La Alquimista

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 2

La luz del sol caía suavemente sobre su blanco rostro, incomodando al huésped de aquella posada

-Maldita luz- maldecía, cubriendo su rostro

Un recuerdo y advertencia vinieron su mente rápidamente

-La tarea que Arquedeon me dejo- hablo en voz alta, levantándose, y dirigiéndose a la pequeña ducha – No es hora de dormir necesito averiguar muchas cosa

El suave sonido de la lluvia artificial lleno la habitación, el olor a flores se levantó en el pequeño espacio destinado a ella

El sonido de la puerta, la puso en alerta, los tres toques suaves confirmaron sus sospechas

-Un momento – grito desde la ducha apresurándose

-Señorita, el desayuno está listo , puede bajar cuando quiera – sonó la voz del dulce chico que anteriormente la había atendido

-Si no se preocupe posadero- respondió

-Mi nombre es Cail, señorita

La puerta se habría frente al pelirrubio, mostrando la figura de la pelinegra cubierta por su oscura capa

-Bueno Cail- pausando- deberías de dejarme de llamar señorita , tengo la apariencia de una chica de tu edad

-Cómo debería llamarla – cuestiono, desviando la vista sonrojado

-Mi nombres es- su voz mostro una pequeña vacilación –Chloe

-Lo tendré en mente Chloe , el desayuno está listo , tengo que ir al mercado para comprar algunas cosas

-Iré contigo – rascándose la cabeza – sabes si venden hiervas por ahí, necesito un poco de ellas

-Venden pero la escases de ellas es grande y la mayoría tienen precios elevados , creo que gastaría mucho si compra en el mercado

Ella lo miro dudosa

-Porque cuestan mucho – inquirió curiosa

-Después del gran desastre según cuentan los ancianos la mayoría de bosques se extinguieron, las hiervas y arboles necesitan mana para crecer eso era uno de los ingredientes, si los alimentos son difíciles de conseguir ya de por si una planta medicinal es elevadamente costosa

-Pero cuando vine pude ver un bosque- contesto

-El rey mantiene el bosque protegido para que los últimos seres fantásticos no mueran y también para que ningún campesino entre y robe las hierbas o dañe a los arboles- suspirando – la codicia de nuestros antepasados nos orillaron a esto

-No te preocupes, por el dinero – colocándose la capucha – por ahora solo llévame al mercado

-No piensa desayunar- pregunto curioso

-No tengo mucha hambre

El pelirrubio camino en dirección a la salida seguida de una pelinegra curiosa , si no conseguía lo que necesitaba no podría hacer perfectamente lo que su maestro le había encomendado

-Perdón por la curiosidad , usted es alguna aprendiz de doctor o alquimista

La pregunta echa por el chico puso en un pequeño aprieto a su acompañante

-Solo buscare hierbas básicas –sonrió – tu sabes esas de las básicas para trata resfriados

-Comprendo pensé que necesitaba otro tipo de plantas

La gente pasaba a pisa por su lado, llevando telas, comida y vinos, el alboroto molestaba un poco a Chloe quien se preguntaba si fue buena idea venir a estas horas de la mañana

-Que sucede porque el alboroto- pregunto Cail a un anciano que vendía telas

-TSS vendrán los de la guardia – respondió – tendrán un gran recibimiento , después de matar a los demonios de tierra del oeste, el rey dará una cena en su honor y recibirán obsequios

-Demonios- repitió Cail sin comprender

-Los demonios son seres que salieron luego de la gran calamidad, digamos que los seres espirituales además de brindarnos alimento y medicina mantenían a raya a esos demonios – explico la encapuchada

-Sabe mucho sobre los demonios señorita – hablo el anciano curioso

-Si me gusta leer

-Pensé que no sabías mucho de la gran calamidad – dirigiéndose hacia su compañera

-Lo siento, solo quería probar cuanto sabias del tema- levantando las manos en señal de rendición

El chico sonrió indicando a Chloe seguir , despidiéndose amablemente del vendedor quien miraba curioso a la pareja

-CAIL DEBERIAS ENTRAR A LA ORDEN TIENES TODO LO NECESARIO – grito

-NO HACE FALTA ESO – respondió Cail al vendedor , despidiéndose

-Ir a la orden, no me digas que se refiere a la orden de caballeros

-Si se refiere a ellos- pausando –Pero no me gusta la organización que tiene y también la barbarie de sus actos me asquean, tengo que cuidar a mi abuelo

-Ya veo, es raro que no me lo haya topado hoy

-A veces se encierra en su cuarto o sube a tomar un poco el sol, no le gusta toparse con gente

La pelinegra bajo la cabeza, analizando las palabras del chico, surgiendo una idea

-Cail que piensas hacer, respecto a tu vida – pregunto –Siempre serás un posadero

-Es la vida que conozco pero – suspirando – cuando mi abuelo muera partiré a la ciudad de Beltza y me ordenare como caballero

-Crees que en esa ciudad es muy diferente a esta – sonrió – Te equivocas, el ser humano es un ser codicioso sucio y asqueroso que solo vela por sus intereses, donde se encuentre ellos siempre existirá la corrupción y un sinfín de pestes



Minerva

#800 en Fantasía
#134 en Magia

En el texto hay: magia blanca, naturaleza, magos y guerreros

Editado: 02.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar