Él de 24 y yo de 16

Tamaño de fuente: - +

Prólogo.

Hay un dicho famoso que dice que "para el amor no hay edad". La mayoría de la población humana suele malinterpretar el significado de aquella frase, pues todos creen que se refieren a que la diferencia de edad es lo de menos siempre y cuando haya amor de por medio. Y no seré hipócrita, yo solía formar parte de ese gran porcentaje de personas con pésima capacidad comprensiva. Por lo general, aquello no sería nada de qué alarmarse; no sería la primera vez que alguien lo creyera así. Sin embargo, el problema se presentó cuando noté que mi primer enamoramiento involucraba a un chico que era mayor que yo. Desafortunadamente para mi, no se trataba de alguien que fuera simplemente un curso más grande que yo o incluso tres años mayor. No, Sebastian me llevaba una gran diferencia de años vividos.

Para el amor no hay edad. Vaya frase tan jodida y fácil de malinterpretar, eh. Ahora entiendo que se refiere a que no importa cuántos años tengas, nunca es tarde para tener un nuevo romance; no como, al contrario, yo creía que podía estar con un chico que tenía ocho años más que yo. Pero ¡vamos!, quien popularizó aquel dicho lo hizo con intenciones de confundir, y a él, a ella o quien quiera que fuera, le atribuyo la culpabilidad de mi primer desilusión amorosa. Esa persona y su estúpida frase ocasionaron que mi mente de adolescente ingenua se hiciera ideas imposibles y se ilusionara con un amor imposible.

Porque sí, era un amor imposible. O tal vez no imposible, muchos en su lugar se habrían aprovechado de mi. Pero él era decente y me respetaba, sabía que eso no era correcto y lo frenó en cuanto lo notó. Y eso sólo me hizo desearlo más, pero él no me deseaba a mi. Entonces sí, era un amor imposible por varios factores.

Era un amor imposible porque él no me quería, pero yo a él sí.

Era un amor imposible porque él vivía en el centro de la ciudad, pero yo en las afueras de ella.

Era un amor imposible porque él tenía una novia, pero yo estaba soltera.

Era un amor imposible, pues él de 24 y yo de 16.



itan

#1657 en Otros
#548 en Relatos cortos
#135 en No ficción

En el texto hay: primer amor, corazonroto, amor imposible

Editado: 08.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar