Infancias De Orfanato - Un Regreso A La Libertad

Tamaño de fuente: - +

10- Pasos En La Oscuridad

La hermana Inés se acomoda con Jaqueline, al lado de la cocina que está encendida para calefaccionar el ambiente, prepara té y dice.

_¿Entonces ese chico es un enamorado? -dice.

_Si hermana, sé que estoy haciendo mal pero...

La señora se sienta frente a ella y toma sus manos.

_Mi niña, no estás haciendo mal... es normal para las chicas de tu edad interesarse en los chicos, lo que es incorrecto es que lo veas acá adentro, acá no se permiten niños.

_Eso quiere decir, ¿que primero me tienen que adoptar?

_Si Jaqueline, ese chico del que me hablas, ¿cómo se llama?

_Rafael -se levanta y camina de un lado al otro- es... la persona más especial que conocí en mi vida.

_¿En serio?

_No dejo de pensar en él, hermana Inés, quiero verlo cuanto antes, no puedo esperar hasta que me adopten, nadie nos quiere.

La hermana la abraza y responde.

_Hay muchos que te quieren Jaqueline, no pierdas la fe, como dijo esa niña, Delia.

_Tiene razón, tengo que saber que algún día me voy a ir, pero Rafael va a venir las veces que quiera, con tal de vernos.

Inés se pone de pie y dice.

_Ya podes volver a tu habitación, voy a pedirles a las hermanas que de ahora en más me ayudes acá en la cocina, después de cada comida, ¿te gustaría?

_Si, si gracias hermana.

Ni bien se va, Inés continua limpiando la cocina, cuando llega la Carmen, quien mira el espacioso lugar y sonríe.

_Hace tiempo que no piso este lugar.

_De a poco, te olvidas de tus raíces, nena.

_Dígame, ¿que hablo con Jaqueline? Vi que la llamo y estuvo un buen tiempo hablando.

Inés se queda en silencio un momento y la mira fijo, continúa limpiando y responde.

_No hable mucho, le pregunte como se siente, desde que llego acá.

Ella camina al lado de los cuchillos, tenedores, masas para ablandar carne, palos de amasar, regresa con ella de a poco y dice en voz baja.

_¿Piensa que soy tonta, hermana?

_No Carmen, pero se bien, que estas en algo raro, te conozco desde que llegaste, cuando este hogar abrió sus puertas.

_Como olvidar ese día -retrocede- usted misma me dio una de esas camas, frías y húmedas -su mirada se torna fría.

_Antes de que intentes algo, pensá bien en donde estas parada Carmen, tené mucho cuidado.

_Le voy a repetir la pregunta, -se aleja cada vez más- ¿Que hablo con Jaqueline?

_Eso no te interesa Carmen, es la niña más buena que conocí en mi vida, es lo único que tengo que decirte.

Miriam entra a la cocina y le susurra a Carmen.

_Ya llego el mensajero.

_Bien, gracias hermana -vuelve con Inés- Después hablamos.

_Cuando quieras Carmen -no baja la mirada.

Enrique se esconde pegado a la escalera grande que se divide en dos tramos, hacia el piso superior, cierra los ojos y espera no ser encontrado por ninguna de las hermanas que están bajando un paso a la vez. Una vez que se alejan el sube rápido y en el camino, ve por un segundo, como Carmen y Miriam aparecen sin darse cuenta de su presencia y siguen por el pasillo, hacia la capilla.

Emilio camina en sigiloso por el pasillo cuando de pronto, se tranquiliza a ver hermanas que se van a sus habitaciones viéndolo alertadas.

_Tranquilas -dice Carmen- vayan a descansar, es el mensajero.

Ellas sin decir nada, se meten a sus habitaciones y quedan frente a frente, la joven le dice a su pequeña compañera rubia y pálida.

_Gracias, te veo más tarde.

_Voy a recorrer el lugar.

_Está bien.

Caminan junto a Emilio hacia el interior de la capilla, el joven la observa con mirada seductora, la joven, se acerca y le susurra al oído.

_¿Por qué me mira así Emilio?

_Porque es hermosa Carmen.

_Supongo que debo corresponderle.

El hombre le quiere dar un beso, pero ella lo detiene poniendo sus dedos en sus labios.

_Primero... tiene que ayudarme -dice en voz baja.

_¿Que necesita? Pídame lo que quiera.

_Necesito que me ayudes en poder mantener el orden, en esta institución.

_¿Cómo?

_Bueno, si me sigue, le explico.

Rafael, se encuentra del otro lado de una ventana que acaba de abrir, mira hacia el jardín interior y sonríe.

_Cada vez más cerca Jaqueline.

Camina por el césped y por un sendero de tierra, rodeado de árboles, ve que la puerta que va hacia las escaleras, se abre de repente, se esconde detrás de un árbol y observa a Miriam, quien va por el mismo lugar, sin notarlo, se adentra en la enfermería y el joven respira. Rafael continúa y se mete en el hall de las escaleras, por atrás de él sale por la misma ventana, Alejandro e Iván, quienes pudieron salir de la capilla sin problemas, siguen el trayecto de Rafael y lo alcanzan.

Sin hacer ruido suben las mismas y arriba se encuentran con Enrique, él le hace señas para que hagan silencio y les marca la oportunidad para ir a la habitación de las niñas. Rafael es el primero en abrir la puerta, atrás de él se asoman los dos niños. Las encuentran a todas despiertas y a la hermana Marta, acomodando una de las camas, ni bien los ve se queda en silencio. Las niñas no reaccionan y quedan confundidas con la joven, que se para y las mira.



Gastón Medina

#2281 en Thriller
#1307 en Misterio
#8894 en Novela romántica

En el texto hay: misterio, huerfanos, viajeseneltiempo

Editado: 15.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar