Kät'os: La Zarina del Tormento

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 5. LOS JUECES ESPECTRALES.

Siete seres de gran poder fundieron sus esencias tras haber decidido de forma unánime que querían un hijo creado conjuntamente con cada uno del resto. Y así pues, nacieron aquellos a los que elegirían como guardianes del equilibrio universal en el hipotético caso de que ellos mismos fallaran en este cometido por cualquier razón. Los siete elementos se fundieron con el resto, dando vida a veintiún seres especialmente poderosos y diferentes entre ellos, cada cual con dos habilidades de entre las siete y como híbridos que eran de dos elementostras sus nombres propios se les puso la partícula ‘Dur.

Tërr’Os fue la primera de los siete en ofrecer su elemento gobernado como base; junto a Äg’Osdio vida a Te Räksa’Dur, junto a Fhÿr’Os dio vida a Te Ïm’Dur, uniéndose a Ëlh’Os se la dio aTe Rö’Dur, después con Öbs’Os se la dio a Te Ïs’Dur, siguiendo con Kïn’Os que se le dio vida aTe Dä’Dur, finalmente con Nö’Os surgió Te Mï’Dur.

El siguiente en ofrecerse fue Äg’Os; que junto con Fhÿr’Os dio vida a Il Kaüm’Dur, siguiendocon la ayuda de Ëlh’Os con el que le dio vida a Il Ösdar’Dur, con Öbs’Os nació Il Äka’Dur,con Kïn’Os a Il Ëstar’Dur, y finalmente con Nö’Os a Il Ärunm’Dur.

El tercero que se ofreció fue el señor del fuego, que junto con el señor de los vientos le dio la vidaa Al Äs’Dur, siguiendo con la ayuda de Öbs’Os con quien hizo nacer a Al Ïn’Dur, junto aKïn’Os le dio la vida a Al Äksa’Dur, y por último junto a Nö’Os le dio la vida a Al Kräyi’Dur.

Siguiendo al señor del fuego, vino el señor del aire, Ëlh’Os; que junto con la esencia de Öbs’Oscreó a Am Däyi’Dur, después junto con la de Kïn’Os a Am Selëti’Dur, y finalmente junto aNö’Os, le dio vida a Am Kaörn’Dur.

El siguiente fue Öbs’Os; que junto a Kïn’Os creó a Es Dü’Dur, y ayudado por el poder de Nö’Osa Es Trä’Dur.

Por último llegó la esencia de Nö’Os como base; que unió su esencia con la de la señora de la luz,Kïn’Os, para crear al último de los veintiún guardianes: Ak Dhüra’Dur.

 

Cada uno de estos veintiún recién nacidos tenían aspecto de ser jóvenes de veintiún años, yaunque todos tenían sus rasgos físicos únicos, también algunos tenían algo en común, un rasgoque también los identificaba como hijos directos de cada uno de los siete supremos. Cada uno delos hijos directos de Tërr’Os tenían los ojos de color marrón oscuro, los cabellos formados porramas de árbol y su piel era también de color marrón oscuro como el barro; cada uno de loshijos de Äg’Os tenían los ojos azul claro y el color de su piel era clara como la azucena; los hijosde Fhÿr’Os tenían los ojos de color amarillo fulgurante y el tono de su tez era broncínea como elcobre; los hijos de Ëlh’Os de color verde y la piel con un ligero tono azulado como el cielo; loshijos de Kïn’Os de color blanco y la piel amarilla como el limón; los hijos de Öbs’Os de colorvioleta y su dermis era negra como la noche; y finalmente, el único hijo directo de Nö’Os, teníalos ojos de color gris y su piel era pálida como la de un muerto. Y las diferencias eran notables enla forma del cuerpo, el color del cabello y la personalidad de cada uno.

Una vez que fueron creados, los veintiún elegidos recibieron las alabanzas de sus padres, y lesfue encomendada una importante misión por estos mismos que los crearon. A partir de aqueldía, no sólo serían los suplentes de sus padres en el caso de que fallaran en el custodio delequilibrio del Universo, también se convirtieron en los guardianes absolutos de aquel paraíso enel que fueron creados: Ïniar, el planeta de reunión.

Se sentían los privilegiados por ser ellos quienes serían los sustitutos de sus padres, se sentíanorgullosos por tener bajo su custodio un tesoro tan preciado como les era su tierra natal, y sesentían invencibles pues nada podía separarlos, su unión era completamente perfecta. Losveintiuno estaban en perfecta sintonía entre ellos –estaba claro que también tenían una granunión con sus padres y tíos, pero no tan perfecta como con el resto de sus hermanos–, y suequilibrio era inquebrantable, por lo tanto su fuerza era ilimitada.

Durante eones de tiempo custodiaron con orgullo y felicidad el equilibrio de Ïniar, presenciaronla gran maravilla de la creación de otros seres en vivo y directo, y contemplaron alegres lasreuniones de sus padres y tíos en las cuales se contaban experiencias nuevas cada vez que sereunían –ya que tras cada reunión pasaban unos miles de años antes de la siguiente–.



LOBO FANTASMA

#6360 en Fantasía
#1668 en Ciencia ficción

En el texto hay: muertes, guerras, drama

Editado: 08.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar