Inmarcesible

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 3

Es muy extraño despertar sin que tus hermanos te hagan una broma. Pero lo más extraño es que al bajar lo único que escuches sean sus risas.

-buenos días. ¿Porque tan alegras hoy?- pregunté al sentarme al lado de Marco, que está en la cabecera del comedor.

-pues querida hermanita, hoy será un nuevo día-dice Damon con una sonrisa.

-¿Un nuevo día?-pregunto al ponerle mermelada de frutos rojos a mis tostadas.

-al parecer Damon por fin le va a confesar su amor a Sara Elizabeth Scott Ross.

-por fin Dios has escuchado mis súplicas, Damon te felicito Sara es la mejor elección.

-¿y quién les dijo que será Sara a la que me le voy a declarar?

-a no.

-no es a ella. Cuando estemos en el instituto lo podrán ver.

Dios, no quiero que Sara asista hoy. Que me dé calambres estomacales.

- terminen que se nos hace tarde. Koala busca tu casco quiero que veas algo que te mandé a buscar desde Dubái.

-no me digas que me vas a regalar a un árabe- dije en un tono de niña mimada que le van a dar un deportivo amarillo canario.

-Vivian, eso se llama trata de blanca-me dice Ángel con un leve reproche.

-pues si no es un árabe, no veo que me puedes traer de Dubái. ¿Y cuándo estuviste en Dubái? ¿Porque no me llevaste?

-ya lo veras. Hace un mes. Estabas muy feliz en Colombia.

No me quejo Colombia es un país muy bellos, tiene muchas culturas y diversas estructuras turísticas, además tiene mucha flora y fauna. Yo en lo personal me enamore del cañón de cristales.

Marco es muy extraño cuando es la hora de dar regalos.
Al terminar mi desayuno, voy a mi habitación por mí casco.

-estoy lista.

-¿te irás así?-pregunto Marco.

-si porque. No me veo nada de malo al ponerme unos vaqueros negros, con una franela negra.

-koala, tú vas a un instituto, no a un velorio.

-no hay de malo. Mejor vamos que los enanos terremoto nos esperan.

Al salir de casa, y del pequeño camino de piedras que da al parking, llegamos a este.
Al entrar mi cara de sorpresa era épica.

-mar no estás jugando conmigo ¿Verdad?

-para nada, está belleza es tuya.

-oh por Dios Gracias-lo abrazo hasta que mis locos hermanos nos llaman.

-Será posible que nos podamos ir.

-por mí no hay problema. ¿Mar que pasó con mi Yamaha?

-está en el taller, le están ensamblado un nuevo motor.

-¿Porque si mi motor está bueno?

- lo sé, pero quiero que tengas lo mejor así que no hay reclamos.
Gemelos cuídenla y nos vemos a las cinco en el centro comercial para preparar lo del cumpleaños de mamá.

-está bien. D, A, los veo en el instituto voy por Sara.

No aguanto la emisión de subirme a esta bella y esplendorosa Ducati súper Sports, blanca.
A Sara le dará un infarto cuando la vea.

A los cinco segundos estoy en la casa de los Scott.

-wow...¿Que te hizo Marco?

-nada. Tienes tu casco -lo mueve para que lo pueda ver-perfecto, vamos que ya quiero ver la cara de todo en el instituto- si hay algo que me gusta hacer, es presumir los motores con alto cilindraje.

Ella no lo duda ni un segundo y se monta.

En treinta minutos ya estamos en la entrada del instituto. Todos los estudiantes nos miran. Pero sé que no es a nosotras si no a mi bella moto.
Al quitarnos los cascos y bajar nos miran más aún.

-ok, esto es raro.

-no lo es. Es lo que no todos los días llegan dos bellas damas en una belleza como esta-le hago seña a la moto mientras partimos rumbo a los pasillos.
Pero al llegar a la mitad de estos hay una gran multitud de estudiantes.

-buenos días, hoy quiero preguntarle a Megan Thomas, ¿Quieres ser mi novia?

-si quiero bebé-dice la muy perra, y no bastándole besa delante de todos.

-¿Vivian dime qué esto no es verdad? ¿Dime qué estoy so... soñando? ¿Vivian dime algo por fa.. Favor?- Sara no soporta más y las grandes lágrimas empiezan a caer por su bello rostro.

-lo siento panda, pero mi hermano es un completo imbécil.

-no...No te preocupes. Sabes esto era lo que tenía que sentir mi alma para dejar de sentir todo este amor que le tengo a tu hermano. Creo que es mejor que me valla a clase, tengo arte y no quiero llegar tarde.

-pero si esa clase la compartimos las dos y los gemelos.

-lo sé, y por eso quiero llegar antes. Si me disculpas me voy, que tenga mucha suerte con tu nueva cuñada.

Y como esas palabras tan dolidas para ellas, tan lastimera para mí se va sin mirar atrás. Sé que está mal, que su amor por mí hermano jamás será correspondido y que la está llevando a callejón sin salida. Amo a Sara y no sé qué hacer o cómo actuar.

-buenos días, me puedes decir dónde queda el salón de artes.

Al voltear veo al hombre más bello que he visto en mi vida. Es alto debe de medir por hay un metro ochenta, en de cabello negro azabache (como era el mío), el iris de sus ojos son grises eléctricos (muy bellos) es de cara perfilado, nariz respingada, labios carnosos de un tono rosado. Viste de unos vaqueros azul claro con aberturas en las rodillas, camiseta negra y unas zapatillas Nike.



karen torres

#1287 en Joven Adulto
#3174 en Novela romántica

En el texto hay: amor, amor a la familia, superación

Editado: 21.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar