Jamás: el comienzo (libro 1)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 63

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                                      No debía ser así

 

 

Mi ceño se frunce inmediatamente al ver a mi mejor amigo en el suelo siendo golpeado ni más, ni menos por Javier. Javier se encuentra a horcajadas de Alex sin dejar de pegarle. No le deja de pegar, no se detiene más y lo terminara matando a golpes.

Niego con la cabeza sin poder comprender lo que está haciendo ahí, llevo mi mano al hombro de Javier para quitarlo, pero no funciona. A lo lejos, saliendo del baño de hombres puedo ver a James, él no duda en acercarse para terminar toda esta porquería y separar con rapidez a Javier.

Lo toma por los hombros y lo sienta en una de las sillas. Había mucho público y las otras personas ya no estaban, el joven mesero estaba hablando con la policía por lo sucedido hace unos minutos atrás.

Mis ojos se comenzaron a cristalizar inmediatamente y me acerco para ayudar a Alex a ponerse de pie, no puedo evitar negar con la cabeza al ver el hermoso rostro de mi amigo lleno de sangre e hinchado por todos los golpes recibidos. Repleto de sangre, no puedo sentir su dolor, pero sé que le duele.

Javier empuja a James y se acerca a mí observando fijamente mis ojos. No quiero verlo, lo empujo con suavidad y comienzo a caminar junto a Alex. James toca mi hombro y lo miro a los ojos, sé que Alex no va a poder conducir de esta manera así que James es él que nos llevará a casa.

—¿Podrías conducir?

—Por supuesto, no bebí nada. Solo vine a ver a Javier ahogarse en alcohol.

—Vamos... Quiero salir de aquí... —Comento limpiando mis lágrimas.

—¡Katy! —La voz de Javier se hace presente.

Niego con la cabeza y sigo caminando a la salida, con cada paso que daba pequeñas lágrimas se resbalan con lentitud hacia mis mejillas; tengo que ser fuerte para no caer en la tentación.

Siento unas manos sostener mi cadera empujándome hacia adentro. Ruedo los ojos y giro para ver los ojos rojos de Javier. No quiero verlo, no quiero oírlo. Quiero salir de acá con la frente en alto y dejar atrás todo lo sucedido, pero él no me deja.

—¿Por qué?, ¿qué fue lo que te hice? —Pregunto mirándolo fijamente a los ojos.

—Hiciste mucho, Katy.

Niego con la cabeza sintiendo como mis ojos se llenaron de lágrimas al oír sus palabras.

—No hice nada, ¡no te hice nada!

—¡No me grites!

Bajo la mirada al oír su grito.

—No hice nada...

—Demasiado, pero no eres capaz de reconocer el mal que me hiciste.

Niego empujándolo.

—No quiero oírte... —Estiro mi brazo para abrir la puerta.

—Lo besaste, y yo que te... —No termina su propia oración.

—Es mi mejor amigo, y no tengo que darte explicaciones... —Niego con la cabeza varias veces—, vos deberías darme razones, ¿por qué haces todas estas porquerías? —Lo miro a los ojos—. Pero no quiero seguir hablando y no me importa lo que hiciste, quiero que te vayas y me dejes vivir en paz.

—Katy, déjame explicarte todo.

Suelto una pequeña risita de mis labios al oír sus palabras.

—¿Qué me vas a explicar? Que realmente vives adonde se celebró la fiesta, me vas a explicar que me engañaste para graduarte, me vas a decir que todo lo que estuvo a punto de suceder en el viñedo era simplemente parte de un video… —Limpio mis lágrimas sin importar que él las vea—, ¿Qué otra cosa me vas a explicar?

No lo dejo responder, no es tiempo de que lo haga. Ahora yo no tengo ganas de oírlo, solo quiero salir corriendo a mi casa como cuando era una pequeña.

Niego saliendo por la puerta del bar y subo al vehículo de Alex.

Javier me sigue y se pone en la ventanilla en la espera de que la baje para hablar, ¿qué es lo que espera este hombre de mí?

Una pequeña sonrisa se dibuja sobre mis labios y bajo con cuidado la ventanilla mirando los ojos de Javier. Alzo ambas cejas esperando que diga algo, esperando que diga que lo siente y que nunca volverá a tratarme como una cosa.

—Por favor, Katy...

Niego con la cabeza.

—¡Jamás! —Le grito en la cara.

El vehículo comienza a moverse dejando en segundo plano a Javier, a lo lejos.

Me gustaría que mi corazón también lo deje, que ya no se preocupe y que mi mente deje de pensarlo. Necesito olvidar a ese maldito hombre que arruinó por completo mi vida, necesito, quiero, pero no puedo… No puedo.

Mi corazón late como nunca antes y sé muy en el fondo que me he enamorado de Javier. No quiero aceptar que así es, pero es la verdad. No solo me gusta, estoy completamente enamorada de una persona que arruinó mi vida.

¿Habré hecho bien?, ¿qué es lo que Javier oculta?, ¿por qué le gusta verme sufrir?



Byther

Editado: 16.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar