Infancias De Orfanato - Un Regreso A La Libertad

Tamaño de fuente: - +

9- Amor y Amistad

Anna camina por la calle, luego de haber hablado con la hermana Carmen, se reúne con sus hijos y se agacha para darles un beso a cada uno. 
_Ya le dije un par de cosas a esa niña, si llega a hacer algo, me dicen. 
_Si má -dicen ambos. 
_Los quiero, nos vemos más tarde.

Se va, un poco molesta por la situación y Alejandro lo mira a Iván, un tanto preocupado. 
_No te parece, que esto se está yendo de las manos. 
_¿Por qué decís? 
_Es típico, cuando uno va y les cuenta a sus padres que lo lastiman en el colegio, ellos vienen a quejarse y entonces... 
_Es verdad, cuando pasa eso, el acosador nos va a joder más. 
_Mierda. 
_No hay problema che, ya vamos a pensar en algo, es una pendeja. 
_Si man, pero somos nenes en esta vida, no podemos hacerle nada y menos como esta todo ahora. 
_Ya se nos va a ocurrir algo -se ríe- tranquilo, tranquilo.
_Bueno, vamos a la clase man, llegamos tarde.

Más tarde, los dos se encuentran haciendo la tarea, en silencio, lo único que suena es un reloj de pared antiguo, el péndulo se hace escuchar, cuanto más silencio hay en el salón. Enrique mira a la hermana Olga atenta a ellos, pero de a poco cierra los ojos del sueño.

_Pss -dice Enrique.

_Quique, ¿qué pasa? -dice Alejandro.

_Nada, te estoy llamando.

_Si, pero ¿qué querés?

_¿Cuál es el plan para hoy?

_Te lo cuento a la salida, tranquilo.

Una vez que se están yendo todos, Iván y Alejandro son los últimos en salir, cuando de pronto la hermana Raquel los detiene poniendo sus manos en ambos hombros.

_Perdón niños, pero la hermana Carmen los llama.

Enrique escucha y se detiene, voltea un minuto y dice.

_Pero íbamos a ir a jugar a la plaza.

_Perdón -dice Raquel.

_Tranquilo quique, hablamos más tarde -dice Alejandro.

_Te espero en la plaza -guiña el ojo.

Una vez en la capilla, los dos esperan sentados a la hermana, Iván transpira y susurra.

_¿Que nos va a hacer esta loca hoy?

_No se man, pero tranquilo, como me dijiste hoy, algo se nos va a ocurrir.

La joven llega sonriendo de mala manera y se acerca a ellos lentamente.

_Que lindo, su madre vino a defenderlos, a pesar de que hicieron de las suyas ayer.

Ambos se miran y ella continúa hablando.

_No se hagan los inocentes... odio cuando hacen eso, actúan frente a los padres para que ellos vengan a querer regañarme, me fastidia, ¿quieren saber algo?

Se agacha para verlos frente a frente.

_No me interesa, que vengan a quejarse todo lo que quieran, yo gano al final... no crean que con esto van a ganar, no me provoquen...

_Usted no nos intimida -dice Alejandro- nos puede lastimar, pero no se va a salir con la suya al final.

_¿Ah no? -dice sonriendo.

Se pone de pie y se va dejando la conversación, antes de irse les advierte.

_No quiero tener ni un problema más con ustedes, si es así, ¿quién sabe lo que puede pasar? yo no me hago responsable, criaturas.

Dejan el asilo, un tanto preocupados por la forma en la que les dijo eso.

_Esa mujer es una psicópata -dice Alejandro.

_¿No será que...?

_Es capaz de hacer más que un simple correctivo.

Se reúnen con Enrique en la esquina de una plaza, el chico los ve, con cierta cara de espanto y dice.

_¿Quién es esa Carmen? parece que los torturo.

_No -dice Iván- pero nos amenazó de lindo.

_Ya sé que vamos a hacer... nosotros no podemos ir a medianoche, pero vamos a ir un par de horas antes -dice Alejandro- hay que avisarle a Rafael.

_Bien amigo -sonríe.

Esa noche en el orfanato, antes de cenar las niñas tienen un momento libre en sus habitaciones para charlar, Jaqueline conversa con Elsa y Delia sobre la cama de una de ellas, riendo a pesar de todo. Las puertas se abren, la hermana Miriam, trae consigo a las niñas que ya están recuperadas desde la enfermería. Elsa corre a recibir a una de ellas, María, se alegra y la abraza.

_Mari, que bueno que volviste, te extrañaba.

Ella se encuentra shockeada, mira al suelo, con sus ojos perdidos, Elsa desvanece su sonrisa, Jaqueline y Delia la acompañan a sentarse en la cama.

_¿Que paso mari? -dice Elsa- habla por favor.

Una vez que esta cómoda con sus amigas, una lagrima brota de su ojo y respira con dificultad para aguantarse el llanto, la abraza a Elsa y se quiebra en dolor.

_¡¿Por qué?! -dice- ¿Por qué pasa esto?

_¿Qué cosa? Mari, ¿qué paso?

_Hace un par de días que estoy en la enfermería y lo que vi no me gustó nada, quería decirles que Aida esta... está muerta.

Jaqueline se asombra, Elsa y Delia se quedan mirando de la impresión.

_¿Que le paso? -dice Jaqueline.

_Estaba en una cama al lado mío, del otro lado de la pared, las hermanas vinieron a verla y algo paso, ella empeoro, entonces...

_¿Entonces que...? -dice Elsa.

_Murió... pero eso no fue lo peor.

Las tres se quedan viéndola con atención, María susurra.

_Alguien estaba al lado mío, me miraba para ver si estaba dormida.



Gastón Medina

#2297 en Thriller
#1324 en Misterio
#8902 en Novela romántica

En el texto hay: misterio, huerfanos, viajeseneltiempo

Editado: 15.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar