jamas sere tuya

Tamaño de fuente: - +

capitulo 5

 

-Si no entiendes a la buena será a la mala y no te gustara nada así que mejor cuida tus palabras – su mirada es tan potente, tan penetrante que me da mucho miedo, me siento una prisionera entre su cuerpo tan pegado al mío y ese maldito mueble  me pongo muy colorada llevo muy rápido mis manos y las pongo a una distancia para que el ya no se acerque tanto, su mirada me recorre cada parte de mi rostro y veo que se detiene unos segundos en  mis labios, no sé por qué pero desvió  la mirada y agacho un poca la cabeza, ya que me ha puesto muy nerviosa, no tardó mucho en seguir cerca de mi cuando se aleja y en ese momento es cuando me siento aliviada ya que no está viéndome, lo sigo con la mirada y va directo a la puerta

-así que tú decides- dice sin voltear a verme, y sale de la habitación

-me tiro en el respaldo del mueble a llorar, por el terrible destino que me espera  a lado de un hombre que no sé qué quiere con migo, y en el que estoy segura nunca poder escapar, me levanto muy rápido ya que se me ha ocurrido una idea un tanto loca, corro a la primera ventana que veo e intento abrirla pero como era de esperarse está cerrada, miro hacia abajo y veo que estamos en una segunda planta en la que nunca me di cuenta cuando llegamos a ella

 

-cómo es que me he metido en este problema- me pregunto a mí misma ya que nunca me imaginé estar en esta situación, no ver a mi familia ni mis amigos y tan solo llevo un par de días, en los que he estado separado de ellos, alomejor mi madre ni me extraña ya que a veces se olvida de mí, o tal vez si y ya me andan buscando, eso es algo que nunca sabré, me desespero y recorro toda la habitación en busca de algo duro  con lo que pueda romper la ventana ya que es en su mayoría es vidrio, veo una silla y corro por ella la cargo y la aviento a la ventana con la ilusión de que este cristal se rompiera pero no fue así ya que la silla se regresó yo me acerco a la ventana y a esta no le paso nada  -pero de que es esta ventana- digo en voz alta

-es un excelente material que no se rompe tan fácil- volteo muy rápido ya que no conozco esa voz

-quien eres- pregunto tartamudeando aunque ya tengo una idea de quien, es ya que él fue el que evito que me mataran hace un momento cuando detuvo al otro tipo

-yo soy Nicolás, y creo que deberías de hablarme en otro tono ya que te he salvado la vida- nunca pensé que él me diría eso, pensé que sería una persona diferente pero por su mirada y tono de voz alomejor y es peor que el otro tipo

-yo no te pedí que hicieras eso por mí- le contesto enojada ya era cierto

-tienes suerte que él te quiera a su lado ya que ahora mismo estarías muerta por hablarme así- cuando lo escucho decir eso se me hela la sangre, y se me va a los pies yo solo lo miro y el a mí y no sé qué hacer si amenazarlo ya que ha dicho algo que alomejor y me ayude o  solo quedare callada y esperar a que se valla solo

-sabes él puede ser la mejor persona del mundo si sabes tratarlo, pero también puede ser el mismo demonio, así que procura no hacerlo enojar-

 

-y a este tipo que le pasa primero me amenaza y luego me dice que me cuide de él y que haga todo lo que él dice, aunque en el fondo siento que es el del que me tengo que cuidar y no del otro a alomejor de los dos, no se mi cabeza tiene muchas dudas de que pensar de los dos ya que ninguno puede ser mejor que el otro, agacho al cabeza intentando acomodar un poco mis ideas y cuando tengo otra pregunta el ya no está, volteo para todos lados buscándolo pero no lo veo por ningún lado,  me acerco de nuevo a la ventana para ver para donde se van todos los carros si es que llega a salir uno de aquí….

 

Llevo fácilmente como tres horas esperando a  ver un movimiento en esta casa pero no he visto nada, no sé si siempre es así o solamente desde que estoy aquí, tal vez sea que, no quieren que nadie los vea salir porque la policía ya los está buscando “una falsa ilusión que me hago” para permanecer cuerda en este lugar, de tanto que llevo aquí me ha dado hambre y no sé si alguien en esta casa se acuerde de mi y sepa que tengo que comer algo, aun con hambre sigo viendo a la ventana y esperando algo aunque no sepa que es…ya ha oscurecido y yo en el mismo lugar, quiero levantarme e ir en  busca de un interruptor para que dé perdido tenga un poco de luz en la habitación, cuando estoy dispuesta de hacerlo alguien lo hace por mí, por tanto tiempo que  pase a oscuras la luz me lastimo, yo agache la vista cuando me acostumbre a esta levanto la cabeza poco a poco,  y lo veo a él con un plato de comida y mirándome muy fijamente  

 

-te he traído comida- me alegro un poco porque en realidad tengo mucha hambre, se acerca a mí a paso lento cuando ya está a una distancia considerable de mí se agacha y se sienta en el suelo, yo selo miro la comida que trae, y cuando extiende el plato hacia mi yo lo tomo sin pensarlo dos veces, veo como en el hay un par de quesadillas un poco quemadas tal vez el mismo las ha hecho o no sé, y empiezo a comer el solo me ve y yo me pongo nerviosa



maria/A.M

Editado: 23.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar