Jamás: el comienzo (1) ¡en corrección!

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 52

 

 

 

 

Los espíritus malignos y realidad

 

—Bueno, resulta que... —Hizo una pequeña pausa para tomar aire y adentrar misterio a la situación—, los espíritus malignos son seres humanos que no aceptan la realidad.

Alzo ambas cejas sin comprender lo que estaba diciendo. Lo miro fijamente a los ojos con una pequeña sonrisa sobre mis labios. No sé si lo que me estaba diciendo era cierto o quizás una tontería para que deje de joderlo con las preguntas.

—¿Qué tipo de realidad? —Pregunto acomodando mi vestido blanco con ambas manos.

—La muerte, Katy.

—¿Y los fantasmas? —Alzo amabas cejas.

—Los fantasmas son diferentes a los espíritus malignos, pero si no aceptan la realidad ellos se vuelven espíritus malignos tarde o temprano —Responde con suma facilidad para argumentar cualquier cosa.

No comprendo lo que sale de sus labios. Me resulta muy extraño, y raro. Él no era de esos hombres con los que se podía hablar de un tema tan oscuro y confuso como la muerte. Lo miré fijamente a los ojos y niego con la cabeza tan solo una vez.

—¿Por qué no aceptarlo? —Pregunto siguiéndole aquel juego.

—No lo sé, dímelo tú —Me responde con una gran sonrisa sobre sus labios.

—¿Por qué tendría que responder yo? —Le pregunto sin comprender.

Me era demasiado difícil de entender la conversación que estamos teniendo.

—Kath, nosotros... —Murmura oyendo el teléfono sonar.

—¿Nosotros? —Pregunto con el ceño fruncido ante el sonido del celular de él.

—No puedo decirte, pero puedo mostrarte —Comenta mirando la pantalla de su teléfono.

Parece estar enviando un mensaje. No comprendo la necesidad en enviar ahora un mensaje, no quiero que me oculte cosas, pero no es nada mío. Aun así, me destroza la idea de creer que… No te vayas de las ramas, Katy.

—¿Mostrarme qué? —Alzo ambas cejas esperando una respuesta.

—La verdad, Katy.

Suelto una carcajada sonora y asiento con la cabeza.

Para ser sincera no entiendo lo que está sucediendo o lo que sucederá próximamente. Supongo que todos debemos pasar por un momento como este o quizás uno peor. No debo exagerar mis problemas, no debo hacerlo.

—Bien... —Respondo visualizando como comienza a manejar nuevamente—, ¿Adónde vamos? —Pregunto con el ceño completamente fruncido mirando por la ventana del vehículo en movimiento.

—A mostrarte la verdad, Katy —Responde con tranquilidad absoluta.

Visualizo con tranquilidad absoluta el camino, noto con detenimiento que nos estamos acercando al cementerio de Chacarita. Aquel escenario tenía mucho sentido, después de todo estamos hablando de la muerte. En aquel cementerio había muchos famosos muertos, pero me resulta extraño que no me lleve al cementerio de Recoleta, supuestamente allí hay fantasmas y creo que sería mucho más fácil probar su teoría allí.

—¿El cementerio? —Pregunto con el ceño completamente fruncido.

—Así es...

Cuando detuvo su vehículo noto a los chicos frente a una tumba. Saludo con la mano ya que aún estoy en el auto de Javier, bajo del auto y me acerco a James, Leonardo y aquel otro chico que nunca dijo su nombre, pero aun así siempre o casi siempre estaba allí.

Los jóvenes se miraron y luego a Javier que se encontraba detrás de mí, me abraza por la cintura y no comprendo lo que está sucediendo. La imagen que me están mostrando es imposible de adivinar.

—¿Qué hacen aquí? —Pregunto con una pequeña sonrisa sobre mis labios.

—Ellos vinieron para mostrarte la realidad.

Giro alejándome de Javier para verlos esperando que me digan de una vez la realidad que me están dibujando con respecto a los espíritus malignos y los fantasmas extraños.

Los chicos comienzan a caminar con una pequeña sonrisa sobre sus labios.

—Bien, quiero ver la realidad.

Comenzamos a caminar con cuidado por el cementerio. Observaba todo con asombro, debo confesar que las lápidas se ven completamente perfectas y espero cuando muera poseer alguna de ellas. Tan hermosas y limpias como estas, quiero creer que así será.

—Espero que estés lista, no me gustaría saber que puedes acabar mal —Comenta Javier con hilo de diversión.

No veo lo divertido.

James niega con la cabeza.

Leonardo junto el otro joven sueltan una carcajada sonora ante lo que está ocurriendo.

Alzo ambas cejas sin comprender lo que estaba sucediendo.

—¿Todo está bien? —Pregunto viendo a los chicos.

Ambos asintieron con la cabeza.

James niega con la cabeza tan solo una vez.

—¿Qué tienes? —Me acerco a James con una pequeña sonrisa sobre mis labios.

James niega nuevamente y se detiene viendo los ojos de Javier.

—No puedo seguir con esto —Comenta con el ceño fruncido.

No comprendo nada, ¿no puede seguir con qué?, ¿qué es lo que estaba sucediendo?



Byther

Editado: 16.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar