La Alquimista

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 13

Mi mente se siente despejada y todo lo pesado que sentía se desvaneció, la herida de mi vientre duele menos y la fiebre que me consumió desapareció por completo.

-Idiota – escuche cayendo en cuenta que estaba en un lugar desconocido para mi

-Puedes cerrar la boca ella necesita descansar y no escuchar tus alaridos – Evan tenía en manos una pequeña planta rosada

-Esa es una Rosea spero – levantándose – es hermosa está sana -mirando al peli castaño

Chloe miraba asombrada el cuarto a su alrededor, admirando el pequeño vivero y la gema encima de ellos

-Estas usando la energía de los Vitalis gemmis para hacerlos crecer – dándose cuenta de su estado – estoy mojada – mirando detenidamente su ropa

Evan se acercó a Chloe explicando su situación evitando el tema de querer desnudarla

-El veneno del que hablas es muy peligroso nunca oí de alguno parecido – tomándose la barbilla –Quien lo crearía

-YO—Evan contesto desviando la vista

Cail corrió y golpeo a Evan tirándolo al suelo, lanzándolo contras las plantas alertando a Chloe

-Basta – Chloe tomo por los brazos a Cail quien se removía molesto intentando atacar a Evan

-Eres un bastardo mentiroso , por eso nos trajiste aquí – mirando a todos lados – nos tendiste una trampa

Chloe tiro a Cail lejos del peli castaño que aún se mantenía aturdido en el piso, tendiendo su mano para levantarlo

-Chloe aléjate de el – mirando con molestia a Evan

-Puede explicarte – Chloe miraba cautelosa al peli castaño

Evan se aproximó a tomar las manos de Chloe , mirándola con determinación

-No fue mi intención –  intentando articular alguna palabra – ellos vienen y se llevan algunas cosas de vez en cuando, nunca pensé que ese veneno lo utilizarían, yo mismo descarte su efectividad

-Pues ese experimento casi le cuesta  la vida – tomando la mano de Chloe jalándola

Chloe se deciso de su agarre mirando a Evan con mucha curiosidad

-Aun quieres ser mi alumno – pregunto

-Yo así lo deseo – Evan bajaba la vista

-Pues hoy te tomo como mi discípulo – tomando sus manos – me sorprende que pudiste hacer un veneno que no pude detectar dentro mío , eres sorprendente espero nos llevemos bien estoy seguro que podremos hacer muchas cosas

Cail miraba la escena con cara desencajada, bajando la vista y presionando sus puños, ella no haría nada a pesar de que casi muere por envenenamiento

-Chloe … - Cail no dijo nada al ver a los dos frente a el hablando apasionadamente de algunas hiervas

Se dirigió a la salida dando un sonoro portazo llamando la atención de los dos

-Me olvide de Cail – mirando a Evan – hablare con el, te pido que guardes el secreto de que eres mi discípulo, niégame si alguien pregunta por mi

-Está bien – hablo Evan mirando como la pelinegra salía aun llena de agua dejando atrás su capucha

La pelinegra caminaba presurosa, desorbitada, no tenía idea de donde exactamente se encontraba y tampoco sentía la presencia de Cail.

Una presencia la alerto obligándola a usar magia interdimencional para ocultar su rastro, no podía atraer más la atención de lo que lo hizo.

-Estas seguro que vieron a una mujer con la misma descripción de la terrorista – hablo una chica de pelo castaño  molesta , teniendo en su cintura una espada bendecida

-Si , un aldeano vio a dos chicos cargando a una mujer con la descripción que el jefe dio – contesto un pequeño chico

La chica bufo molesta tirando con molestia un puño cerca de mi lugar , este golpe casi me hizo gritar del susto

-La encontrare antes que el – mordiendo con molestia sus labios – por sus culpa todos del escuadrón fuimos castigados

-El general bajo momentáneamente la guardia eso – siendo abruptamente golpeado por la chica

-No intentes justificar a ese idiota, no debemos bajar nunca la guardia lo entendiste – mirando amenazante al chico, quien aún aturdido se tocaba la cara

-Sí , señorita – recibiendo otro golpe

-PERDON – sonriendo – a veces me olvido del porque estas junto a mi

-Por porque soy su aprendiz- soltó el chico mirando a la castaña frente a el

-Lamentablemente así es – mirando con repudio al chico , extendiendo sus alas partiendo

El pelinegro bajaba la vista viendo como la chica se alejaba, sintiendo pena de sí mismo y recordando por qué recibía ese mal trato a pesar de servir fervientemente a la castaña.

Chloe se mantenía en silencio observando todo detenidamente, sin perder concentración en su magia, sentía lastima por el pequeño chico pero sabía que él no dudaría en decirle que se encontró con la supuesta terrorista a su maestra.

-Solo debo resistirlo un poco más por mi madre – el chico apretaba los puños gimiendo en voz baja

Chloe sintió remordimiento dentro suyo , era testigo del sufrimiento de un inocente pero a la vez se encontraba en una gran dilema.

-Me arrepentiré de esto – pensó, liberando una gran luz que cegaría temporalmente al chico, quien aterrado se tiro al piso gateando



Minerva

#778 en Fantasía
#132 en Magia

En el texto hay: magia blanca, naturaleza, magos y guerreros

Editado: 02.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar