Instalación Mutan

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 2. Último llanto

Mallinami y Jeten llegaron hasta la entrada de Mutan. No había ningún soldado en la casilla de vigilancia, cosa que era normal, los soldados encargados de la vigilancia desobedecian las ordenes cuando nadie los observaba, pues su trabajo solo es resguardar niños, este trabajo era mas haburrido tomando en cuentra que la ubicación de la Instalación Mutan era arriba de una gran montaña.

Jeten: ya nos libramos de ese lunático. ¿Qué hay de ti? ¿Cómo tú y el Soldado Corredor pudieron salir de Mutan? Yo tengo permitido salir, pero según las indicaciones, los niños no pueden abandonar la instalación.

Mallinami: yo… el soldado me… me… llevo…

Jeten: vámonos antes de que una torreta nos vea.

Se adentraron más en Mutan, hasta el punto de no levantar sospechas de su salida.

Jeten: bien, creo que ya estamos en un lugar donde no levantemos atención, ¿verdad?

Mallinami: … …

Jeten: (no habla mucho, tiene una piel muy pálida y una mirada perdida, ohh, si, ya se) no me presente correctamente, pues bien, mi nombre es Jeten Ibereno, mi edad es de 18 años. Ahora tú, preséntate.

Mallinami: Mi nombre es Mallinami Bosis… mi edad es de 10 años.

Jeten: bien Mallinami, yo seré ahora tu cuidador como marca la actividad. Hay una duda que poseo: ¿Cuánto tiempo llevas viviendo en Mutan?

Mallinami: mi registro… 9… desde los 9 años he vivido en Mutan.

Jeten: con eso se supone que debo de regresar a la explanada y… ¡tengo que retirar la carta que le deje al Capitán Ludom! Pero los niños no pueden pasar hasta las oficinas, ah, ah, algo se me ocurrirá.

Nada se le ocurrió a Jeten, tuvo que entrar con Mallinami hasta las oficinas esperando que nadie lo viera. No fue hasta que encontró la carta enfrente de la oficina del Capitán Ludom, Jeten tomo la carta y la guardo en su bolsillo, al hacerlo el Capitán Ludom salió de su oficina y tosiendo sobre aquel gran pañuelo manchado de negro que siempre carga.

Capitán Ludom: ¿Qué necesitas? (con una vista muy penetrante).

Jeten: eh, eh… (Mallinami hizo lo mismo).

Capitán Ludom: no se permite a ningún niño en las oficinas.

Jeten: nos equivocamos de edificio y nos perdimos.

Capitán Ludom: solo regresen a sus actividades.

Jeten: bien, mi Capitán (empezaba su retirada).

Capitán Ludom: espera, necesito verla con detalle.

El Capitán Ludom, sujeto el brazo de Mallinami con una mano y con la otra toco su mentón.

Capitán Ludom: ohhhh. Sabes, me ha mencionado Lboil y Aldese que encontraría a seres especiales durante el curso de estas pruebas, ja, pero creo que ella no lo es.

Jeten: ¿Lboil y Aldese?

Capitán Ludom: ellos son invitados especiales, y son cosas que no te incumben. Ya regresen a sus actividades.

 

***

Mientras Mallinami y Jeten regresaban a la explanada:

Jeten: menos mal, pude conseguir la carta. ¿Sucede algo?

Mallinami: ese hombre siempre me ve… él me odia.

Jeten: yo no exageraría demasiado, el Capitán Ludom siempre es extraño, siempre tose sobre ese gran pañuelo manchado, ¿será alguna enfermedad?

Cuando llegaron a la explanada con los demás, Jeten tuvo que retírese de sí mismo en cuanto vio a su compañero de habitación, Camiril, y este último tuvo que quebrarse la espalda de las carcajeadas mentales, al creer que Jeten se marcharía.

Ya todos los asistentes estaban completos y se dio un segundo paso de revista, a continuación todos pasaron al laboratorio. Mientras todos se movían Mallinami hablo con Jeten:

Mallinami: Jeten, Jeten (Mallinami saltaba de puntillas y se tocaba el vientre), quiero orinar.

Jeten: ¡tenemos que ir al baño ahora!

El Medico: ¡Ustedes dos, pasen, rápido caminen!

Jeten no pudo hacer nada por Mallinami y tuvieron que entrar al laboratorio.

Dentro del laboratorio, el Medico explicó, un horario específico: a primera hora, los niños llevaran las clases básicas de Matemáticas, gramática y literatura, a continuación se llevara a cabo la prueba correspondiente del día, donde los asistentes deberán de registrar, supervisar y cuidar a su niño, además de indicar si se encuentra en las condiciones óptimas para la prueba, terminando, los niños tendrán toda la tarde libre para jugar, mientras los estudiantes regresaran a sus clases correspondientes, y al final del día los asistentes presentaran a su niño para el paso de revista de la noche y lo acompañaran hasta la cama. Se hablaron de otros asuntos, y ahora el Medico haría una prueba de conocimiento matemático a los niños.



Alamixten

#1210 en Ciencia ficción
#4450 en Fantasía
#1979 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: humanos, badiecos, astronauta

Editado: 01.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar