una niña solamente de 3 años —digo.

—Te equivocas, tiene cuatro —me corrige la edad de su hija —, y aunque no lo creas Emma es muy inteligente para su edad.

Sonrío cuando dice aquello, es cierto, Emma es una niña muy inteligente para tener su edad, en estos últimos meses he estado compartiendo un poco más con ella y cada vez me enamoro más de esa inteligente y bella niña.

—Cierto.

Él me sonríe con orgullo, el sabe de sobra que su pequeña niña es única.

—Ella me hablo que quería ir contigo.

—¿Enserio? ¿No te molestaría eso? —digo un poco emocionada.

Cuando era pequeña mi madre nunca iba a esas actividades, siempre me sentaba al lado de la profesora viendo lo demas niños contentos porque su madre estaba ese día de clases a su lado. Algunas eran cariñosas con sus hijos y otras algo protectoras, pero todas tenían algo en común; Estaban ahí por sus hijos y lo amaban. La mía no me quería y no estaba ahí por mí, porque para ella nunca fue importante y menos si se trataba de mí. Aun cuando aquel recuerdo es algo viejo una tristeza entra en mí.

—Se que estos meses te has llevado mejor con mi hija y ella cada vez te coge más cariño y además un día no haría daño.

—¿No te molesta? —pregunto curiosa.

—No, mejor dicho. Incómodo — se encoje los hombros —. No estoy muy acostumbrado a que otras personas se preocupe por mi hija, además de mis padres y yo.

Una pregunta se instala en mí. ¿Y la madre de Emma? En el poco tiempo que tengo conociendo a Kian nunca lo he escuchado hablar de la madre de Emma. Cada vez que hablan de temas relacionados lo noto nervioso y esquiva el tema rápidamente.

El artículo que leí tiempo atrás en internet llega a mi mente. El que hablaba sobre la muerte de su supuesta esposa. Lo veo directamente a los ojos y uní mis cejas frunciendo el ceño. Algo en mi hace click.

¿La madre de Emma está muerta?

Un frio recoge mi cuerpo cuando pienso aquello.

—¿Sky? — La mirada azulada de Kian me mira preocupado — ¿Estas bien? Estas temblando y pálida.

—Si, si...— digo rápido, sacudo mi cabeza para quitar aquel feo pensamiento y le sonrió para tranquilizarlo—. Simplemente un mareo pasajero, nada del otro mundo.

—¿Esta segura? — en su voz aun noto algo de preocupación.



IzaCT-

#13301 en Novela romántica
#2162 en Chick lit

En el texto hay: amor, decepciones, abortos

Editado: 07.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar