Irresistible Error

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 17

El viernes llego más rápido de lo esperado. Cuando me quise dar cuenta ya me estaba mordiendo las uñas junto a los labios por los nervios e inquieta que me estaban consumiendo mientras terminaba de atender a los últimos cuatro clientes del restaurante. Había recibido únicamente dos mensajes de Jayden en la última hora, diciéndome que estará aparcado en el lado del frente del restaurante.

Ni siquiera me moleste en elegir algún atuendo lindo o al menos aceptable puesto que no sé dónde pretende llevarme, no me lo aclaro así como yo no pregunte tampoco.

Lo único que traía puesto era un suéter de algodón azul marino con un estampado de mariposa, de bajo tengo una remera simple y lisa. Un pantalón vaquero negro que me llega un poquito arriba de los talones y por ultimo me puse mi tenis blanco. Pues me he vestido como normalmente lo hago sin más.

Ya cuando los últimos clientes ya se han marchado, llevo los platos y los vasos directamente a la cocina, dejo todo allí y me desenredo el nudo del delantal quitándomelo, me despido de Tania y la dejo hablando con Connor. Tomo mis cosas, reviso mi celular por si las dudas Jayden me habría enviado otro mensaje de texto, pero confirmo que no es así. Busco a Maggie para decirle que ya me voy. Llego hasta su oficina muy apartado de la cocina, toco la puerta dos veces hasta que la oigo decirme que entre.

Maggie tiene varios papeles esparcidos por toda la mesa de madera, una lapicera entre sus dedos y sus ojos cansados y nada contentos. Me mira un momento y vuelve su vista a las hojas.

—¡Ya me voy, Maggie! —le anuncio.

—Mañana te quiero una hora antes —me dice aun sin mirarme y firme.

—Está bien —contesto.

Espero a si tiene algo más que decirme antes de salir de su oficina.

—Pues ya vete niña. Tengo un largo trabajo que hacer toda la noche —me indica la puerta e inmediatamente la obedezco, no parece de humor, algo normal de ella.

Camino a pasos temblorosos hasta la salida. Intento evitar morder mi labio inferior o mis uñas ya desechas, sin embargo no puedo hacerlo. Me encontraba muy nerviosa y no me deja en paz estos nervios recorriendo todo mi cuerpo y cerebro.

Al poner un píe fuera enseguida capto a Jayden, la pantalla de su celular ilumina su rostro y lo observo hasta que me doy cuenta que está apoyado contra ¿una motocicleta? .Frunzo el ceño algo desconcertada. Sinceramente pensé que vendría a recogerme en con camioneta, no me dan miedo las motocicletas, de igual manera nunca me he subido a una.

Me voy acercando a él despacio como si quisiera sorprenderlo pero solo estoy tratando de controlar mis nervios. En cuanto estoy a solo unos cincuenta centímetros de él, levanta la vista e inmediatamente me dedica una hermosa y resplandeciente sonrisa. Guarda su celular en el bolsillo de su chaqueta de cuero negra. Sus ojos esmeraldas me atrapan de repente, debo admitirlo, tiene unos hermosos ojos imposible de ignorar.

—¡Hey, bonita! —Se separa de la motocicleta, noto en sus manos dos cascos negros y me tiende una—. ¿Lista?

Acepto el casco y asiento con la cabeza.

—¿Por qué en motocicleta? —le pregunto mirando el casco y tratando de colocármelo por primera vez.

—¿Te dan miedo? —inquiere dejando su casco sobre el asiento de la motocicleta mirándome como torpemente intento ponerme el casto. Él se acerca y me ayuda con mucha delicadeza.

—¿Debería? —cuestiono.

—En lo absoluto, bonita —me responde ya terminando y permaneciendo quieto.

—¿Alguna vez me llamaras por mi nombre?

—Claro, Iris algún día —al escucharlo decir mi nombre por primera vez me provoca una sonrisa boba.

¿Qué me está sucediendo? Elimino mi sonrisa de mi rostro, a continuación nos subimos a su motocicleta, Jayden se ajusta su casco y enciende el motor, antes de ponerla a andar me dice girando su cabeza de costado:

—Tienes que sujetarme de la cintura y pegarte lo más posible a mí.

—¿Eh? ¿Por qué?

Mi pregunta idiota lo hace reír.

—Digamos que es para evitar incidentes durante la carretera —se encoge de hombros—. No quemo, puedes hacerlo con confianza.

Antes que nada aseguro mi bolso contra mi torso, abrazo a Jayden con tanta fuerza que creo que voy a arrebatarle el aire en cualquier momento.

—¿Cómoda? —Jayden vuelve su vista adelante.

Asiento apretando mi cabeza a su espalda. Se ríe nuevamente, una risa tan genuina tan natural y cautivante.

Las luces de la ciudad encendidas, aferrada a Jayden con si la vida dependiera de ello, estar arriba de una motocicleta por primera vez, sentir su aroma uno diferente al anterior, él que me provoca cosas contradictorias, todo eso parece algo tan extraño para mí, nunca en mi vida me hubiera imaginado que estaría así con un Boxeador, aquel quien me defendió sin obligación alguna, aquel quien me beso y no pude negarme, aquel quien es tan irresistible si lo ves y esos ojos, esos ojos esmeraldas que te pueden hechizar o matar con solo mirarte, aunque la segunda elección no la conozco muy bien, aunque creo que es más para sus contrincantes.

Mis manos que permanecían cerradas en puño se abren para sentir el abdomen de Jayden. Algo que hago sin dame cuenta al instante, esto no parece molestarle. A pesar de estar cubriéndolo una chaqueta y lo que sea que tenga de bajo, lo siento duro y firme.



Itsaldanat

Editado: 15.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar