Irresistible Error

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 28

No me puedo impedir a mí misma fijar mis ojos en su dirección. No voy a decir que en este mismo instante estoy molesta por verlos charlar tan cerca, no debería porque. Sin embargo me da curiosidad saber de dónde se conocen o como. Duncan al igual que yo se percata de sus presencias en la cocina, a pesar de ello no dice nada en lo absoluto, ni siquiera parece estar descontento como había creído por un momento. Tal vez ya se lo ha cruzado anteriormente. No lo sé.

Danielle suelta una risita chillona y acto seguido coloca una mano sobre el pecho de Jayden, este no parece tener ningún problema.

—Dame unos segundos, te serviré un vaso de agua y nos largamos de este lugar —me susurra Duncan en el oído.

Entonces es ahí cuando tanto Jayden como Danielle se percatan de nosotros dentro de la cocina.

Bajo la mirada cuando ambos me miran sin disimular.

Unos tacones pisan fuerte el suelo y de pronto tengo a Danielle delante de mis narices, de ella puedo oler un fuerte perfume con demasiado alcohol. Desde que la vi precisamente aquí, en la casa de Duncan y en el centro comercial con Liam, nunca más me la he vuelto a cruzar, y hubiera deseado permanecer así, veo que al destino le encanta jugar. Lleva unos tacones de unos siete centímetros, su vestido ajustado color rubí. Para no demostrarle que no me afecta verla, la miro de frente. Tiene un brazo cruzando su cintura por delante y otro apoyando el codo en este con un vaso de cristal en su mano, contiene un líquido azul por la mitad.

—¡Hola, Iris! —me dice.

—¡Hola! —respondo sin ánimos.

—Lindo vestido.

Puedo deducir que está siendo sarcástica.

No respondo a su comentario.

Miro sobre su hombro para ver a Duncan, necesito que se apresure. Para mi pésima suerte, este esta ¡¿platicando?! Con Jayden, sus expresiones son de seriedad completa. Los dos intercambian unas cuantas palabras, no puedo llegar a escuchar de lo que hablar por la música alta. De todas maneras aparentemente están hablando como dos personas maduras. Lo cual me sorprende ya que la última vez parecían perder los estribos muy fáciles estando el uno cerca del otro. En fin, me alegro.

—No me digas que ya estas clavando las garras en uno de esos dos titanes —dice Danielle soltando una risita irónica—. Para serte totalmente honesta, te creía una chica buena a la que le cuesta volver a confiar en otro chico, veo que estoy en lo erróneo. Ahora no me siento tan mal de haberme involucrado con Liam.

Frunzo el ceño al escucharla decir todas esas tonterías.

—¿Cuál fue el motivo que te llevo a meterte justamente con él? —no hace falta decir su nombre pues ya sabe muy bien a quien me refiero.

Ella suelta un suspiro pesado.

—¿Lo has visto? Es tan terriblemente atractivo —ruedo los ojos ante su respuesta—. Deberías agradecerme.

Me río atónita.

—¿Agradecerte por qué?

—Si no fuera por mi ayuda, aun estarías lamiéndole los pies a Liam, y seamos sinceras, él no es para nada un santo. Te iba a engañar en cualquier momento si es que claro no te engaño anteriormente.

—Me engaño contigo —me esfuerzo por mantenerme serena, pero me es casi tan difícil como no recordar al verla, la escena tan asqueroso de ella y Liam.

—Ya, ya… me refiero a antes de mí, Iris. Deja tu ingenuidad a un costado y ponte a pensar. Todos hombres están cortados con la misma tijera. Te lo digo por una experiencia personal.

No sé qué decirle. ¿Liam ya me había puesto los cuernos antes que con Danielle? ¿Cuándo me besaba después de clases o cuando llegaba al departamento sonriente es que estaba con otra chica? La inseguridad me invade de tan solo proyectármelo con otras chicas. Dios, se supone que ya no debe causarme nada de lo que haya hecho antes, no. No siento nada por él estoy segura de ello, si soy un poco contradictoria pero de eso no tengo la menor duda. No obstante me deja un mal sabor de boca todo y estar hablando con Danielle no ayuda para nada.

—Entre tú y yo —Danielle se inclina hacia adelante para murmurarme cerca del oído—: No es tan bueno en la cama.

Me guiña un ojo y vuelve a su postura normal.

Me encantaría decirle que tiene razón o tal vez llevarle la contra. Pero lo cierto es que, Liam y yo nunca tuvimos sexo. Solamente sus dedos bajo mi pantalón, y ya. Suena una locura, pero es la verdad. Quizás esa fue la razón por la que me engañaba. No le daba lo que quería. Yo no estaba lista para estar con él a pesar del tiempo que llevábamos de relación. Fue mi culpa.

—Deberíamos ser amigas de nuevo —me dice Danielle de repente.

Debe estar bromeando.

—¡No, gracias!

—Después de que te hice un favor, ¿estas resentida conmigo? Supéralo, Iris. No eres una cría.

—No me interesa seguir hablando contigo —intento apartarla de mi campo de visión y apresurar a Duncan, pero esta no tiene ninguna intención de moverse.

—Ohhhh…entonces si nos interesa uno de esos dos chicos —espeta ella.

—¿Por qué te interesa tanto?

—Oh no me interesa, corazón. Pero ¿me permites darte un consejo?



Itsaldanat

Editado: 15.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar