Itzitery (sin corrección)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo dieciseís: "Yo quiero mi final feliz"

 

Emily

 

Me sentía completamente nerviosa al notar su acción, no lo quería tener tan cerca de mí, no lo comprendía pero preferí callar y mirar sus ojos desafiando estos sin parpadear ni un solo segundo.

 

No quería que se dé cuenta que me había dado por vencida de ese modo tan patético. Llevé mis pequeñas manos hacia mi cabello y lo ate con una colita alta, por alguna manera a su lado no me daba vergüenza mostrar mis horribles orejas, aún estaba mirándome, no dejaba de observarme y seguía sin decir nada, nada salía de sus labios, sólo un pequeño suspiro que creo que simplemente se le escapo. No iba a conseguir lo que tanto quiere, no dejare ni en sueños que sepa lo que vi; yo voy mucho más avanzada que él en la investigación, por lo tanto esperare hasta estar equilibrados, no oirá nada que salga de mis labios respecto a lo que había visto.

 

Pase por su lado dejándolo solo en la habitación, espero que todo quede en su lugar y que nada desaparezca o se las va a ver conmigo. Igual dudo mucho que me robe, tiene mucho dinero no necesita nada de mí. Bajé las escaleras y me di cuenta que todos estaban escondidos y buscando algo, me llama mucho la atención por eso decido que lo mejor sería preguntar a mi primo.

 

— ¿Qué está sucediendo? —Pregunté con una pequeña sonrisa en mi rostro.

 

Al no recibir respuesta frunzo el ceño sin comprender que estaba sucediendo, parecía que todos me estaban ignorando y debo admitir que no es para nada bonito que me hagan eso y menos a su familia no lo veo para nada bien. Subí nuevamente y lo vi aún en mi habitación sentado sobre mi cama, me acerque y tome asiento a su lado aún con el ceño fruncido. No podía quitarme esa costumbre, creo que me quedo de mi hermano.

 

Él no dijo nada, sólo se fijó en mí e imito mi acción.

 

No sabía que decir así que no dije nada, me acosté y me puse a pensar en las cosas que mi mente sabía, todos esos recuerdos que no podré olvidar jamás y que no se lo diré a nadie más, mejor dicho, no se lo diré a nadie. Quedará sólo en mi interior.

 

— ¿Ganaste? —Por fin escucho algo salir de sus labios. Debo admitir que no me gusto de la manera en la que me pregunto, pero no podía hacer nada para que eso cambie. Siempre será igual con respecto a las mujeres—. Hey, te pregunte algo. ¿Eres sorda? —Se dio la vuelta para verme a los ojos.

 

Su ceño se encontraba fruncido, sus ojos marrones contenían un brillo que no le había prestado demasiada atención, bueno, no es que lo conozca de toda la vida. Pero aún así jamás me había puesto a observar detenidamente su mirada. Puedo notar como es una mirada que oculta muchas cosas, que tiene muchos secretos que le hacen un gran hueco dentro de su corazón. También puedo notar que hay algo que él sabe sobre la muerte de mi hermano que no me está diciendo, sé que se puso a trabajar tan duro como yo porque puedo notar que se encuentra algo herido.

 

No quise decirle que lo notaba por miedo a que me pueda hacer algo, no sé de lo que es capaz.

 

Quizás de mucho más que yo y todo lo que está sucediendo no es más que una tontería o un sueño.

 

— ¿Ganar qué? —Pregunté sin comprender su pregunta.

 

—La búsqueda del tesoro, tu padre oculto algo y quiere que lo encuentren —Me informo con toda la paz que su cuerpo pudo tener en ese momento.

 

No sabía a qué se refería con lo que me informo, me senté y mire mis pies, observo que él imita mi acción y lo miro con el ceño fruncido.

 

— ¿Te puedo hacer una pregunta? —Pregunté mirándolo.

 

Él se lleva las manos hacia su cabello, lo arregla y luego se fija en mis ojos.

 

—Ya la estás haciendo.

 

—Entonces… ¿Puedo hacerte otra pregunta? —Alcé una ceja mirando su cabello, era extraño y siempre que quería arreglarlo quedaba aún peor.

 

—Técnicamente la acabas de hacer, pero bien… has tu pregunta.

 

Al oírlo asiento.

 

— ¿Quién eres? —Pregunté.

 

Debo admitir que esa pregunta se encontraba en mi subconsciente hace mucho tiempo pero no sabía cómo preguntarle, ni siquiera sé si se lo pregunte correctamente ahora, pero por lo menos tendría una respuesta concreta acerca de quién es. Al menos eso espero, me imagino que me dirá cualquier cosa para evitar darme la verdadera respuesta que necito por alguna razón pienso que saber quién es me ayudara.

 

Se acercó a mi rostro, pude observar varios lunares de diferentes medidas todos marrones que no había visto a la distancia o que no había prestado atención antes, sus ojos no eran marrones, para nada, en realidad eran de un verde oscuro que parecía ser marrón a lo lejos o en la oscuridad.



Byther

Editado: 02.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar