Jaque

Tamaño de fuente: - +

1

Aquel viscoso liquido color borgoña oscuro que escurría entre sus dedos era cálido y espeso, mal oliente. Aferraba con vigoroso dolor el lado izquierdo de su tórax intentando detener la hemorragia de la herida donde se había alojado la bala. No era suficiente si quería salvar su vida, tendría que arriesgarse para salir de aquel agujero negro en el que se encontraba escondida, el callejón sucio y frío era un insalubre sitio para estar. Si no se movía pronto no importaría que aquellos matones no lograran encontrarla, iba a morir desangrada.  

Yacía sentada en una posición fetal se ocultaba entre botes de basura que debían tener años de suciedad encima. Semiinconsciente tomo oxigeno inhalando con dificultosa y jadeante debilidad, tragando saliva saboreo el hierro entre sus labios pálidos y secos, sabor que subió sus nauseas. Cerro los ojos por un segundo disfrutando la idea de no tener que sufrir mas, casi pudo palpar la sensación con las yemas de sus dedos y se sintió en paz con el mero pensamiento: entre este se coló en su mente otro mas desagradable, el hecho de morir entre la basura y la suciedad. Estaría bien para alguien como ella quien nunca fue lo suficiente para tener una vida digna.

Sacudió su cabeza estremeciéndose, negando el hecho de que debía morir en aquella putrefacción. Aquel pensamiento acelero considerablemente el latido en su pecho, la guerrera que vive dentro suyo no estaba de acuerdo en quedarse allí sin hacer nada, no estaba dispuesta a rendirse y envió un chispazo de adrenalina a su torrente sanguínea. Abre los ojos de golpe, la oscuridad del callejón dificultaba la visión, eso sin mencionar que la perdida de sangre hacia que todo a su alrededor fuera un borroso paisaje.

Apoyada en la pared se ayudo de esta para poder ponerse en pie, el temblor en sus piernas entumecidas por la posición en la que estuvo un tiempo notable. Se tambaleo hacia un lado en su primer paso golpeando con la cadera uno de los botes que cayo al suelo estrepitosamente haciendo un ruido que inundo sus oídos, la tapa de este rodó varios centímetros hasta que cayo a unos pasos de distancia. Una nueva bocanada de aire lleno una parte de sus pulmones provocando una tos que hizo que todo su esternón protestara dolorido.

Maldiciendo débilmente entre susurros da pasos cortos hacia delante, echando vistazos a los lados decidiendo por cual lado irse. Trastabillando se encamino a su lado izquierdo, el esfuerzo suscitaba a su estomago a contraerse estimulando las ganas de arquearse sobre su abdomen y vomitar.

—¡Aqui esta! — una frase masculina fue capaz de erizar hasta el ultimo vello de su piel. Habían dado con ella.

Se paralizo quedándose muy cerca de la salida de podrido y pestilente lugar. Con osadía echo un vistazo por encima de su hombro tanteando a que distancia de ella se encontraba el enemigo. Un joven de orbitas exorbitantes que le miraban de una manera cruelmente depredadora, curvo la comisura derecha en una sonrisa sardónica. La presa estaba a nada de ser suya y saberlo le divirtió. Levantando su arma entre las manos apuntando justo a la altura de su rostro se sentía el cazador novato que había vencido a los mas experimentados, sin pensarlo dos veces 
jalo del gatillo solo para que aquel gesto de suficiencia se viese empañado por la confusión. Las balas se le habían terminado.

Aquella fue una pequeña luz de esperanza para que ella pudiera escapar, no lo pensó dos veces cuando observo que el moreno echaba una de sus manos hacia la cinturilla trasera de sus pantalones. Sabia que en cuanto el cargara el arma no tendría mas oportunidad. A unos cuantos metros noto que venían los refuerzos y se echo a correr hacia delante pese a el sufrimiento que le sofocaba por la herida en su tórax.

—¡Que no escape! — escucho a su espalda antes de adentrarse en las calles del centro de la gran ciudad de *** .

Las luces que destellaban iluminaban todo a su alrededor, era una noche muy concurrida y si lograba perderse entre la multitud tendría mas oportunidad de sobrevivir. Su cuerpo se vio impulsado hacia delante trastabillando un par de centímetros antes de caer en picado en el duro cemento, las banquetas estaban mojadas y resbaladizas gracias al chubasco que había suscitado hace a penas media hora. Un bestial desgarrador alarido animal escapo de sus labios al momento de que su vientre impacto contra la rigidez del suelo, un tormentoso dolor le recorre el torso mientras se incorpora en un santiamén. No era momento de lloriquear o iba a lamentarlo mucho mas que aquella caída.

Sentía los pasos de sus enemigos resonar cerca de su oído, sabia que eran ellos y que no tardarían en llegar a su lado si no se daba prisa. Apretó mas fuerte la herida y se echo a correr nuevamente adentrándose en la avenida pozos que era conocida por ser de las que solía tener mas trafico vehicular. Zigzagueo entre los coches que estaban parados esperando que el semáforo se pusiera en verde para poder arrancar. El cruce de la avenida con la carretera principal estaba a metros de distancia y su objetivo era pasar antes de que sus atacantes abría un par de ventanas para su escape.

Un zumbido que pasa cerca de su oreja derecha la pone en sentido de alerta agachando su cabeza lo mas que puede y seguir corriendo. Los estruendos de vidrios rotos a su paso le indica que son varios los que han comenzado a disparar a distancia con la clara intención de no dejarla con vida. Aquello no hizo mas que hacer que se precipite ante la carretera principal, el chirrido de unos neumáticos al frenar de prisa se escucharon por lo alto y tapando la visibilidad con humo que salio de estos al derrapar contra el pavimento, y antes de que la rubia pudiera reaccionar fue embestida por una camioneta negra, golpeando con fuerza en su torso derecho impulsándola a chocar la frente contra el capo del vehículo antes de salir disparada hacia el lado contrario rebotando su cabeza contra la dureza del pavimento dejando el cuerpo de la joven boca arriba con los brazos y piernas abiertos figurando una estrella de cinco picos.



Dariana Iñiguez

Editado: 02.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar