Instalación Mutan

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 22. Visita al Lago

Afortunadamente y sorprendentemente muchos de los niños ya habían logrado la teletransportación, no a largas distancias,  pero por lo menos podían aparecer a una ubicación deseada a 5 metros de distancia. Desafortunadamente de esos 16 que lo habían logrado, 4 aún estaban en práctica, era cuestión de unos pocos minutos para que lo lograran, y si no podían ya no tendrían tiempo, ya era domingo, al día siguiente sería la prueba de Teletransportación:

Reel: Tranquilícense ya lo han visualizado mentalmente, busquen cualquier descuido imaginario para lograrlo.

Reel hacia lo que podía, apoyando a los últimos niños para la ejecución de la Teletransportación.

Reel: ¡todos ustedes pueden hacerlo,  he visto sus resultados de las pruebas y tienen la regeneración, seguramente… muy seguro tienen la habilidad de la teletransportación!

De un lado Jeten le daba caramelos de menta a Mallinami.

Jeten: solo concéntrate, yo sé que tú puedes.

Así tenían que ser las cosas, Mallinami aún no podía llegar a la Teletransportacion.

Ya era la tarde del domingo y aún seguían practicando en la explanada.

Ya era de noche y todavía no habían ido a cenar, los niños ya estaban agotados, pero finalmente, lo habían conseguido… … …

… Jeten estaba llorando, la desesperación había aumentado, Mallinami era la última que no había logrado la Teletransportación.

Aquella explanada solo era iluminada por algunas farolas, los únicos que veían esa escena era Camiril, Lavelt, Reel, las dos Sargentos y el pobre Jeten, que conforme aumentaba el tiempo su desesperación aumentaba.

Mallinami: Descansa, Jeten, descansa.

Había avanzado más la noche, y las dos sargentos tenían que intervenir, aunque ellas no quisieran:

Freval-1: lo siento Jeten.

Fravel-2: las reglas son las reglas y nosotras debemos cumplirlas.

Fravel-1: Mallinami ya debe de regresar a su dormitorio.

Jeten: ¡denme más tiempo!

Las dos sargentos se miraron fijamente:

Freval-1: por ti, trataremos de ganarte más tiempo.

Jeten estaba totalmente agradecido con ellas.

La noche había aumentado, las farolas se habían apagado por el recorte eléctrico programado, Mallinami aún no podía conseguirlo.

“¿Por qué siempre a ella?” era lo que siempre se preguntaba Jeten.

Finalmente regresaron las dos sargentos en compañía de otros soldados.

Freval-1: lo sentimos Jeten, intentamos ganar más tiempo pero… Lboil nos ordenó que ahora todos serán llevados a su dormitorio, y nosotros cuidaremos de que no salgas de tu habitación o te acerques a Mallinami. Ya no podemos hacer nada más.

Mallinami: Jeten, Perdóname por ser una inútil.

Jeten comprendió en que situacion se encontraba.

Jeten: no digas eso, tal vez lo que necesitas en un descanso, seguramente mañana podrás lograrlo, te daré todos los caramelos, espero que te ayuden… ¡YA NO TE PUEDO DAR NADA MAS!

Jete le dio la bolsa con caramelos a Mallinami. Fravel-2 toco el hombro de Jeten:

Fravel-2: ya es hora de dormir.

 

 

***

En esa noche, en el dormitorio de Jeten, él se encontraba totalmente indefenso, y esa alta hora de la noche lo podía dejar dormir, tenía un estrés grave.

Camiril: no te preocupes, ella podrá hacerlo.

Jeten: ¡¡¡¿Y SI NO?!!!

Fue una noche difícil para Camiril, como para Jeten quien había intentado salir de la habitación paro había numerosos soldados cuidando  la puerta y los alrededores del dormitorio de Jeten, estaba encerado tendría que esperar hasta la mañana, esa  noche será un infierno para él, pero mañana será uno peor.

 

 

********************

Exactamente ya era las 2:00 a.m. y Mallinami aún no podía dormir, los demás niños dormían suavemente, desde su alta cama todo lo demás parecía un abismo, el cual en unas cuantas horas tendrá que bajar.

Mallinami Boljak se encontraba sentada en el borde de la cama, sola y probando dulces de menta…

Pero ahora sus preocupaciones estaban por acabare o estaban por iniciar:

Se recuerda que en la cabecera de la cama de Mallinami había una venta, de ella se escuchó una “CLAK, CLAK” alguien llamaba desde afuera. Alguien bastante inusual; Mallinami fijo la mirada por la venta, era Radou Ralinchmik….

 

Mallinami: Radou ya es hora de dormir.

Radou Ralinchmik: necesito que me acompañes.

Mallinami: quisiera quedarme.

Radou Ralinchmik: esto es importante.

Radou Ralinchmik de un simple movimiento desprendió el cristal de la ventana, Mallinami lo sujeto y coloco el vidrio en su cama. Ahora, ella logro pasar por entre el cuadro de la ventana, Radou la atrapo y la coloco entre su espalda, cuando eso sucedió Mallinami se dio cuenta de que Radou se encontraba levitando en el aire, porque la ventana de Mallinami estaba a 5 pisos altura.



Alamixten

#1214 en Ciencia ficción
#4430 en Fantasía
#1970 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: humanos, badiecos, astronauta

Editado: 01.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar