jugando con la virgen

Tamaño de fuente: - +

nuevo día , misma rutina

  Emily :

Suena la alarma me muevo en mi cama para dos personas trato de apagar mi alarma pero mi resultado es caer de esta frustrada camino a la ducha a darme un baño ya lista guardo mis cosas en la mochila además de mis lentes bajando con todo por las grandes escaleras de la mansión y me dispongo a saludar a mi nana ella es como mi segunda madre.mis padres nunca están en casa por motivos de trabajos y que decir de mi hermano que se la pasa en fiestas de su fraternidad siempre a sido así. Como rápido mi desayuno despidiéndome de mi nana subo al coche y mi chófer parte rumbo al instituto.

(***)

Me bajo del auto caminando por el gran instituto y justo rechina la campana que da comienzo a clases así que entro a la sala algunos me miran como bicho raro otro solo me ignoran, paso con la cabeza agachada a mi puesto dejando la mochila atrás tomo mis audífonos y mi libro preferido sumergiéndome en otro mundo donde no hay tanta maldad pero eso no dura mucho ya que llega megan la zorra con sus perras falderas literalmente me quitan mi libro y para colmo me rompen mis preciadas frases que remarco en cada página que me gusta.

- pero miren la cuatro ojos no te cansas de ser tan aburrida.

"aquí vamos"

- mira megan prefiero ser aburrida ¡que zorra como tu!

apuntándola con mi dedo enojada.

- o no maldita ¡grave error!

respondió la perrito faldero pasando por delante mio chocando mi hombro fuerte mente en mi hombro frustrada tome las paginas cortadas guardándolas en mi bolso tendré que comprármelo de nuevo, luego de unos minutos llega el profesor y todos los que estaban afuera entran hasta que alguien se sentó al lado de mi puesto mire por el rabillo de mi ojo y no puede ser ya mi día esta peor de lo que estaba.

"Scott cárter"

estúpido engreído que se cree que con una sonrisa hace todo o gana todo.

trate de poner atención al profesor pero con este al lado no se puede a cada rato movía su mesa tocando mi hombro dios ¡dame! paciencia para no cometer un crimen.

- puedes parar de mover tu mesa por favor.

El dejo de mover la mesa agradeciendo mentalmente pero no quedo ahí porque se fue acercando mas a mi dejando un pequeño espacio susurrando en mi oído.

- eme yo se que me amas pero no dejare de molestarte por que simplemente no se me da la gana cerebrito .

" que ¡ego! este imbécil"Sonrió de lado dejando un pequeño beso en mi oreja que llegó a estremecerme sin embargo me dieron ganas de decirle un par de improperios.

- estúpido y no me llames eme.

- tranquila que es de cariño.

rodé mis ojos tratando de poner atención en la clases pero el seguía con su comportamiento de "nada me importa" al pasar los minutos rogaba porque tocaran el receso y así fue me levanté rápidamente de mi puesto tome mis cosas estando apunto de salir pero un brazo me detiene mi caminata gire y no puede ser el de nuevo mi día no puede ser la misma rutina.

 



mari

Editado: 21.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar