Instalación Mutan

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 8. Aniversario 2, Ramisquimonte

La gran conmoción seguía por esa alarma que a cada momento se intensificaba, hasta los más alejados pudieron escucharla:

Cruzit: ¡¿Qué hiciste Ludom?! (lo maldecía mientras observaba por el telescopio).

Y esa alarma tomo por sorpresa a otros.

Freval-1: ¡Se escaparon!

Fravel-2: donde ha ido ese soldado, lo perdí de vista.

Freval-1: ¡no importa, tenemos que buscar a ese que escapo! ¡Diablos, todo es culpa de ese soldado!

Pero el más preocupado era Jeten, que a toda velocidad y en esas horas de la noche, llego al dormitorio de los niños, al entrar, pudo ver a todos los niños que estaban despiertos y miraban a Jeten con preocupación.

Jeten: ¿Quién ha escapado? (no es Mallinami, no es ella, ella no pudo escapar).

Un Niño: Mallinami.

Lo que temía, lo que le causaba mas preocupación, su mayor tristeza imaginaria se había hecho realidad.

Jeten no concentro la inteligencia suficiente para pensar en otra opción. Pues tenía que encontrar a Mallinami antes que los soldados, para él era bien sabido que el castigo consistiría en un 90% de tortura física, una de las muchas amenazas que lanzan los militares, pero en esa noche, esa amenaza exploratoria, tan fuerte como para romper el corazón de Jeten. No pensó en más consecuencias, abandonó a los niños y corrió en busca de ella, pero al salir de la habitación se encontró con las Sargentos, Freval-1 y Fravel-2.

Fravel-2: Amigo, no deberías de estar aquí.

Jeten: ¡Es Mallinami, ella ha escapado! ¡Yo también la buscare!

Fravel-1: no hay necesidad, toda la instalación se encarga de eso.

Jeten: ¡no deseo eso, yo quiero encontrarla!

Jeten miro fijamente a las sargentos, con una mescla de valor, así como de angustia. Esta cara genero un sentimiento interior en las sargentos.

Fravel-1: entendido, nosotras no encargamos de buscar en dirección al hospital y las aulas.

Jeten: yo buscare en los alrededores y en la valla… lo recordé… ella siempre observa ese lago con flores al rededor…

Fravel-2: ¡¡¿un lago?!!

Sin decir nada, Jeten corrió rumbo a la valla, que se encontraba próxima ese lago, a un lado del barranco.

Mientras, Cruzit, pudo visualizar a Jeten con el telescopio, quien corría a toda velocidad pasando por el centro de la explanada.

Cruzit: Hay un estudiante libre, eso no es permitido. Los soldados ya están saliendo de la base militar, en poco tiempo lo atraparan… hmmm.

Cruzit había visto algo con su telescopio, había un hombre acompañado de soldados que había entrado al edificio de convenciones, ese algo, ese hombre era tan extraño.

Cruzit: ¡¡¡QUÉ DIABLOS ES ESO!!!

Dentro del edificio de convenciones:

Capitán Ludom: Necesito que liberen a todo aquel soldado posible, si es posible llama a los centinelas que resguardan toda la montaña.

Teniente Gabin: necesitaríamos regresar a la base militar, y mandar un mensaje vía radio, nos tomaría tiempo.

Capitán Ludom: bueno entonces libera a los Moderadores.

Teniente Yebel: aún no han llegado a la instalación Mutan.

Capitán Ludom: ¡MALDICIÓN! (Tan fuerte fue el grito, que tosió aún más en su pañuelo).

Doctor Biritoni: esos Moderadores se atrasaron porque Aldese, quería modificarlos.

En ese momento, en medio de todos los invitados, el Capitán Ludom fue interrumpido por tres soldados que pidieron su atención.

Un Soldado: Mi Capitán, “el” ya ha llegado.

Teniente Yebel: Es Lboil.

Un Soldado: NO, la persona que ha llegado, responde al nombre de Ramisquimonte.

Todos los invitados y demás militares quedaron confundidos, nadie nunca había escuchado ese nombre, pero de entre todos había una persona que reía sin preocupación.

Capitán Ludom: Ja, Ja, Ja, mi deuda ha sido pagada. Puedes pasar.

Enfrente del capitán, y de los demás invitados se presentó un hombre, alto, delgado, que vestía de un pantalón de peto rojo, botas militares y sus brazos estaban al descubierto, pero lo que llamo más la atención fueron esos brazos, los cuales estaban negros, podridos o necróticos, su rostro también era negro, y en cuanto a su cuello y pecho eran de color blanco pálido, y su mirada expresaba una ira alegre y seria, era un ser que daba repugnancia con solo verlo.

Capitán Ludom: hace 2 años en la instalación Alfa, se logró contactar con seres infradimencionales y de entre todos se encontraba él, es un demonio del mundo terrenal, que tras una apuesta es mi guardia personal, también es un asesino profesional. Su nombre es Ramisquimonte, uno de los muchos demonios que habitan en la parte superior de mundo.



Alamixten

#1216 en Ciencia ficción
#4412 en Fantasía
#1974 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: humanos, badiecos, astronauta

Editado: 01.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar