Internada Con El Diablo

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 22

—Admite que te ves extremadamente atractiva—Me dijo Chloe mirando el vestido que me dejo Alice para que me pusiera.

No me lo quería poner pero Chloe insistió en que me lo probara y me veo genial.

Era de color rojo hasta los pies, pero una pierna tenía una abertura que dejaba ver de manera discreta mi pierna izquierda, tenía un escote corazón resaltando mi busto y se ajustaba hasta mis caderas dejando ver mis curvas.

—Póntelo y déjales la boca abierta—Me animo Chloe y yo accedí.

Ella se puso un vestido con falda acampanada que le llega aproximadamente cuatro dedos sobre la rodilla, era muy lindo y de color negro.

Nos maquillamos y ella me hizo un recogido natural en el pelo, dejando que algunos cayeran.

Me puse un collar de perlas de Chloe los tacones negros.

—Pareces modelo—Me alago y yo reí.

—Tú te ves muy bien—Le guiñe un ojo.

Salimos de mi habitación y bajamos las escaleras.

Los chicos nos miraron mientras bajábamos.

Los mire y se veían muy bien con traje, especialmente Scott.

Mire sus ojos que me estaba analizando de pies a cabeza.

—Si tomas una foto te dura más—Le dije y él sonrió mordiendo su labio.

—No lo creo, tengo buena memoria—Me contesto.

—Creo que hoy serás mi cita, estás preciosa—Me dijo Aarón.

—Oye—Se quejó Chloe—Ella es mi cita.

Yo reí.

—Chicas, ustedes...Dios mío, estas hermosa—Dijo Alice bajando las escaleras, yo rodé los ojos. — ¿Se quedaran conmigo y Bianca?

Yo reí.

—Ni muerta—Le sonreí.

—Bueno, vayan, el auto los debe estar esperando—Nosotros asentimos y ella le dio un beso en los labios a Scott para luego subir.

—Parece que lo de ustedes va en serio—Dijo Aarón abriendo la puerta para salir.

—Yo nunca me tomo nada en serio, pero ella es muy linda y tierna, tal vez es lo que necesito—Dijo.

Subimos al auto y el camino fue silencioso.

Scott acaricio la tela de mi vestido y luego me miro.

—Estas radiante—Sonrió y yo le di un golpe a su mano alejándola de mi vestido. —Se lo que hiciste por Alice—Susurró en mi oído y yo mire sus ojos. —No sé porque lo hiciste, pero estuvo bien—Baje la mirada.

—Solo lo hice porque sé que no se habría podido defender...Ya lo dijiste, es linda y tierna—Hablé cortante.

Paso su mano por mi pierna descubierta y yo la tomé.

Mire sus ojos.

—Lástima que tú no la respetas—Quite su mano.

El mordió su labio con una mirada arrogante.

Llegamos a la iglesia y nos bajamos del auto.

Papá saludaba a los invitados y luego nos vio, me sonrió.

—Te ves hermosa—Me sonrió.

Entramos a la iglesia minutos después y me senté en la segunda fila junto a Scott y Chloe.

—Nunca me casare en iglesia—Dije con asco.

— ¿Por qué? —Me preguntó Scott.

—Porque no quiero—Lo miré y el rio.

Empezó a sonar esa asquerosa música y Bianca pasó con su padre.

No me moleste en mirarla, solo vi como mi padre le sonreía mientras caminaba.

La ceremonia comenzó y la ignore por completo hasta que el padre llamo mi atención.

—Si hay alguien presente que se oponga a este matrimonio, que hable ahora o calle para siempre—Vi como mi padre me miraba de reojo.

Vi a Chloe y a Scott que me observaban.

Baje la mirada y el padre los término de casar.

Salimos de la iglesia y mi dolor de cabeza apareció.

—Ya quiero irme de aquí—Gruñí.

—No me quiero perder la fiesta—Dijo Chloe haciendo un puchero.

—Yo necesito un trago—Confesó Aarón y yo asentí.

—Bien—Gruñí.

Llegamos a la fiesta llena de ''Amigos'' de mi padre.

Los mesoneros empezaron a repartir champagne.

—Señorita—Me extendió una copa un mesonero.

— ¿Me puede dar whisky? ¿Vino? Todo menos champagne —Le dije.

—El señor Murphy...—Lo interrumpí.

—El señor Murphy es mi padre y quiero algo que no sea champagne—El asintió.

—Enseguida.

—El champagne es para celebrar—Dijo Chloe y yo asentí.

Me trajeron mi whisky y lo tome rápidamente.

—Lo necesitaba—Murmuré.

Pedí otro.

Scott fue a bailar con Alice y yo no podía parar de mirarlos.

Ella reía en su hombro mientras él le hablaba.

— ¿Ellie? ¿Bailamos? —Dijo mi padre extendiendo su mano.

Yo le di mi whisky a Chloe para que lo cuidara y tomé su mano.

Fuimos a la pista para bailar lentamente.

— ¿Te gusto la ceremonia? —Me preguntó.

—No—Confesé.

—El hijo de uno de mis compañeros te quiere conocer, es muy atractivo y educado—Me sonrió.

—No, gracias.

El asintió y nos separamos.



Maripilij

#425 en Novela romántica
#119 en Joven Adulto

En el texto hay: amor, internado, juvenil

Editado: 13.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar