La amante

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 4. Seremos dos (segunda parte)

Julian se puso de rodilla ante los expectantes ojos de la joven, ella le miraba extrañada sin concectar aún las ideas de lo que sucedía, la escena se desarrollaba ante los vecinos que llegaban a curiosear el acontecimiento. 

-Tú eres lo que siempre soñe y nunca imagine tener, no quiero pasar una noche mas sin tenerte a mi lado, quiero que seas la mujer que acompañe mis dias y la madre de mis amados hijos, quiero todo contigo mi muñeca, todo lo que la vida tenga para ofrecernos. 

Para este momento, la realidad ya le habia explicado lo que estaba pasando, ella solo pudo mirar hacia atras, donde reposaban los petalos, la cena y su propuesta de matrimonio. 

-Sara borges, ¿quisieras ser mi esposa?

Ella sonrío divertida y asintio con la cabeza, comenzó a llorar y él se levanto de inmediato para acercarse a abrazarla.Los vecinos comenzaron a aplaudir mientras la pareja sellaba el compromiso con un beso.

-Te digo que si, pero tienes que cerrar los ojos. 

Él joven obedecio extrañado mientras ella le guiaba por el salon hasta llegar al comedor, le dejo allí indicandole que esperará y regreso a la puerta para cerrarla ante los curiosos vecinos que aún permanecian allí. 

-Lo siento.- se disculpo. 

Caminó hasta él de nuevo y tomo la caja del reloj que compro para él, se arrodillo y le pidio que abriera los ojos. 

-¡Ya!

Aún mas espectante que ella, el rostro de julian no salía del asombro, su novia decidio proponerle matrimonio justo el mismo dia que él lo hizo, realmente esto no era mas que otra prueba del destino de que ellos merecían estar juntos, estaban destinados a estar juntos. 

-por supuesto que si mi muñeca, no tienes ni que pedirlo,aunque para serte sincero, la idea de que lo hayas pensado me hace mucha ilusion. 

-te confieso que tuve miedo de pensar que me rechazaras.

-¿por que haría yo eso?

-bueno no, es que patricia me sembró la duda, puedes creer que comentó sobre, que pasaría si me rechazaras.

Julian fruncio el seño, se tomo un momento y solto una risa burlona mientras negaba con la cabeza.

-¿que sucede?

-patricia me ayudo a organizar todo

Sara abrio los  ojos un poco mas de lo normal, como solia hacerlo cuando algo le sorprendía o cuando las ideas se conectaban en su cabeza. 

-A mi también. - soltó la joven resignada

Los dos rieron a carcajadas mientras disfrutaban de la velada encantadora que estaba destinada a darse, como cuando algo sucederá pase lo que pase. Sin embargo aunque todo este alineado, algunas de las decisiones que tomemos pueden alterar ligeramente los designios, y en ocasiones, no es tan ligero el cambio, y no es tan positivo el resultado. 



honey_honey

#528 en Joven Adulto
#1674 en Novela romántica
#364 en Chick lit

En el texto hay: traiciones, sexo, amor

Editado: 20.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar