Juliette origins

Tamaño de fuente: - +

parte IX

 

Julieta dormía profunda y cómodamente en su acogedora cama, los rayos del sol se colaban por las cortinas, el día era perfecto para salir a divertirse cosa que pensaron los padres de la pequeña, mientras esta dormía ellos montaban una pequeña parrillada en su jardín con todo lo que le gustaba, su madre subió a su habitación y contemplo a su pequeña profundamente dormida, se acercó a ella y comenzó a moverla, como no se despertaba procedió a quitarle el edredón, la pijama de la pequeña es un short y una camisa, pudo ver que en su pierna tenía un moretón

-juli pequeña, porque tienes esto*dice señalando el moretón*

-ha eso, es que me caí, ¡sí! me caí y por eso tengo ese moretón *dice algo nerviosa*

Su madre hace una mueca de duda pero quien se lo decía, era nada más y nada menos que su hija la pequeña Julieta, la hija perfecta si ella lo decía tenía que ser cierto así que simplemente asintió y le dio la más tierna y cálida sonrisa que pudo a su hija

-bien vístete y te espero abajo*dijo levantándose de la cama* ha por cierto hoy viene tu primo Louis,

La pequeña dio un gran salto de felicidad, su primo Louis era mucho mayor a ella, el joven de 17 años de edad era su confidente, era como su hermano, 9 años atrás, tras el incidente de los padres de Louis donde lamentablemente perdieron la vida, el quedo bajo tutela de sus tíos los padres de Julieta, desde entonces ambos se volvieron muy unidos, años después el joven debió ingresar al colegio este quedaba lejos de la nueva vivienda, así que sus tíos le rentan un apartamento pequeño cerca del colegio y le dan una mensualidad para que se mantenga,

La pequeña tomo un vestido de hermosos holanes, se ató el pelo en un moño y coloco un pequeño broche con la forma de una flor de loto en su cabello,  se colocó unas calcetas altas y unos zapatos que hacían juego con su atuendo, tomo un par de muñecas y bajo corriendo atravesó la sala, la cocina y llego al patio trasero, de lejos pudo ver una silueta larga y bien formada era el cuerpo de un hombre adolecente, un cuerpo que reconocía

-¡lu! *grito con alegría* viniste,

La pequeña se abalanzo sobre el joven y este la abraso con  fuerza,

-¡peque!*dijo con entusiasmo* hola peque, sabes te extrañe mucho

-¿Ya estás de vacaciones? ¿Te quedaras? ¿Juegas conmigo?*dijo rápidamente la pequeña*

-tranquila, pareces un huracán *dijo con una sonrisa en el rostro* y las respuestas son, si, si y talvez

-como que talvez,*dijo molesta* prometiste jugar conmigo cuando salieras de vacaciones

-en serio, mm creo que estoy perdiendo la memoria*dice haciéndose el inocente* sabes creo que en mi mochila deje un  cajita azul con un moño blanco ¿quieres ir a ver qué es?

-si en donde está tu mochila*dice entusiasmada*

-en la sala, ve corre *dice empujando a la pequeña*

La niña corrió lo más rápido que sus pequeñas piernas le permitieron, paso justo alado de su madre y esa le hiso una seña a él joven

-que pasa tita*dice con una sonrisa*

-hijo necesito un favor*dice con un toque de angustia en su rostro*

-claro que necesita*dice jugando con su sudadera*

-mira no le digas a tu tío pero, Julieta a estado actuando raro, llega de la escuela y se duerme o come mucho menos de lo normal, hay otra cosa tiene un moretón en la pierna cuando le pregunte como se lo había echo me contesto que por una caída*dice algo angustiada*

-tita, si mi peque dice que se callo es por eso*dice mientras pone una mano en el hombro de su tía*

-si lo sé pero me contesto muy nerviosa como si no supiera que decir*dice viendo a su marido* tengo miedo de que le estén haciendo algo y no nos quiera decir

-eso si es malo, mi peque nunca habla con nerviosismo a menos que sea alguna travesura o…*hizo una pequeña pausa* que la estén molestando,

-por favor habla con ella*dice viendo a los ojos a su sobrino*

-lo are *dice decidido*

-lu es una muñeca cierto*la pequeña interrumpió la plática*

El joven tomo la mano de la pequeña y la llevó a su habitación

-peque mira te compre una muñeca muy especial*dice con una sonrisa*

-wow  *dice la niña feliz*

-si es una hermosa muñeca que se parece a ti*dice despegando la cinta adhesiva del papel*

- como se parece a mí*dice la niña*

-es muy linda es una muñeca de pelo negro ojos oscuros, tiene la piel muy bonita y blanca como la tuya y viste un vestido de holanes azul muy parecido al tulló**

-de verdad, y como se llama*dice con una cara alegre*

-se llama Julieta**

-igual a mi**

-sí pero debes de tener cuidado con ella, es una muñeca muy sensible*dice terminando de sacar todo el papel que adornaba la caja*

-como sensible*dice con una cara de curiosidad*

-es una muñeca hermosa, ya te lo dije se parece a ti es dulce y delicada, es una muñeca de porcelana*dice mostrando la muñeca*

La pequeña Julieta al oír muñeca de porcelana puso los ojos en blanco, se bajó de la cama y corrió a una esquina se acomodó y cubrió su cara



Gisela M.

#3265 en Thriller
#771 en Terror

En el texto hay: miedo, golpes y lagrimas, psicópata

Editado: 19.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar