Infectados

Tamaño de fuente: - +

D I E C I S I E T E

Hades despertaba con un profundo dolor en su cuerpo, ¿y cómo no? Si todo el estaba cubierto de su propia sangre y heridas de balas que poco a poco ya empezaban a sanar. ¡Joder! si por un momento no se asusto de ver su vida pasar antes sus ojos.  Jadeo cuando la primera gota  salada no tardo en caer impactando contra su morena piel que, para ese momento parecía estar hirviendo. Un toque helado y sutil que hizo su cuerpo estremecer y volver a la vida.

¿Dónde estaba? Se preguntaba mientras observaba a su alrededor. El cielo se había oscurecido y la lluvia no hacia mas que empapar su piel, sus pensamientos seguían confundidos, dificultándole recordar. Pasos, el sonido de armas siendo cargadas y una escalofriante sonrisa a sus espaldas lo hizo reaccionar. Se levanto tan rápido que al hacerlo su vista y cuerpo tardaron en reaccionar proporcionándole un pequeño mareo. A lo lejos vio el cuerpo de Raven, pero había algo extraño en ella, algo oscuro y siniestro que la rodeaba. Y no hablaba de su amplia sonrisa o los ojos tan morados como faroles, sino de los extraños rayos que caían a su alrededor rozando peligrosamente su pálida piel. Raven no era la misma, y eso lo supo desde el primer momento en el que ella lanzo un alarido que resonó por las murallas erizando la piel de todos los presentes. Saitzans, Niños malditos e incluso humanos se espantaron retrocediendo un par de pasos.

sin conformarse ante aquel estridente ruido volvió a gritar opacado los pensamientos de un aturdido Alpha. Sin pensarlo Hades intento acercarse pero una oscura y morada pared trasparente lo detuvo de llegar a su amada. Raven chillo cuando la oscura pared la aprisiono en una esfera que tan pronto envolvió su cuerpo empezó a brillar. Hades cerro los ojos protegiéndolos de la cegadora luz que era Raven. La esfera empezó a temblar hasta que exploto mandando a Hades y todo objeto a su alrededor lejos. Todo en el tardo en recuperarse ante el impacto y cuando lo hizo busco a Raven con desespero, no se imaginaba que ese agil y atrevido cuerpo de melena blanca y rostro pálido ya no era la Raven de siempre. Su pelo ahora era de un azul y estaba atado con dos colas que caían hasta mas debajo de su cadera y que se desteñía hasta un miel grisáceo en las puntas. Sus ojos violetas se volvieron azules, su piel se torno de un violeta muy claro y su cuerpo, aquel cubierto por ropajes oscuros ahora era adornado por un vestido del mismo azul profundo que su pelo que, al mismo tiempo caía libre hasta sus descalzos pies. Toda ella era diferente, ya no era la misma. Ya...No era Raven

Su cuerpo se elevo cuando un violáceo rayo con toques de azul atravesó su pecho, pareció no afectarle porque no hubo gritos, solo la misma y cínica sonrisa. Sus ojos se iluminaron hasta llenarse de luz al igual que todo su cuerpo.

Raven estaba siendo consumida por su poder, algo la estaba atormentando, había perdido el control. Y eso solo lo confirmo cuando su cuerpo se enderezo y miles de rayos fueron disparados en todas las direcciones atacando a todo ser vivo. Los Saitzans no tardaron en huir con la cola entre las patas con miedo de enfrentarse a aquél ser. Pero los humanos no tuvieron la misma suerte, todos y cada uno de los guardias fueron quemados y consumidos por los feroces rayos que consumieron sus cuerpos dejando polvo a su paso. Raven poco a poco se consumía, su cuerpo no resistiría más. Sus ojos, opacos y carentes de vida se abrieron por unos segundos enfocándolos con pesar en una sola persona.

 —Perdóname, quise protegerte y termine haciendo lo contrario— Espeto con pocas fuerzas el ser de distorsionada voz y desvanecido cuerpo.

Hades se negaba a perder a esa persona que en pocas semanas se incrusto en su piel y entrego su corazón. Porque si el perdía a su único rayo de luz, el túnel volvería a ser oscuro. Porque si el perdía a su única razón él también se perdería, porque desde que la vio supo que ella sería su eterna compañera y porque fue en ese momento al cruzar sus miradas que él le entrego su corazón sin darse cuenta.



Bellinda_Apple

Editado: 08.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar