Kät'os: La Zarina del Tormento

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 9. HACÍA LA HEGEMONÍA OSCURA.

Ëltt’Ho y el resto de sus hermanos hombres escorpión se habían quedado en el planeta Kïn’Eksüa con la única compañía de Önh’Ku –quien los miraba con prepotencia– y su milicia personal. Ambos antiguos E’nön observaban con atención las características del contrario. Al hombre escorpión le preocupaba que la sombra a la que había lanzado el desafío rompiera su palabra, mientras que a Önh’Ku le venían ciertas dudas de cómo acabaría esa pequeña confrontación, pero en lo más hondo de su interior algo clamaba con fuerza por cumplir la palabra que había dado –tendría una gran recompensa por ello–.

La tensión en el ambiente pudo hacerse más notable a cada segundo que pasaba, los hombres escorpión notaban que la sangre les bombeaba con fuerza en las sienes, la respiración seentrecortaba y se les secaba la boca; las sombras notaban que su viscosa sangre les hervía, todoslos poros de la piel oscura se erizaban, una de ellas se abalanzó de repente un estridente gruñidohacia Ëltt’Ho.

–¡He dado mi palabra! –Bramó Önh’Ku mientras arrancaba la cabeza de susubalterno con un aleteo de una de sus poderosas y grotescas zarpas. La dura expresión delantiguo campeón de luz se relajó ligeramente por la impresión que le causó tal escena y cerró losojos sonriendo aliviado.

–Y yo que me preguntaba si mantendrías tu palabra. –Manifestó

–No sé por qué, pero algo dentro de mí me lo pide suplicante.

–No puede ser –la expresión de Ëltt’Ho era ahora de extrañeza, ¿tú, una sombraconoces el código de honor y lo respetas?

–No lo conozco, pero me causa una sensación que me vigoriza de pies a cabeza.

–Esto va a ser realmente interesante…

–Desde luego… no cabe duda que serás un digno rival para mí…

Los dos guerreros se notaban ciertamente relajados, aunque no podía dejar de estar en tensión pues estaba claro que aquella iba a ser una pelea épica. Durante unos breves segundos se observaron detenidamente analizando el más mínimo gesto o atributo del contrario al dedillo, no podían cometer el más mínimo fallo; la respiración comenzó a agitarse, el corazón bombeaba cada vez más deprisa, finalmente una frenética adrenalina los poseyó por completo. Önh’Ku lanzó el primer ataque con un zarpazo descendente en mitad de un salto hacia delante contra su enemigo, Ëltt’Ho bloqueó el golpe con su gigantesca pinza la cual notó que era agarrada con fuerza y vio que la otra mano de su contrincante se convirtió en un perforador punzón que iba aensartarlo, por lo que su respuesta fue golpear con la cola en toda la cara del E’nön de las sombras haciendo que se estrellara abruptamente contra el suelo. Sin perder un instante ambos se lanzaron hacia el contrario dispuesto a morir o matar, Ëltt’Ho fue a golpear con su enorme pinza, amagó y con un brusco giro golpeó en todo el costado izquierdo de su objetivo quien aguantando el tremendo dolor agarró la cola de su agresor con fuerza y lo proyectó con violencia hacia el aire lanzándole miles de dagas oscuras que con un grito surgieron de su pecho.

El guerrero de luz optó por bloquear con su monumental pinza aunque recibió algunas dagas que se incrustaron en su cuerpo le produjeron algún corte. Tal furia le provocó esto que generó una lanza de luz con su mano izquierda lanzándola con odio vengativo, Önh’Ku quiso hacer alarde de su precisión al esquivar y esperó al último momento para dar un pequeño salto hacia atrás, pero para su sorpresa el arpón explosionó con un fuego devastador e incoloro creando miles de heridas y cortes en su cuerpo. Ëltt’Ho aprovechó para desplazarse a la velocidad de la luz y con su pinza estrelló, clavó y aprisionó a su enemigo en el suelo.

La sombra notaba cómo su respiración le iba abandonando paulatinamente, el antiguo E’nön de luz decidió rematarlo ensartándolo con el poderoso aguijón de su cola. Pero Önh’Ku decidió sacar todo su potencial sin reservas: se disolvió en un charco oscuro y viscoso que saltó sobre su enemigo aprisionándolo por completo. Ahora Ëltt’Ho parecía estar fundido en un solo ser con su contrincante, pequeños zarcillos surgidos de la masa oscura se fueron metiendo a través de susorificios bloqueando sus vías respiratorias. De repente un atroz destello surgió y explosionó desde el cuerpo del ahora protector del bando iluminado, Önh’Ku salió despedido hacia arriba ciego y semiconsciente, Ëltt’Ho aún estaba aturdido por la falta de oxígeno, pero no podía dejarque esa eventualidad mermara su determinación, así que con bríos renovados decidió efectuar un ataque a la desesperada; usó su pinza para localizar y fijar su objetivo que aún volaba ascendente sin control por los aires. Concentró todo su poder en su puño creando una jabalina de luz de proporciones demenciales, desde su aguijón disparó un rayo de luz que al impactar en el pecho de su objetivo lo hizo desestabilizarse aún más.



LOBO FANTASMA

#6377 en Fantasía
#1674 en Ciencia ficción

En el texto hay: muertes, guerras, drama

Editado: 08.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar