Irresistible Error

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 25

A eso de las diez y media de la noche nos encontrábamos ya en la casa de Duncan. Esperando a que el chico apareciera, según nos dijo Sophie vendría luego de su entrenamiento. Dentro, en la sala había aproximadamente más de cien personas, apretujadas por el espacio. Algunos de ellos ya bebiendo los distintos tipos de alcohol que se hallaban en la mesa grande y repleta de diferentes colores de las bebidas. Al fijarme me recuerda a cuando yo me emborrache, no fue tan lindo como pensaba. Yo no iba a tomar ni una sola gota de nada, excepto de sodas, pero eso era todo.

Yo miraba mi vestido el cual me quedaba casi por encima del muslo, me ponía bastante incomoda. No importa que hiciera el esfuerzo por mantenerlo lo más bajo posible, este se volvía a subir. Entonces fue cuando agradecí tener conmigo la chaqueta de mezclilla, la cual me lo pondré alrededor de la cintura para que me cubra lo que no se debería ver.

Selene estaba a mi lado hablando con las personas alrededor. Ella se había decidido por un vestido color turquesa con bolados en la parte de arriba y ajustado en la parte de abajo. Antes de salir de la casa y al ver mi maquillaje suave, no nos dejó ir hasta que me maquillara a su gusto. Delineador negro, sombra negra y un tono rojo no tan fuerte en los labios. Demasiado para mi gusto, pero no me molesto después de todo solamente sería por esta noche.

Mientras esperamos impacientemente a Duncan, yo recordaba el mensaje de Jayden. Tal vez se habría confundido es lo que me repetía desde entonces. Pero las ganas de volver a verlo no me faltaban, es tan extraño. Y nuevamente me repito la razón del por qué. Sé que simplemente es una fuerte atracción física lo que me hace sentir y desearlo tenerlo cerca. Es la primera persona en causarme este tipo de sensaciones en tan poco tiempo. Y me atemoriza saberlo.

—Duncan esta estacionando —chilla una voz femenina que es la de Sophie quien mira desde la ventana con las cortinas apenas abierta—. Ahora está mirando desconcertado los coches en la acera ¿Son idiotas? Ya estará intuyendo lo que sucede dentro.

No puedo evitar reírme.

Definitivamente al momento de estacionarnos con Selene, nos contó trabajo encontrar un lugar vacío y cerca de la casa ya que los coches de los demás estaban mal estacionando causa por la que casi no había espacio. Lo que no se habían tomado conciencia los invitados es que Duncan sospecharía de todos los coches fuera de su casa.

—¡Se está acercando! —Dice Sophie—. A la cuenta de tres ya saben qué hacer. Uno…Dos…Tres.

Al momento de soltar el número tres, Duncan entro por la puerta y los cuatro chicos quienes estaban al lado de esta, lo bañaron con espuma un poco aguada. El suelo de la sala también había espuma por doquier.

—¡Feliz cumpleaños! —gritamos todos juntos a todo volumen.

Luego permanecimos en silencio esperando una respuesta de Duncan, la respuesta más esperada era una sonrisa u algo de emoción, pero ninguna de las dos obtuvimos. Al contrario, soltó un gruñido poco simpático.

El silencio se instaló en la sala.

Eso de que no le gusta las fiestas sorpresa como me comento Sophie no era para nada exagerado.

¿Y ahora qué? Observo a mis costados y la mayoría de los invitados se rascan la nuca algo incomodos. Entendible. Y como la salvación de la fiesta, un chico pone música a todo lo que da los parlantes, produciendo el comienzo de la diversión entre todos y los bailes alocados.

Selene y yo nos dirigimos en dirección de Duncan para saludarlo, abriéndonos paso. A pesar de las luces de colores y la espuma tanto en toda la sala y el rostro de Duncan, parece estar teniendo una discusión con Sophie, quien se cruza de brazos e inclinando la cabeza a un costado para evitar la mirada de su hermano enojado.

—¡Feliz cumpleaños, viejo! —bromea Selene tratando de romper la tensión.

—No estoy viejo —él contesta sonriendo ligeramente.

—Si lo estás —digo.

Duncan niega subiendo los ojos hacia arriba.

—Deberías estar feliz de tener una fiesta con todos tus amigos —continúo.

—No conozco al setenta por ciento de las personas que están aquí —me responde señalando con el dedo—. Son amigo de Sophie. Te pedí que no lo hicieras y me prometiste que no lo harías —se dirige a su hermana.

—Te equivocas, hermanito —dice Sophie—, te dije que lo pensaría, no pongas palabras en mi boca.

—Da igual, me iré a cambiar y bajare. No tengo otra opción.

Duncan se abre camino entre nosotras y se dirige escaleras arriba.

—Es un aguafiestas —Sophie frunce la nariz sacudiendo la cabeza—. Pero vamos, chicas, a divertirnos.

Selene le hace casa y se dirige a la pista de baile en el centro de la sala, si bien no es una realmente, lo parece. Los muebles que estaban la primera vez que vine, habían desaparecido. Todo para montar una verdadera fiesta.

Yo me quito la chaqueta y por fin me la coloco alrededor de la cintura sintiéndome más cómoda. Camino buscando que hacer cuando de pronto siento a alguien chocando contra mi espalda bruscamente.

—Olvidaba lo bien que te quedaban los vestidos ajustado —la voz asquerosa me hizo darme vuelta para encontrarme cara a cara Liam.



Itsaldanat

Editado: 15.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar