Kät'os: La Zarina del Tormento

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 13. LUZ Y OSCURIDAD: LEGADOS CONTRARIOS.

Muchas estaciones habían pasado ya desde que el pequeño Rä’ksel se marchara del planeta de los veintiún jueces espectros. Kïn’Os permanecía día y noche sentada en el más alto de los arrecifes –siempre acompañada por las melancólicas guardianas de su hijo–, mirando al mar y a su bello y claro horizonte. Para ella los minutos se hacían horas y los días años; se preguntaba dónde estaría su pequeño y cómo estaría, lo peor de todo era que el tiempo parecía torturarla con aquella infinita espera que jamás acababa. Fhÿr’Os y Tërr’Os intentaban animarla y distraerla día tras día, pero por más que hicieran, los pensamientos de la diosa luz tan sólo tenían cabida para su hijo pequeño, deseaba con todo su corazón que volviese a sus brazos, pero en el fondo, aunque no quería admitirlo abiertamente, sabía que aún quedabauna larga espera.

Por otro lado, E’liko, Öls’Ho y Tëk’Ku se encargaban de custodiar el equilibrio entre el poder delos dos cristales Khäidem que moraban en su poder. Cada uno estaba situado en un poloopuesto del planeta, de tal forma que su energía se repartía y se equilibraba creando una gruesamembrana de energía cristalina que protegía incluso la atmósfera del planeta, haciendo que elmundo de Schü’Täak fuese el paraíso más idílico jamás morado. Mientras que por otra parte, losveintiún jueces se encargaban de entrenar a todos los soldados supervivientes que aún teníanentre sus filas, haciendo nacer a otros tantos también. En tan sólo cuestión de diez años, elplaneta del equilibrio espectral había sido habitado por toda criatura necesaria, ya fuese en elmar, en la tierra o surcando los cielos. Y así una civilización más se hizo hueco en la historia delUniverso, todos aquellos guerreros sin hogar, ahora habitantes de Schü’Täak, y todos aquellosque nacieron allí, adoptaron el gentilicio de schüis.

 

Los años transcurrían, y la vida de todos los schüis había encontrado un equilibrio tan perfecto,que era el más próspero de los sueños; tan bello e inimaginable era todo allí, que hasta dabamiedo. No existía ningún tipo de problema en aquel mundo, tan sólo el temor a ser atacados yprivados de la libertad que tan merecida tenían por haber luchado día y noche por conseguirla.También se podría considerar un problema el que alguno de los incautos que se acercaban aespiar llegara a penetrar la barrera que protegía aquel mundo, pero toda sombra o no muertoque se acercara era fulminado al instante por una gigantesca descarga de luz eléctrica. Y asífueron pasando los años para los schüis, en espera del pequeño Rä’ksel, que seguramente yaestaría hecho un hombre, para que pudieran declarar la guerra abierta a la emperatriz oscura yasí liberar al Universo entero de su infernal yugo.

 

Mientras tanto, muy, muy lejos de allí, en un planeta de elementos cristalinos, conocidoantiguamente como Kerdyoräk; un gigantesco ser encapuchado y rostro tan brillante como elcristal de un espejo, observaba con los brazos cruzados a la espalda y mucha atención, todos losmovimientos de los que se valía para luchar un joven niño contra un demonio repleto deescamas. Los dos contendientes eran Rä’ksel y Seriko, que luchaban con ferocidad en unasingular batalla cuerpo a cuerpo. El niño había demostrado desde un primer momento ungrandioso potencial dentro de sí, estaba muy claro que poseía un poder demencial oculto, perotendría que aprender a explotarlo adecuadamente, y para eso estaba Elië’Sto Zërggo Adhün, elsabio y anciano señor supremo del tiempo.

–Muy bien… basta por el momento… –anunció–tomaos un respiro muchachos…

El niño de diez años jadeaba de forma muy considerable, cosa que preocupaba a Elië’Stobastante, pues habían transcurrido ya bastantes años desde que el niño fuese adoptado por él yparecía no haber aprendido aún nada, así que no le quedaba más remedio que tomar cartas en elasunto.

–Rä’ksel… ven aquí pequeño… –solicitó.

–Sí… –aceptó el niño acercándose a su tutor.

–Creo que tenemos un ligero problema…

–¿Cuál maestro?

–Eres muy buen estudiante, y tienes una memoria prodigiosa para captar conceptos,de tal forma que el idioma espectral lo has aprendido muy rápido… pero tus tácticas de batalladejan mucho que desear, estás empeñado en luchar cuerpo a cuerpo, sin usar tu poder o formaetéreos… no eres capaz de sacar todo tu potencial, porque parece que algo detiene en tuinterior al fuego y la luz que llevas contigo… dime pequeño… ¿qué acongoja a tu espíritu y a tucorazón?



LOBO FANTASMA

#6414 en Fantasía
#1699 en Ciencia ficción

En el texto hay: muertes, guerras, drama

Editado: 08.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar