Inocencia Truncada ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo XII. Encerradas. Parte I

Charlotte, condado de Mecklenburg, Estado de Carolina del Norte.

—Espero que a tu madre le gusten los bombones —dijo elevando una enorme caja elegante que traía consigo.

—No te hubieras molestado —respondió tomando la caja y saludándolo con un beso en la mejilla—. Llegas justo a tiempo.

—¿Ya está lista la comida? —sonrió mientras se quitaba el sobretodo.

—Cuando papá termine de beber su licor, pasa.

Como era de esperarse, el clima estaba totalmente distendido. En el aire se respiraba el aroma a cena familiar con el ingrediente insustituible que había significado la aparición, sana y salva, de la más joven del clan Turner.

En el living, sentado cruzado de piernas, fumando un puro y sin soltar su vaso todavía lleno, el viejo Marlon disfrutaba del suave arder de la estufa a leña que lo resguardaba de la humedad y, por consiguiente, de sus molestos y cada vez más recurrentes dolores de piernas; recuerdo indeleble de sus tiempos de futbolista frustrado.

—Papá, quiero presentarte a mi amigo y compañero, el detective Thomas Weiz

—Ex detective —dijo extendiéndole la diestra al Sr Turner.

—Un placer —respondió el apretón—. ¿Puedo llamarte Thomas?

—Por favor.

—Llevaba tiempo ansiando conocerte pero mi hija era reticente al encuentro.

—Seguro no quería mezclar el trabajo con la vida personal.

—De hecho no quería traer a un afamado criminal a la casa de sus padres —dijo un joven entre risas, irrumpiendo prepotente.

—No le hagas caso a Kevin, es un bromista pero de los malos —dijo Stephanie advirtiendo el rostro perplejo de su amigo.

—Vamos hombre, es una broma —dijo riendo a carcajadas—, soy Kevin Jurguensen, el novio de Stephy —dijo cambiando la sonrisa por una mirada intimidante.

—No sabía que Stephanie tuviera novio.

—No lo tengo —dijo de inmediato.

—Somos novios desde la adolescencia aunque hemos tenido nuestras idas y vueltas, claro.

—Mi hija me comentó que ahora trabajas de forma independiente —interrumpió Marlon para cambiar el tono y el sendero de la conversación.

—Sí, todavía tengo algunas cuentas pendientes que saldar.

—¿Con ese tal Arthur Mayer? —preguntó Kevin mientras se servía de la botella de Dalmore.

—Más bien con sus víctimas.

—¿Y por qué se siente responsable?

—Es un títere cuyos hilos intuyo, pero mentiría si dijera que los alcanzo a divisar.

—¿Disculpe?

—No quiero aburrirlos —dijo sin dejar de golpear sus dedos contra sus muslos, nervioso, incómodo.

—No nos aburre —dijo Kevin brindando a la salud de los presentes.

—Dice mamá que la cena está lista y quiere sus bellos traseros sentados en el comedor —interrumpió Stephanie con un cómico delantal sobre su cintura y un repasador en la mano.

—Salvado por el gon —dijo Kevin mirando a Thomas de reojo.

De repente, sin anestesia ni previo aviso, el clima que permitía aventurar una velada apacible, se había transformado en un polvorín resuelto a explotar con la primera insolencia que el susceptible ex detective no estuviera dispuesto a tolerar. Con todo, más no sea por no armar una escena en casa ajena o impedir a toda costa dejar un sabor amargo en la boca de los comensales y anfitriones; la comida transcurrió de lo más risueña, ocultando, por debajo de la mensa, las rispideces crecientes y reservando para el postre el sorbo que sabían, todos, debían beber antes del final.

—Disculpa si he sido grosero hace rato, es mi modo de ser, no es personal.

—Descuida.

—Además quería agradecerte personalmente haberte puesto la investigación al hombro en el caso de Tracy.

—Era mi deber.

—Creo que era más que eso —sonrió.

—¿Qué quieres decir? —preguntó conteniendo la respiración, haciendo todo tipo de malabares faciales para mantener la falsa cordialidad.

—Resulta obvio que pretendías lucir como un superhéroe frente a Stephanie, aprovechándote de un momento de debilidad.

—No sabes lo que dices —bufó, abriendo y cerrando sus puños.



Sebastian L

#84 en Detective
#50 en Novela negra
#172 en Thriller
#90 en Misterio

En el texto hay: crimenes, aventura, suspenso

Editado: 25.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar