Juegos del destino

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 16


— ¿Sabes por qué te traje aquí? — pregunta mientras baja su mano a uno de los cajones que no se encuentran a mi vista. Pero que con solo escuchar el sonido cuando se abre, sé que está allí. Lo que no sé es que contiene.

— S-sí — balbucee.

— Tranquila. No tengas miedo. No hay porque tenerlo— dice enderezando si cuerpo con lo que sea que sacó de aquel cajón.

Por favor que no sea un arma — suplico para mis adentros.

A mi vista queda una carpeta que el señor Cardwell me extiende.

— Soy un hombre de palabra. Te di tiempo de decidir. A decir verdad no sé cuál es la decisión que tomaste. Sin embargo, soy un hombre de negocios por lo que es normal anticiparme a los hechos. Aclaro, esto no quiere decir que te estoy obligando. Es solo estar un paso adelante. Sin embargo, la decisión final la sigues teniendo tú.

Miro el folder que me muestra con recelo. Sin embargo, la curiosidad puede más.

Tomo el folder con mis manos. A pesar del miedo que me invade me sorprende que mis manos no tiemblen.

Trago en seco y me decido a abrir el folder.

En letras grandes se encuentra en el primer documento: ACUERDO DE CONFIDENCIALIDAD.

Miro al hombre que se encuentra al frente mío. Quién me observa con una sonrisa ladina.

— Léelo — me dice haciendo que dirija mi vista al documento.

ACUERDO DE CONFIDENCIALIDAD

Fecha: 09/07/2018

El presente documento tiene el fin de que la señorita Zoe Cecilia Johnson Peñalver con CC. xx.xxx.xxx se comprometa a no divulgar ningún tipo de información tanto de la empresa TeSoIn como de lo que se entere o conozca de la familia Cardwell. Tiene rotundamente prohibido hablar con amigos, familiares o personas desconocidas de lo que trabaje o conozca. Incluyendo entre estos que conoce al verdadero dueño y susesores de la fortuna que conlleva TeSoIn. Si en algún momento durante el tiempo que se relacione con la familia, es víctima de algún rumor relacionado con la misma. Solo podrá decir lo que las personas de relaciones públicas o el señor Cardwell le diga. Cualquier duda o inquietud en el actuar que la señorita anteriormente mencionada considere que puede romper dicho acuerdo. Deberá de informar y preguntar qué es lo que debe de decir o hacer.

El incumplimiento de dicho acuerdo será penalizado con la suma de $ 100'000'000'000'000 de dólares.

Abro mis ojos como platos. Nunca había visto tantos ceros en mi vida. Incumplir este acuerdo era venderme como esclava. 

Trago grueso.

— Sigue leyendo.

Volteo la hoja encontrándome así con otro documento del cual se evidencia en letras grandes: CONTRATO LABORAL DE LA EMPRESA TESOIN

Leo atentamente el documento, con el miedo de que me penalicen con una suma igual o superior al anterior documento. Sin embargo, en este no lo encontré.

Resumiendo lo que dice el contrato, se trata:

De que la persona que firma este contrato se compromete a ser trabajadora única y exclusivamente de la empresa TeSoIn. Que solo necesitara que cumpla sus funciones según su profesión. Tomando en cuenta que lo que haga, diga o se entere no puede infringir con el contrato de exclusividad. 

Además de los términos típicos de cualquier contrato. Esté contiene:

Un salario de 5 Millones de pesos libres. Después de pagar todas las prestaciones y servicios. Vacaciones anuales las cuales el trabajador escoje. Entre otros privilegios que muchos desean tener en su trabajo.

Privilegios de trabajar para una empresa tan grande.

— ¿Preguntas?

— ¿Por qué tantos privilegios si trabajo para usted? — pregunto omitiendo la pregunta que tanto quiero hacerle. Pero que sé su respuesta. No quiere que divulgue quién es realmente el que es dueño de todo. Debido a que con ello podrían atentar contra él y los suyos. Por eso es preferible el anonimato.

— Fácil. El tratar bien a mis trabajadores permite que estos, sientan lo que hay en la empresa como suyos. Claro esta, sin serlo. — lo miro confundida— en pocas palabras. Que ellos tengan el sentido de pertenencia. Que no dañen, no roben ni divulguen lo que allí se hace. Debido a que se les proporciona todo lo que ellos necesitan y quieren.

— Aunque eso solo sea para los hombres.

— ¿A que te refieres?

— Sé perfectamente que aunque en las políticas públicas de su empresa existe un documento donde se muestra que todo es armonía. Bien sabemos que eso solo sucede si son solo hombres lo que trabajan. En esa empresa aunque los trabajadores son los mejores, también tienen consigo un pensamiento cuadriculado que no los deja ser buenas personas.

— ¿Pensamiento cuadriculado? — pregunta él ahora confundido.

— Sí. El pensamiento de que lo que hacen está bien por el simple hecho de que anteriormente se hizo y funcionó. Ese pensamiento de que lo que ellos dicen no tiene fallas y que por ello todos deben de someterse. Ese pensamiento en el que solo los de su "clase" como ellos se denominan pueden triunfar.

— ¿Que tipos de pensamientos creen que tienen mis trabajadores? — pregunta colocando sus codos sobre el escritorio e inclinándose ligeramente hacia al frente.

— El pensamiento de que solo los hombres piensan — digo finalmente — el pensamiento de que la mujer sino se encuentra en casa cuidando del hogar, estorba. El pensamiento de que ellas solo sirven para nada. El pensamiento que si quieren ser distintas están locas y deben de darles una lección. — el señor Cardwell sonríe de lado — ¿Sabes? Siempre me he cuestionado si dentro del perfil psicológico que realizan para los trabajadores debe de encontrarse el machismo para ser contratados.

El hombre sonríe de lado :— Era verdad lo que me han contado de ti.

— Quizás sí, quizás no. Todo depende de que le digan.

— Que eres frentera. De carácter fuerte. Indomable.

— Seguramente. En la vida solo triunfan los de ese carácter. Los demás sólo son sometidos o ignorados por ser débiles. Y yo no nací para ser ninguno de ellos. El que quiera propasarse conmigo tendrá su merecido. Pueden ganarme de diversas maneras. Pero la inteligencia prevalece ante ellas.



PaolaOspino

Editado: 11.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar