Justicia de Amor

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 1

10 años atrás.

En un barrio de la zona norte de la pronvincia. Una jovén llamada Valeria, de unos 17 años, vivía con su tía, ya que hace unos meses su madre murió dando a luz a Mariano, hermano de Valeria. Su padre luego de que su madre falleciera se fue y no lo volvieron a ver, por ende su tía se hizo cargo de ellos. Valeria desde ese momento de la muerte de su madre y el abandono de su padre, quedó en un estado de shock, como si su unico sentimiento fuera tristeza, pero ella junto con su tía cuidaban a Mariano, y solo él la hacía reír con las cosas tiernas de bebes que hacía. 
 Por otro lado, Leo, era de una familia rica, integrada por su madre Carmen, su padre Juan y su hermana Zoe. Su familia tenía una empresa conocida como "Life Company" . A Leo nunca le interesó los negocios de la empresa pero su padre quería que él sea su heredero y debía hacerse cargo del futuro de la empresa. En Life Company se dedicaban a fabricar productor naturales y sanos, que se utilizaban para el consumo y para la salud.
Valeria con tan solo 17 años debía trabajar en un bar para ayudar a su tía con los gastos.
Leo fue a ese bar para tomar algo con sus amigos. Y Valeria lo atendió:
-Hola, buenas noches, que desean tomar?
Leo le dijo:
-Traeme un whisky. Gracias.
Valeria lo miro y le dijo:
-Claro, dame tu identificación.
Leo no era mayor por lo cual no le iban a servir bebidas alcohólicas. Así que tomo su billetera, sacó dinero y lo deslizó hacía Valeria. Y dijo:
-Hay otra manera de que te ganes una buena propina, ¿Sabes cual? Que me traigas el whisky y lo de la identificación queda entre nosotros.
Los amigos de Leo se reían y Valeria lo miro con cara de desprecio. Y le dijo:
-Claro, ya te lo traigo. 
Leo le dijo a sus amigos:
-Vieron como todo el mundo tiene su precio-. Y soltó una risa.
Valeria estaba de espaldas y se fue a buscar el whisky y volvió a la mesa de Leo. Y le dijo:
-Para que aprendas que no todos tenemos un precio como dices-. Valeria tiro todo en el whisky en la cabeza de Leo, le mojó toda la cara, y la remera. Los amigos de Leo reían.
Leo exaltado le grita a Valeria:
-¡HIJA DE ...! ¡Lo hiciste a propósito!.
El jefe de Valeria vió todo y la llamó furioso. 
-¡Valeria! ¿Por qué carajos hiciste eso?.
Valeria intentó contarle pero el jefe la interrumpió diciendo:
-Sabes que no quiero escuchar tus excusas, vas y le pides disculpas al joven. O si no te quedas sin empleo por mala atención.
Valeria furiosa se dirige a la mesa de Leo y le pide disculpas. Leo se retira con sus amigos.
Leo le dice a sus amigos:
-Esa chica tiene carácter. Pero así me gustan.
Ya era de noche como las 12 pm, Valeria se dirigía a su casa caminando. Al llegar tomó a su hermanito a upa y lo llevo a dormir con ella. 


Al día siguiente Valeria había desayunado y se iba para el colegio y luego a trabajar.
Al llegar al trabajo, se dirige a una mesa, en la dicha mesa estaba Leo, Valeria no se había dado cuenta que era el hasta que dijo:
-Hola, que deseas to... ¡Otra vez vos! ¿Que queres? Decime... ¿Queres que me echen del trabajo?.
Leo riendo le responde:
-Tranquila leona. Solo vengo a tomar algo y esta vez que sea por la boca y no por la cabeza si te parece. Y quiero un licuado de frutas, sin alcohol, porque obviamente me vas a querer pedir la identificación.
Valeria sonrió sarcasticamente y dijo:
-¡Muy bien! Veo que nos vamos entendiendo. Ya te lo traigo.


Media hora más tarde
Valeria llevo por segunda vez un licuado para Leo, y le dijo:
-¿Cuantos más piensas tomar? Digo porque no creo que tantos licuados le hagan bien a tu estomago.
Leo rió y le respondió:
-¿Quieres que te diga la verdad? No los estoy tomando, solamente los pido para verte a vos, va...digo para ver como te enojas.
Valeria sonrió girando la cabeza. Y Leo agregó:
-¿A que hora sales de trabajar? 
Valeria le respondió:
-¿A que se debe esa pregunta?
Leo sonrió y le respondió:
-Lo preguntó, porque te podría acompañar hasta tu casa, digo porque se que acá terminan de trabajar un poco tarde y la calle esta peligrosa.
Valeria rió y le dijo:

-Dime, ¿Qué te hace pensar que dejaría que el chico que ayer me hace casi perder mi empleo?

Leo sonrió y contestó:

-Te aseguro, te super aseguro, que no soy así, ayer no tuve un buen día y vos no me querías dar un trago, cosa que te entiendo porque no depende de vos. Pero dame una oportunidad y te puedo demostrar que no soy ese tipo de persona.

Valeria le dijo:
-Mmm, salgo 12:30. Tienes como una hora todavía, así que no te preocupes, puedo ir sola.
Leo le dijo:
-Tranquila yo espero. Y además puedo seguir pidiendo licuados pero si me los traes vos.
Valeria se rió y se fue a seguir atendiendo.



VargasAgustin

#6327 en Novela romántica
#2131 en Joven Adulto

En el texto hay: romance, amor, venganza

Editado: 03.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar