La Alquimista

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO11

Mi cuerpo arde en fiebre y mi estómago aun lastimado sangra, mi brazo está herido.

-Diablos sí que supieron luchar – tomando un poco de Sauce Cereciano de su morral – esto ayudara a recomponerme – comenzando a mascarlo, provocando arcadas –Vamos, debo resistir

El sonido de la puerta siendo golpeado interrumpió a Chloe de su monologo

-Chloe estas bien, no saliste en todo el día – sonando preocupado – debes estar hambrienta ya que te saltaste el desayuno y el almuerzo

La pelinegra presurosa se puso en pie dirigiéndose hacia su ventana, divisando que la gran bóveda celeste yacía oscura con pequeños destellos

-Chloe responde – advirtió Cail – entrare

-Espera un momento – caminando hacia la puerta – ya es de noche

Cail, miro por el pasadizo suspirando aliviado, cerrando la puerta suavemente, dejando antes la bandeja de comida en las manos de Chloe

-Si estuviste dormida todo el día – mostrándose nervioso – fue difícil convencer a los soldados que se alojaban

-Que sucedió -tomándose con dolor la cabeza

-Sobre lo que hicimos ayer en la noche hubo un monto de rumores desde ataques terroristas hasta el derrocamiento del rey – moviendo negativamente la cabeza – las autoridades y los soldados dijeron que el supuesto agitador entro a la bestia para provocar destrozos

-Dijeron que nosotros trajimos a Caelesti – tomando presurosa el vaso de leche con un poco de pan

-Si , saben que somos dos , y uno de ellos es mujer – mirando molesto a Chloe

-En mi defensa diré que – atragantándose con el pan – Reconocieron mi voz a pesar de que intente hacer otra

-Tu voz es exactamente igual por donde lo quieras tomar – suspirando – Espero que no traiga problemas

-Que paso con los soldados que estaban aquí – pregunto la pelinegra

-Ellos sospecharon, pero les dije que mi abuelo tenía fiebre y como eras mi prometida era obvio que lo cuidaste durante la noche y por eso estabas descansando – agachando la vista sonrojado

-Así que ahora soy tu prometida – dando un mordisco al pedazo de pan – Para tu información no está en mis planes casarme aun

-Solo fue una mentira para que no siguieran con su cuestionario – tocando el vientre de Chloe

-Oye – golpeando al chico – Cuando te di esas confianzas

-Solo quería asegurarme de que tu herida estuviese curada – mostrando una cara molesta y sonrojada

-Solo lo hubieras preguntado – levantando su blusa – Casi esta lista, solo necesito un poco más de comida

-Solo eso – mirando la herida, aun esta roja y parece peligrosa

-Antes estaba peor – bajando la vista – digo que solo fue un golpe nada mas

-Ayer estabas sangrando – Cail miraba con desconfianza a Chloe

-Era la sangre de mi brazo – contesto la pelinegra tomando pacientemente otro vaso de leche

Cail miraba incrédulo a la pelinegra, ayer podría jurar que sintió la sangre descender por su espalda

-No tienes porque armar un problema, solo fue un golpe – dejando el vaso vacío en la bandeja – Posadero gracias por la comida

-Chloe, soy Cail te dije quien llamaras así

-Bueno Cail , necesito descansar – rascándose la cabeza –Puedes retirarte

-Está bien, nos vemos mañana – saliendo de la habitación de la chica

La pelinegra, tomo asiento en su cama respirando tranquilamente, sacando el pequeño espejo de su mochila

-Viejo eres tu – hablo al espejo

-Te dije que debes de llamarlo maestro muchacha maleducada – hablo Hakim – el anillo lograste recuperarlo

-Hakim ahora no estoy para tus estúpidos regaños , llama al viejo

-No esta salio , debes saber que siempre anda ocupado – hablo Hakim orgulloso

-Ocupado bebiendo mas de lo normal – soltó molesta – cabeza verde, sabes cómo va la investigación que mande

-La que enviaste por aquí – el peliverde mostro una sonrisa burlona – lamento decirte que no se nada

-Maldito enano malagradecido – mostrando molestia en su cara

-Tranquila – soltó con descaro Hakim – Los resultados estarán en poco tiempo , pero deberías dirigirte con respeto al maestro

-Bueno como veo que te empeñas en defender a ese viejo , no te interesara que tengo a un Caelesti como familiar – soltó , mostrando una sonrisa

-Un demonio , es verdad pero – pensando – no importa lo que digan siempre quería tener uno para investigarlo – el pequeño peliverde , fantaseaba sobre las diversas formas de experimentación que aplicaría a un demonio

-Pues ahora quien es tu maestro – soltó con malicia la chica

-Pues mi querida y preciada hermana claro está – soltó con respeto y admiración

-No digas que soy tu hermana, es grotesco saber que pertenecemos al mismo clan – hablo sarcásticamente la ojiverde

-Qué mala eres – haciendo un puchero – dime donde tienes a ese espécimen tan valioso

-Lo deje partir a las montañas, su cría aun no nacía era probable que muriera si se mantenía en este lugar

-Tendremos dos especímenes – soltó con alegría



Minerva

#826 en Fantasía
#132 en Magia

En el texto hay: magia blanca, naturaleza, magos y guerreros

Editado: 02.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar