Jamás: el comienzo (libro 1)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 38

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                Todos se merecen una segunda oportunidad

 

 

Realmente debía pensar seriamente lo que debía responder. Elena se había portado muy mal conmigo y debo confesar que eso me dolió mucho, saber que ella pensaba de ese modo petulante me dolía. Me gustaba la amistad de éstos seres, entre ellos se comprendían y ayudaban. Me hubiera encantado tener una amistad como esa en la juventud, ahora ya dudo mucho que esas cosas me sucedan.

Miro fijamente los ojos de Ellie y asiento con la cabeza tan solo una vez, algunos mechones sueltos de mi colita se movieron al compás de mi cabeza. La sonrisa de Elena se intensifica inmediatamente al notar que le daba una nueva oportunidad, se acerca a mí posando uno de sus brazos por encima de mis hombros y me comienza a guiar hacia la camioneta en la que ellos habían venido hasta aquí. Me suelta al llegar y abre la puerta dejando que yo me adentre al vehículo que se encontraba detenido en el pequeño camino de piedras rojas.

—Cámbiate tranquila, yo me llevaré a los chicos adentro para que se vayan preparando para la actuación de la noche. El primer show que dejará a todos completamente estupefactos por los vídeos que pasaré, los chicos y Javier me ayudaron bastante para eso y quedará genial —Comenta Elena tomando lo que parecía ser un pequeño pendrive del asiento trasero.

Se pone de pie y comienza a caminar hacia los chicos con una gran sonrisa sobre sus labios. Lamentablemente, no sé leer los labios, pero parece que les estaba diciendo algo.

Javier niega con la cabeza alejándose del grupo, James se acerca a él y los pierdo de vista. Tengo que cambiarme o las cosas no saldrían nada bien, no tengo que perder el tiempo con cosas que no deberían de importarme.

Tomo el vestido negro de la bolsa y me comienzo a cambiar, trato de ser rápida. No me gusta mucho estarme cambiando en un lugar donde todos los presentes podrían verme de más y eso no es parte de la fiesta. No tardo demasiado en estar lista, trato de abrir la puerta del vehículo, pero me es inútil.

—¡Elena! —Exclamo alargando la “A”.

Una pequeña pantalla se prende, era el teléfono de Leonardo.

Al leer el nombre de Elena tratado de comunicarse por vídeo llamada alzo ambas cejas sin comprender lo que estaba sucediendo. Me estiro para agarrar el teléfono y aceptar la vídeo llamada, en la pantalla del teléfono puedo notar a los chicos cantando en el centro de la casa. Después, Ellie toma la cámara y comienza a caminar hacia arriba, donde estaban las habitaciones. Dio la casualidad creo yo, se dirige a mi habitación. Toma asiento en la cama y observa fijamente la cámara.

—¿No vendrás? Ya deberías de estar aquí, dudo que a tus padres y familiares les agrade que tus amigos estén y vos no —Dice filmándose con una sonrisa amplia sobre sus labios.

No comprendo lo que estaba haciendo en mi habitación en un momento como ese, espero que venga por mi de una vez por todas.

Mi ceño se frunce inmediatamente observándola sin comprender lo que estaba esperando que suceda. Siento que jamás debí haber perdonado a Elena, ahora ella se está divirtiendo en mi casa, en mi habitación. Quiero ir a su lado y arrancarle todos los pelos rubios de su cabeza.

—Elena, estoy atrapada. No puedo abrir la puerta de la camioneta, ven por mí.

Ellie niega con la cabeza, su sonrisa seguía intacta sobre sus labios rosados y tiernos.

—¿Cómo es eso posible? —Pregunta usando aquel tono de voz tierno que la hace parecer adorable cuando en realidad es una maldita.

—Ven y abre la puerta —Murmuro esperando que se comience a mover, pero no sucede. Ella sigue allí—. ¡Elena!

Una gran sonrisa se dibuja sobre sus labios, cuando estaba a punto de decir algo se queda callada y el sonido de la puerta abriéndose se oye.

Oí la voz del que parecía ser Javier, no quise suponer nada.

La vídeo llamada se acaba.

—¡Elena! —Sigo gritando esperando que alguien pueda oírme.

¿Cómo es posible que nadie pueda oír mi voz? ¿No habrá nadie en este lugar ahora?

 

 

 

 

 

 



Byther

Editado: 16.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar