Krang (el corazón de Ares)

Tamaño de fuente: - +

Epílogo

Cual ondas de descarga eléctrica sus palabras se reproducían, una y otra vez sobre nuestras pieles, había dejado una especia de soledad desquiciada que no quería aceptar mi cuerpo. Nada de lo que había sucedido quería aceptar, no quería creerlo, y era inevitable sentirme tan apretada y frustrada, tan llena de dudas e información sin procesar.

¿Iba a morir?, ¿moriría entonces?, ¿dioses, esto es real?, ¿Eros estaba hablando enserio?, ¿de qué se trata esto? Por favor, respóndanme.

— Esta es tu oportunidad.

— La visión no se cumplirá, no se cumplirá ninguna otra que veas de ustedes si él no elige.

Me pregunte a quién pertenecía la segunda voz femenina, era tan dulce y llena de una paz en la que no quería confortarme.

¿Elegir el camino?, ¿y por eso van a matarme a mi si no elige seguir el propósito? ¡Esto es injusto!

—No Neriem, no es así, nada es injusto.

No estoy entendiéndolo.

No hubo respuesta, me sentí desesperada.

¡No lo entiendo, explíquenme, ¿por qué están haciendo esto?, ¿por qué van alejarme de él?, ¿no lo estaba haciendo bien? ¡DIOSES!

—Escucha a Hera Neriem, ella sabe cosas ocultas que tú no y Eros hizo bien en advertirle a Kalai que ha cambiado su futuro, y que ahora depende de él abrir sus ojos y rasgar el velo que lo ha estado cegando este tiempo.

¡Explíquenme mejor, por favor! Grite en mi interior, mis puños se apretaron, el tiempo a mi alrededor fue tan lento a comparación de la conversación que estaba teniendo en mi mente.

—Cada ser sobrenatural tiene dos destinos, o sea dos caminos que puede llegar a recorrer de acuerdo a sus actos, mientras que el propósito es la razón, el motivo por el que nacieron en este mundo. Los orbes también tienen dos destinos: larga vida o muerte antes dé. Naciste para estar con Kalai y tener una larga vida, así como él nació para estar a tu lado: y el amor que han forjado no fue creado por nosotros, sino por ustedes mismos con sus actos.

Lo que quiero decir, Neriem, sabíamos que esto ocurriría, y no importa que hicieran el propósito que les correspondería se cumpliría al final. Kalai conoció dos destinos de ustedes, sobre todo lo que te ocurriría dependiendo de su elección, al convertirse en Krang, sabíamos que el abismo de sus recuerdos sería muy profundo e inalcanzable para hacerlo razonar incluso aun recordando su pasado a causa de ti.

Tu sola no podrías combatir contra su oscuridad, es por eso que apareceremos para advertirle los sucesos de sus actos, y solo mostrándoles las consecuencias es como pueden evitar que su error se haga más grande. Y aun así, no importa cuando grande sea el error, el propósito se cumplirá, tú tendrás al dios de la guerra Neriem, y ese hijo tendrá la sangre de Kalai.

  1. cambió su destino, eligió la muerte al ignorar raíces de sus recuerdos, sabíamos que lo haría, como también sabíamos que Eros actuaria cuando eso sucediera. Ya abrió los ojos, aunque sigue confundido en su camino, logró recordar ambos destinos suyos, solo hace falta que lo entienda y que regrese su confianza a nosotros.

Confía en nosotros Neriem, las adversidades ocurrirán y seguirán ocurriendo hasta que el niño nazca. Debes saber, que pase lo que pase, aun si el Todopoderoso este en silencio, no quiere decir que los ha abandonado.

Neriem, él te necesita.

Se erizó mi piel ante las desconocidas voces en mi cabeza que, no solo resultaban ser femeninas, sino masculinas. Estaba petrificada, y es que todo había surgido tan rápido que sentí que mientras ellos me hablaban tan solo pasaba media franja de segundo desde la desaparición de Eros.

Él te necesita.

Y volví a estremecerme por segunda vez y a gracia de ello, el nudo en mi garganta se abrazó con más fuerza. Rápidamente clave la mirada de vuelta a esa espalda rígida cuyos brazos se mantenían endurecidos, y sus puños apretados.

Tenía que averiguarlo, aun a pesar de escucharlos y confiar en sus palabras, quería oírlo de los labios de Kalai.

— ¿Qué quiso decir, Kalai?, ¿qué quiso decir Eros conque querías cambiar tu destino para salvarme?, ¿sa-salvarme de qué?

Su silenció me abrumo, me desespero aún más la fuerza de su respiración, y entonces, un fuerte respingón de mi cuerpo me pone de los nervios cuando él azota su puño contra la pared frente a él, soltando al instante un feroz gruñido que encoge mi cuerpo como respuesta.

—De morir.

La respiración se me acelera ante sus gruñidas palabras, ahora sus garras parecían tener el deseo de penetrar la pared de madera con la fuerza que sobreponían sobre esta. Quise acercarme, pero mis piernas quedaron sin movilidad, no fue lo único que quedo sin movimiento, incluso había quedado muda por su comportamiento, por lo desesperado y miserable que parecía estar. Sentí miedo, mi estómago se contrajo y se me oprimió el pecho en ese momento en que la idea de que él iba a huir ilumino mis pensamientos, de que iba a irse de mi lado y desaparecer.



Lizebeth Honny

#14 en Ciencia ficción
#183 en Fantasía

Editado: 26.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar