Koree...La historia del hacker que se enamoró

Tamaño de fuente: - +

Tiempo pasado: Año 1995 (Parte 2)

—Luka…Hacerte cargo de una criatura tú solo…—Dijo con voz paciente el galeno resoplando y agarrando su cabeza.

—Mire doctor Díaz, con todo respeto, creo que eso no es de su incumbencia—Respondió Luka levantando una mano, indicando al doctor que parara de hablar.

—De acuerdo, tienes razón. —Finalmente acordó Díaz

—Como yo soy quien trajo a esta criatura a la vida debo ser el que firme los papeles indicando bajo qué circunstancias nació y qué maniobras realicé para poder mantenerlo con vida, tal vez eso pueda jugar a tu favor.

—El problema es que la madre del niño figurará como casada, y obviamente me preguntarán por qué figuras como padre, así que sólo necesito que hagamos unas muestras de ADN, para asegurar tu paternidad, y así puedas criar al niño. —Agregó el doctor mientras terminaba de darle los primeros auxilios al bebé

—En este momento no soy capaz de pensar en nada doctor, pero aprecio su ayuda y por supuesto que me haré los exámenes, ahora… ¿Puedo conocer a mi hijo? —Suplicó Luka estirando sus manos hacia Díaz, quien se lo entregó.

El corazón de Luka se enterneció aún más al ver a ese ser de cabellera colorada, aunque escasa, igual a la suya.

La piel blanca y suave del bebé y esos pequeños deditos que se aferraron a la mano de Luka, hicieron que éste último derramara unas lágrimas.

Luka tenía un secreto que había guardado por años.

Siempre estuvo enamorado de Luned…Luned Amstrong el nombre que lo acompañaba todas las noches en sus fantasías.

La había conocido un 7 de septiembre, hace más o menos un año. Aquel cabello largo y sedoso caía detrás de sus oídos, como el fuego que encendía en su interior. Lo había cautivado con esos ojos del color de la miel.

Sabía que estaba prohibida, sabía que esa mujer ya era de otro hombre. Pero él mismo lo había permitido.

Él mismo había sido el causante para que eso sucediera.

Dejó que otro hombre la conociera, que la hiciera su novia, y que hasta se casara con ella.

Ella también sentía cosas por él, pero tuvo que casarse con el otro hombre porque así lo decidió la familia de ella. Así que se encontraban a escondidas, de vez en cuando. Algunas noches se amaban hasta que el sol saliera y, otras noches, sólo unas horas. Así nadie sospechó nada.

La pasión con las que los dos se amaron, dio como resultado al niño que acababa de nacer.

Luned… Ahora yacía sin vida frente a él. La había perdido, y esta vez para siempre.

—Pero a ti no te voy a perder—Le prometió al niño que llevaba en sus brazos, al recuerdo que tenía de la mujer que amó.



Magic_girl

#382 en Detective
#201 en Novela negra
#5234 en Novela romántica

En el texto hay: tragedia, hacker, amor

Editado: 07.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar