Irresistiblemente perfecta

Tamaño de fuente: - +

3. Hunter

- Venga Andrew, despierta, que la profesora Kim viene hacia acá. ¡Vamos hombre!- Dije zarandeando a mi amigo. En estas ocasiones el muchacho me sacaba de mis casillas. ¡A este paso nos iban a castigar a los dos, otra vez!

- Si si mamá, lo que tú digas- Dijo girando la cabeza hacia el otro lado. 

- Venga ya idiota que me van a volver a castigar por tu culpa, y lo peor de todo es que tu siempre te acabas escaqueando y a mí me toca hacerlo todo. Así que como no te levantes en este jodido momento le voy a decir a Dana que la engañaste con su prima. Ya que te libras tan fácil de los castigos te va a tocar aguantar a tu noviecita, que es más pesada que el Everest.- Justo cuando mi amigo iba a replicarme la profesora se acercó a nuestra mesa. Genial, ahora estábamos jodidos.

- Señor Hunter, señor Andrew, veo que están muy entretenidos los dos ahí atrás. ¿Algo que contar al resto de la clase?- Dijo alzando la voz petulante. Dios, como odiaba a esa víbora.

- No profesora, lo siento. Estábamos debatiendo el problema propuesto en la pizarra -Dijo Andrew levantando la cabeza de golpe y sonriéndole a la profesora, como si eso nos fuera a librar del castigo. Este se cree que por habérsela tirado una vez va a caer siempre. Será ligerita, pero tampoco es subnormal.

- Aa, claro. Perdónenme por no darme cuenta. ¿Alguno de ustedes dos puede explicarme la teoría de Debye-Hückel y sus aplicaciones por favor? Así comparten sus dudas al resto de la clase- Dijo desafiante. Genial, ahora íbamos a conseguir un castigo doble. ¿Es que el maldito de Andrew no puede tener la boca cerrada? ¿Acaso es mucho pedir?

- Lo siento profesora, pero la verdad es que no tengo ni idea de quién era ese hombre. Y seguro que este zoquete -dije señalando a Andrew, quien ahora me miraba con los ojos entrecerrados- mucho menos.

- Vale, gracias por su innecesaria aclaración. A ver, ¿señorita Miller? Explíquele a sus compañeros, por favor- Dijo sonriendo hacia aquella chica castaña. Vaya, ¿acaso la víbora podía sonreír? Esto sí que era algo nuevo.

- Claro profesora. Lo que Debye y Huckel querían hacer era un modelo simplificado de una disolución de electrolitos, basándose en las atracciones electrostáticas entre los iones. Su fórmula permite calcular el coeficiente de actividad iónico medio, cuya utilidad es medir la desviación del potencial químico de una disolución real con respecto a una ideal- Dijo tan tranquila, como si en lugar de decir esa cosa sin sentido estuviese hablando del tiempo. 

- Perfecto Danielle, como siempre. Por cierto, antes de que se me olvide -dijo mirándonos directamente.- A ustedes dos quiero verlos en mi despacho cuando termine la clase.

 

Cuando ya habían pasado las dos insufribles horas de clase, en la que por cierto no entendí nada, salimos con la víbora para ir a su despacho. ¿Qué nos tocaría esta vez? Ya habíamos limpiado los baños, cortado el césped, recogido la basura... Dicho así casi que parecemos más bien conserjes que estudiantes.

- Chicos, ya saben por qué están aquí. Esta es la tercera vez que los tengo en mi despacho, y eso que solo llevamos un mes de clase. Además cada vez noto que están más perdidos en la materia, lo que podría repercutir gravemente en sus notas y, con ello, sus solicitudes para la universidad.- Dijo suspirando, como si pensara que no teníamos remedio. - Esta vez no les voy a poner a limpiar retretes, ni a barrer el gimnasio. Ya son adultos, así que deberían ir tomando responsabilidades. A partir de ahora van a empezar a tomar tutorías, y si en el siguiente examen no superan el 6,5 olvídense de aprobar la asignatura- Dijo mirándonos seriamente.

- Pero profesora, con los entrenamientos no tenemos tiempo para eso. Creo que si nos dejara a nosotros... - En ese momento Kim calló a Andrew con un gesto, como si lo que dijera no fuera nada importante. La verdad es que por una vez el idiota tenía razón, no teníamos tiempo para tomar unas ridículas clases. El entrenador era cada vez más exigente, y practicábamos cuatro días a la semana. ¿Cuándo se suponía que íbamos a hacerlo?.

-No me interesa lo que digan. Saben que sin este aprobado no podrán graduarse, lo que les llevaría a no ir a la universidad y con ello adiós al deporte. Así que en este momento presten atención y empiecen a comportarse como adultos. Debido a que ya ha empezado el curso la mayoría de los tutores están cogidos, pero no se preocupen, ha habido dos recientes incorporaciones, Danielle Miller y Alexia Parks. Hablen con ellas y lleguen a un acuerdo. Los veo en dos semanas en mi despacho para ver su avance. Les realizaré una pequeña prueba que deben superar, y en caso contrario hablaré con el entrenador para que los expulsen del equipo. Ya pueden retirarse- Dijo señalando hacia la puerta, como si tuviéramos menos importancia que una piedra. Joder, ¿y ahora que hacíamos?

Después de cinco minutos debatiéndome entre matar a mi amigo o tirarme por la ventana decidí girar la cabeza para ver que hacía el idiota. Justo en ese momento me miró con una sonrisa divertida, como si la idea de que nos echaran a ambos fuese imposible, y mientras salía corriendo gritó:



RoMG28

#6236 en Novela romántica
#2105 en Joven Adulto

En el texto hay: instituto, baile, humor y romance

Editado: 28.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar