Inmarcesible

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 7

Al despertar, miro a mi lado derecho, donde está la cama de Sara, la cual me observar con una gran sonrisa.

-¿Cómo te sientes?- le pregunto al tratar de sentarme en la camilla.

-Bien, por qué sé que no me dejaste ni un solo momento ¿ Sabes tú eres a la única persona que le interesa estar junto a mí?. Para la muestra de un botón mis padres siempre tienen algo que hacer, antes que estar con migo. Ellos nunca se imaginarán el odio que se alberca en mi corazón cada vez que me toca pasar, Navidad, año nuevo y hasta mi cumpleaños, sola sin ellos a mi lado. Nunca estarán, ni para verme el día de mi graduación, o simplemente venir a verme si estoy bien. Si todavía respiró, si esa perra no logro su objetivo de joderme. Ni para ir a las reuniones académicas están. Muchas veces pienso que solo estoy en sus vidas, como una solución para no dejarle sus bienes al gobierno.

-Sara, tus padres están hay- Sara al estar respalda de la puerta no se dio de cuenta cuando sus padres entraron y la escucharon desde el principio. Tuve la oportunidad de pararla, pero algo me decía que ellos tenían que escuchar todo el daño que le provocan a su única hija.

Sara les da la cara, y al verlos se desborda aquella cascada de lágrimas de dolor que ha guardado tantos años.

-mi bebé, no pienses así, sé que nos alejamos mucho de ti. Pero es para que tengas un todo lo que desea.

Sara interrumpe a su madre- ese cuento ya me lo sé. Siempre que les pido un poco de su atención, siempre dicen lo mismo.

-mi ni...- el celular de los padre de Sara suenan a la vez. Y no bastándole con eso entran a la habitación los dos asistentes haciendo señales de que deben contestar las llamadas- Sara de.

-largo. Que se vayan. Largo, no los quiero ver-perfecto sus padres no reaccionan a los gritos de su hija- que se larguen. No los quiero ver jamás en mi vida- Sara grita desesperada. Sé que si sigue así le dará un ataque de nervios- los odio, odio. Odio el sonido de sus celulares, odio que para ustedes su trabajo sea más importante que yo. Odio que no me amén lo suficientemente, como para mandar al diablo un solo momento su trabajo. Odio sentirme tan sola en esta vida. Los odio. Largo y no vuelvan jamás. Y no se preocupen, por pagar mis tarjetas o mis gatos por qué no los necesito. No los quiero ver en mi vida. Olviden que tuvieron una hija, pero les será fácil hacerlo ya que llevan diecinueve años haciéndolo-la madre de Sara llora en los brazos de su esposo al ver a su hija de tal manera-L.A.R.G.O- Sara se jala su cabello tan fuerte que los puntos se le abren. Yo toco frenéticamente el botón rojo- vivían que se larguen por favor, te lo suplico, si quieres te hago toda la tarea arte, pero que se larguen y busquen a quien déjale sus tan amados millones.

Me madre entra a la habitación con una cara de preocupación y de tristeza a la vez. Corre a abrazar a Sara, para tratar de calmarla.

-calma mi niña, cálmate. Sabes lo más que te sientes después que te dan esta clase de ataques.

Sara va calmado su respiración. Una enfermera está detrás de mí madre inyectando algo en el suero de Sara. A los minutos sé que es un tranquilizante, ya que Sara se queda dormida en los brazos de mi madre.

- Zahara, Benjamín. Que gusto verlos- dice mi madre con un todo bordes en sus palabras.

- no empieces rose. Sé que no soy lo mejor para mí hija. Pero lo que estoy viví hoy me a ello pensar que Sara no se ha ido de casa, es porque nos ama. Por qué si Sara fuera como la mayoría de la población, ya no estaría en casa. Pero ella guarda la esperanza de que nosotros, cambiemos un minuto de nuestro trabajo, por darle uno a ella- la madre de Sara llora como nunca, creo que ha llorado en su vida- rose, no es fácil para mí, no es fácil pensar que por mi vanidad, la gemela de Sara naciera ahogada. Por mi vanidad mi niña murió. No contenta de eso, le dejó a mi Sara cómo herencia ataques de pánico.

Mi madre suelta del todo a Sara y se dirige a Zahara-sabes por lo menos como es vivir con el recuerdo de que tu marido murió por defender a su familia, el cómo luchar con mis gemelos para que no vivieran en depresión continúa, cómo sacar un viñedo, clínica y una multinacional, prácticamente sola. Zahara, hay algo que siempre nos atrae a querer el bienestar de nuestros hijos. Pero tú prefieres huir de tus culpas. En vez de vivir al máximo con tu hija. Tú prefieres tu casa de moda, pero no cualquier casa, Escoges la más lejana que esté en la cuidad para no ver continuamente a tu HIJA. Hija que daría la vida por ustedes.

WoW, esto definitivamente Sara no lo puede escuchar.

- rose. Por favor, cálmate. Tu hija está aquí.

- mi hija- me señala-ella es la única que conoce a Sara. Ella es la única que le da tanto cariño a tu hija. Ella le enseñó a tu hija Benjamín a que le amor todo lo puede, y todo lo supera. Por ella, Sara todavía vive es su casita de cristal. Por ella Sara ha podido superar y saber vivir el rechazo de Damon.

-mami cálmate. Señores Scott por favor salgan de la habitación. Madre tómate tu pastilla de la presentación. Cuando Sara despierte y la convenza de que hable con ustedes, sin que ella se altere, podrán hablar con ella.



karen torres

#1273 en Joven Adulto
#3149 en Novela romántica

En el texto hay: amor, amor a la familia, superación

Editado: 21.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar