La Alquimista

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 17

Después de la charla que tuvieron decidieron volver a la posada la noche ya daba sus primeros vestigios y la brisa soplaba.

-Debes estar hambrienta – hablo Cail , mirando a Chloe

-Tu abuelo también debe estarlo – mirando preocupada al anciano hombre que estaba sentado en la mesa

-Si me olvide , de darle la comida de medio día , soy un nieto terrible – preparando la papilla

El anciano hombre miraba un punto fijo haciendo que Chloe tome curiosidad, había recuperado un poco de magia y podría utilizar VISIONEM CORDIS

-Cail aun quieres que tu abuelo se recupere – hablo Chloe recibiendo el plato de sopa que Cail le extendía

-Si – sonrió lo que más quiero es que me devuelva siempre la sonrisa

Un gruñido interrumpió la conversación, el anciano hombre soltó una palabra

-Carne, carne – hablo teniendo la mirada sobre un punto

-Tranquilo abuelo que ya te doy de comer – Cail extendía la cuchara mientras el hombre recibía sin reproche los alimentos

Chloe miraba la dedicación que Cail tenía hacia su abuelo, sabía que él lo quería, ambos se demostraban cariño familiar

El hombre removió su cabeza mirando a Chloe –Cuidado, cuidado – hablo seguido de un estrepitoso golpe que dio contra la mesa, desatándose en gritos

-Abuelo cálmate – Cail intentaba hacer entrar en razón a su abuelo , tomando su hombres

El anciano tomo uno de los cubiertos de la mesa llevándose a la cabeza haciendo un corte que altero más a Cail, Chloe se dirigió hacia el anciano golpeando su nuca haciéndolo caer inconsciente

-Que le hiciste – pregunto Cail lleno de temor

-Está dormido – hablo, acercándose hacia la cabeza del anciano – tráeme toallas y agua, su herida no es muy profunda

El chico corrió y trajo lo que Chloe pidió mirando desesperado a su abuelo quien aún se mantenía inconsciente

-No puedes usar magia – hablo

La pelinegra lo miro dudoso accediendo a hacerlo, acercando sus manos a la cabeza comenzando con el hechizo REMEDIUM

La herida del anciano se sano, haciendo que Cail recuperara la calma, mientras Chloe examinaba al anciano hombre, notando que tenía un poco de fiebre

-Tiene fiebre – mirando a Cail – solo ponle paños con agua y eso hará que esta desaparezca

El chico asintió, tomando con fuerza las manos el anciano sintiendo cada vez que estaba a punto de quebrarse

-Prometo que mañana el estará bien – acariciando la cabeza de Cail – mañana también buscare todo para que pueda curarlo

La pelinegra se dirigió en silencio hacia su habitación entrando, tomando unas cuantas píldoras de su morral y prosiguiendo a meditar como Arquedeon le aconsejo , aunque odiaba al viejo , este sabia muchos trucos para recuperar la magia del cuerpo y también para que este lo produjera

Una sombra interrumpió su meditación, sabia instintivamente que algo estaba pasando, tomando sus ropas y morral en una de las paredes de la posada, el hechizo LATEBRAS permitía esconder cualquier cosa no viviente en paredes pisos o puertas.

-Chloe – hablo Cail, sonando preocupado – los soldados están haciendo revisión en cada casa

-No te preocupes – saliendo – déjame hablar a mí y asiente cuando lo diga , mis cosas están ocultas y con la ropa que Kiel me dio pensaran que soy una muchacha normal

-Tu rostro…-

-Ellos no vieron mi rostro por completo – respondió bajando al piso inferior escuchando el sonido de la puerta

Cail abrió la puerta intentando sonar normal , mientras tres soldados entraban , dos subían a buscar y revisar las cosas y uno se quedaba interrogándolos

-Perdón por la molestia pero son órdenes del Comandante de la guardia Helmut – hablo el soldado

Ese nombre provocaba que Cail cambiara de expresión con facilidad

-Está bien – hable tomando la mano de Cail , mostrando una sonrisa – verdad cariño

-Si cariño – Cail soltaba teniendo una sonrisa que aun mostraba su molestia

-Oh así que son esposos, se ven muy jóvenes – soltó con sospecha

-Son prometidos – un soldado soltó entrando por la puerta , era uno que hace unos días pidió posada aquí

-Hola mucho gusto en verte de nuevo – saludo el soldado tomando mi mano besándola

Devolví el saludo, si estaba aquí debíamos improvisar algunas cosas

-No trae la ropa de antes – mirando mi nuevo atuendo

-Si es que esa ropa era parte de una caravana , usaba eso para tener un aire peculiar pero decidí que este me va mejor – solté sonriendo

-Oh una caravana ya veo – hablo el otro soldado – vino con la que apareció este mes , ellos fueron afortunados de que ningún demonio los atacara

-Sí, era una caravana de artistas ambulantes como dije ya no pertenezco a ese oficio – explique

Un grito de los soldados nos alertó, subiendo a prisa al piso superior donde el abuelo de Cail estaba de pie mirando a los soldados

-Lo despertamos – hablo un soldado – no quiso responder

-Él es mudo – hablo Cail – lo cuido desde que es así, él era un guardia al igual que ustedes y una trágica enfermedad lo ataco



Minerva

#838 en Fantasía
#136 en Magia

En el texto hay: magia blanca, naturaleza, magos y guerreros

Editado: 02.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar