Instalación Mutan

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1. Instalación Mutan

Ya han pasado tres meses después de que Jeten entró como asistente en aquella instalación. Es el año de 1930, primeros días de abril. Las actividades en esta instalación se habían hecho resonar entre los asistentes de los médicos.

Estos ayudantes de los médicos fueron llamados asistentes pero también estudiantes o adolescentes por todo el personal de la instalación Mutan.

Un día un asistente pregunto a un soldado como se llamaba la instalación, a lo cual el soldado respondió: “esto es la Instalación Mutan”. Nombre muy extraño. Pero ese nombre fue olvidado, al ver la gran cantidad de lugares que poseía. Cuando entraron los asistentes pudieron ver que Mutan tenía dos edificios altos, uno de ellos era el dormitorio de los niños y otro era el dormitorio de ellos, había un comedor, un hospital, una explanada enfrente de los dos dormitorios, un laboratorio, un edificio de convenciones, también hay edificios que sirven como aulas de clases, con una biblioteca y una pequeña terracería para el juego, todo esto rodeado de una gran valla con alambre de púas, que separa estos edificios de la dirección, oficinas, la central eléctrica, una barbería, y la base militar, a todo este conglomerado de edificios se llama instalación Mutan, y que se encuentra rodeada de otra valla, pero esta última estaba electrificada y con numerosas torretas, además Mutan se encuentra sobre el pico más alto de una montaña y por debajo de Mutan, bajando el pico de la montaña, existe un pequeño pueblo con el nombre de Wiston, donde se ha visto que numerosos soldados asisten a ese lugar para su propio entretenimiento.

Fue una gran sorpresa para los asistentes encontrar aquellos 20 niños en esa instalación, pero lo increíble era el trabajo que ellos desempeñaban todos los días, seguido de sus clases correspondientes, esta rutina consistía en: a primera hora de la mañana, los niños se tenían que presentar en la explanada para el paso de revista, acto seguido son llevados al laboratorio en compañía de los asistentes, donde se les tomaban dolorosas muestras de sangre o se les administraban diversas sustancias en su cuerpo… la escena era de disgusto para todos, aquellas sustancias inyectadas hacían que los niños temblaban y se desmallaran del dolor, les causaba fiebre, enrojecimiento facial, inflamación y dificultad para respirar… y finalmente los estudiantes tenían que limpiar a los niños, presentarlos para el paso de revista en la noche y continuar con sus estudios, al día siguiente era la misma escena de disgusto pero… a la vez sorprendente, pues estos niños al día siguiente ya estaban normales, como si nada les hubiera pasado. Este era el trabajo de Jeten, ayudar a inyectar a los médicos sustancias causantes de sufrimiento a esos pobres niños, un sufrimiento que él no había visto y que le causaba un disgusto mayor que otra cosa en el mundo.

En una mañana, en las habitaciones de los estudiantes se encontraba Jeten, el cual tenía su compañero de cuarto, su nombre era Camiril.

Camiril: Jeten, ¿no asistirás a clase? , pero hoy se nos asignara un niño a cada estudiante.

Antes de continuar con otras pruebas, en este día a cada asistente se le asignara un niño, el cual será su “objeto de pruebas”, cada asistente debe cuidar y preparar a su niño para cada prueba, eso incluye el limpiarlo y asegurarse de presentarlo para el paso de revista de la noche, como si fuera un hijo.

Jeten: Camiril, no puedo sopórtalo, creí que esto era otro trabajo más, pero ahora ya no lo creo, esos niños sufren de verdad. Las imágenes en mi mente de ellos cuando le inyectan esas sustancias dolorosas, el sonido tan agudo, y esas extremidades con movimientos tan fuertes, son demasiadas imágenes que me disgustan. ¿Cuántos años soportaremos esto?

Camiril: más de 10 años, cuando los niños sean mayores de edad. Solo llevamos en Mutan 3 meses.

Jeten: ahhh, ¿si podré soportarlo?

Camiril: y recuerda que las siguientes pruebas serán peores, mira (tomo un documento del escritorio) las pruebas que actualmente se realizan son de resistencia a químicos, pero las siguientes son de resistencia a contusiones, ya te imaginaras a que se refiere, y se agravan después de la prueba de Teletransportación, ¿¡Qué es eso!?

Jeten: AHHH. Yo me voy, no creo poder soportar este ritmo. Por lo menos logre enviarles el dinero de mi paga a mis padres.

Camiril: ¿A dónde vas?

Jeten: en el pueblo que se encuentra debajo de Mutan, Wiston, hay múltiples negocios, pediré si puedo trabajar ahí, y ver si puedo conseguir algo de dinero.

Camiril: ¿seguro?

Jeten: estoy seguro, no puedo vivir en esta situación.

Camiril: ¿Qué esperas que les diga a los demás?

Jeten: siempre es mejor decir la verdad, y la verdad es que me voy.

Jeten realizo una carta pidiendo su salida, tomo sus maletas y salió de las habitaciones de los asistentes, dejo la carta en la oficinas, especialmente en la puerta de la oficina del Capitán Ludom, no se encontraba en su oficina, así que sin más la dejo en el suelo enfrente de la puerta, esperando que el capitán la viera a su regreso.



Alamixten

#1217 en Ciencia ficción
#4416 en Fantasía
#1969 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: humanos, badiecos, astronauta

Editado: 01.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar