Jamás: el comienzo (libro 1)

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 6

                                                                                              Arriba


Poseo una gran sonrisa dibujada sobre mis labios. Aquella sonrisa decía: ya es hora de levantarse y seguir adelante con los preparativos pendientes.

Claro que eso haré, no hay más que hacer en el día de hoy.

No hay manera de que mi día no se realice como lo espero.

Los rayos del sol llegan a mis pupilas, queman y ya no puedo observar por aquel incómodo dolor o mejor dicho ardor que me produce. Me abrazo al pecho de Paul, de ese modo, no veo el sol y puedo estar un rato más a su lado, y la comodidad del día seguiría. Él se mueve soltando de sus labios un leve gruñido elemental junto con una pequeña risita, sus manos subieron por mi piel hasta llegar a mis brazos donde ahí quedaron.

Suelto un pequeño suspiro de mis labios.

—Arriba... —Murmura él con su tono de voz ronco de tanto dormir. Aquel sonido era bello a mi oído, no puedo negar que su voz es mágica al oírla.

Esta vez no quiero ponerme de pie.

Estoy bien ahí, quizás puedo dormir un poco más de tiempo.

Lo suelto y me estiro un poco, supongo que eso es lo que necesito para comenzar con el nuevo día. Una pequeña sonrisa se dibuja sobre mis labios y decido tomar asiento sobre la cama. Logro sentir la mano cálida de Paul sobre mi muslo, tomo su mano para colocarla sobre el abdomen de él.

Me pongo de pie luego de un par de segundos de descanso.

—No tienes porque levantarte tan temprano, aún hay mucho tiempo para hacer muchas cosas... —Un pequeño bostezo se escapa de los labios de Paul y se acomoda para tomar asiento sobre el colchón. Sus bellos ojos me observan, lo sé, lo siento—. ¿No crees? —Vuelvo a oír su voz.

Niego con la sensualidad de un gato ante su pregunta.

Mi vestido es cálido y de un bello color rosado pálido. No puedo usar cualquier tipo de color, mi piel es demasiado blanca y mi madre siempre dijo que tengo que tener cuidado con los colores que utilice. Aquello será algo que nunca podré olvidar, las palabras de mi madre siempre serán importantes en mi vida, así como ella lo es y será.

Oigo un pequeño bufido de parte de Paul.

Una pequeña risita frustrada sale de mis labios y no dudo en acercarme. Lo abrazo por detrás y dejo un pequeño beso sobre su cuello, al lugar que nosotros con cariño apodamos el mundo de los besos. No imagino poder crear otro mundo en toda mi vida, solo he creado el mundo de los besos y a decir verdad fue una experiencia única y adorable que jamás olvidaré en toda mi vida.

—¿Cómo comenzaremos el día?—Pregunta él con su ceño fruncido.

Se puso con rapidez su remera y una camisa a cuadros azules. No tarda demasiado en estar listo. Siempre es demasiado rápido con lo que quiere, pierde el tiempo, pero siempre logra estar listo cuando es el momento.

—Iremos al centro comercial, desayunamos juntos por ahí. Luego de compras y a preparar el árbol de Navidad, Paul —Susurro acomodando un poco mi cabello con ambas manos.

Me observo al espejo, siempre veo lo mismo; una persona muy delgada, pálida como un pequeño pedazo de papel y el cabello lacio desordenado. Mis ojos marrones claros con un pequeño toque de la luz que ilumina dejando líneas naranjas, las pestañas largas y cejas perfectas. No me gusta mucho observarm...

—¿Vienes o no?—Oigo la voz de Paul. 

Me despierto de mis pensamientos más profundos.

Giro con delicadeza luciendo mi atuendo y lo miro fijamente a los ojos con una gran sonrisa sobre mis labios.

—Por supuesto, después de todo, tenemos que ir —tomo la chaqueta por si hacía frío. Soy una persona friolenta y eso jamás cambiará.

Camino hasta llegar a él y tomo su mano.

«Creo que el regalo que le compré ya me empieza a agradar», pienso.

—¿Estás bien?—Pregunta Paul observando mis ojos antes de cerrar la puerta con su mano libre.

Yo asiento con la cabeza tan solo una vez. Mi cabello se mueve al compás y no me molesta.

—Sí, estoy pensando en todo lo que tenemos que hacer, eso es todo.

Él me mira y acomoda un pequeño cabello rebelde que se soltó de mi bella colita alta. Una pequeña sonrisa se dibuja sobre mis labios ante su accionar.

Comenzamos a caminar con cuidado por las calles, el recorrido es sencillo y creo que ya me lo sé de memoria, después de todas aquellas veces, que nos dirigimos hacia el centro comercial. La idea, el plan es magnífico y creo que podría ser uno de los mejores que planeé en toda mi vida.

Nos detenemos en la parada del colectivo con la esperanza que este llegara temprano, aunque siempre que lo esperamos tarda más de media hora en llegar a la parada. Es demasiada espera para un viaje tan corto que tenemos que hacer, pero hay que esperar.

—¿Vamos caminando?

Suelto una carcajada sonora al oír su pregunta.



Byther

Editado: 16.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar