Juegos de Amor

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 4

Karla entro al salón antes que todos, no se había sentido muy bien durante el descanso, al llegar se percato que no había nadie y sonrió, se le ocurrió una genial idea, se asomo a la puerta y verifico que no viniera nadie, se acerco al morral de Mauricio saco la billetera, luego fue al puesto donde esta el morral de Ana Milena y la guardo, Paola, una chica nueva, prima de los gemelos, que había entrado hacia unos días vio todo

No te cae nada bien tu prima ¿verdad?

¿Que haces aquí? – Dijo Karla sorprendida

Te recuerdo que también estudio aquí, pero eso no importa, la pregunta es ¿Qué buscas tu en el puesto de tu prima?

No es de tu incumbencia

¿A no?

No

Pues te equivocas queridita- suspiro - Tengo que darte algunas lecciones

¿Qué quieres decir?

Quiero decir que debo enseñarte a no ser tan descuidada, no te fijaste que yo estaba en la puerta mirando todo lo que hacías

¿Todo?

Todo

No puede ser, yo mire bien y no venia nadie

El chiste es que vi lo que hiciste, y te cuento que si es de mi incumbencia por que en este salón también hay gente que no me agrada, si quieres, podemos unir fuerzas y ayudarnos mutuamente, podemos crear un pequeño infierno en grado once ¿Qué dices? ¿Qué dices Karla?

¿Por qué?

Ya te dije que hay algunas personas en este salón que no me caen bien

Como por ejemplo

Las novias de mis primos

Eres de las mías, esas niñas son insoportables

¿Ves que estamos de acuerdo en algunas cosas? ¿Qué me contestas?

Esta bien, pero te advierto que no soporto las traiciones

Yo tampoco Karla, yo tampoco – entro Mauricio

¿De que hablan estas dos bellezas?

Nada importante, le preguntaba a Paola que tel le ha parecido el colegio

De verdad ¿Cómo te has sentido?

Excelente, lo único que me ha puesto los pelos de punta es que me quede sin menuda y me estoy muriendo de sed

No te preocupes, creo que tengo algunas monedas en mi billetera

Ay no, me da mucha pena

Tranquila, deja hacerte una atención como bienvenida a tu nueva escuela – Mauricio busca en los bolsillos de su pantalón – Ay debí dejar la billetera

Busca en tu morral amor

Es cierto – Mauricio toma su morral y busca por todos lados, Karla mira a Paola, mientras Mauricio buscaba llegaron el resto de los compañeros - Se perdió mi billetera – Grito Mauricio todos lo miraron expectantes

No puede ser, ¿ya buscaste bien? – Le dijo Karla

Si, no esta en mi morral, ahí la deje

Hay que buscar en todos los bolsos, no se puede perder la billetera de Mauricio – sugirió Paola

Por supuesto que no, yo misma buscare – dijo Karla

Tranquila Karla, déjame a mi – Paola fue busco en todos y cada uno de los morrales de los compañeros, llego al puesto de Ana Milena y busco en su morral, saco una billetera – Esto parece una billetera de hombre, es tuya Ana Milena? – Ana Milena la miro sorprendida

No, por supuesto que no

Esa es la billetera de Mauricio – dijo Karla

Parece que encontramos a la ladrona – dijo Paola sonriendo

Les juro que yo no tome esa cartera – dijo Ana Milena con lagrimas en los ojos y mirando a Mauricio

No lo puedo creer, mi mama debe saber esto – Karla intento salir, Sofia la detuvo

Tu no vas a ningún lado – la tomo por un brazo

Suéltame

No vas a decirle nada de esto a tu mama

Mi mama debe saber que Ana Milena es una ladrona

No es verdad, no soy ninguna ladrona, no se como llego esa cartera a mi morral

Volando me imagino, nadie mas que tu pudo haber metido la cartera de Mauricio en tu morral – Llego la profesora de Mariana

¿Qué pasa?

Descubrimos una ladrona en este curso – Informo Paola

No es verdad – se defendió Ana Milena

¿No es verdad? ¿Entonces cuando yo encontré la cartera de Mauricio en tu bolso estábamos todos soñando?

Yo no soy ninguna ladrona

Me pueden explicar que es lo que esta pasando – Exigió la profesora

Profesora, descubrimos que mi querida primita se robo la cartera de mi novio Mauricio

Ana Milena es incapaz de hacer algo así – Expreso la profesora Mariana

Usted apenas conoce a mi prima

En el poco tiempo que he tratado con ella me he dado cuenta como es Ana Milena, y puedo asegurar que ella no haría algo así

Las apariencias engañan

Yo no robe esa cartera, se los juro ¿Qué necesidad tengo de estar robando?

Como no tienes dinero – Insistía Karla

Con lo que me da mi tía me basta y me sobra – Mariana se acercó a Ana Milena

Yo estoy segura que no eres culpable, pero de todos modos hay que informarle a la señora Alcántara

Es exactamente lo que voy a hacer – dijo Karla

No vas a hacer nada Karla – dijo Mauricio - yo soy el afectado y yo decido que se va a hacer. Profesora Mariana, por favor, dele aviso a la señora Directora

En un momento vuelvo – dijo la profesora saliendo del salón de clases

Mariana llego al oficina de Débora, se sentía abrumada por la situación, sabia perfectamente que Ana Milena no era capaz de hacer algo así, era una niña dulce y muy disciplinada, tenía que tratarse de una broma, pero era su deber informarle a la directora ya que de todos modos era su sobrina, toco la puerta



Pau Sisi

Editado: 09.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar