La amante

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 13. ¿quien es?, amistad y una venganza

Nota del autor. 

me encantaria que leyeran el capitulo con esta cancion de fondo, para que entiendan un poco el dolor que vivira la protagonista en este momento, les señalare cuando sea hora. 

https://www.youtube.com/watch?v=e1Or5XTM7dI

  

 

Enzo sonreía particularmente sexy mientras los dos se miraban fijamente, el subió la mano hasta el rostro de ella y le acaricio de una forma sensual, el choque de electricidad entre ambos se percibía a distancia, Sara humedeció sus labios y él se acercó a ella para rosarlos con su lengua, todo esto en la puerta de la casa y a riesgo que Berta pudiera notarlo, sin embargo, esto era lo que más les excitaba. Él tomo distancia al oír un auto estacionar a sus espaldas, la puerta se abrió y se escuchó como un hombre aclaro la garganta, Enzo sonrió y Sara movió la cabeza en medio del miedo para observar al hombre alto y musculoso que esperaba a las espaldas de él. Ella temblaba un poco y él lo noto, tomo su mano y le beso discretamente, le sonrió y guiño el ojo.

- ¿Cómo está la beba más hermosa que he visto?

El corazón de la joven latió aún más fuerte y rápido de lo normal, de verdad le hizo ilusión que le preguntara por ella.

-Bien, muy bien, ¿quieres verla?

-no, no, es mejor que no sepan que estoy acá, ¿no crees?

Sara asintió como si se percatara tiempo después de lo que pasaba, tal vez la emoción del momento le hizo olvidar a su esposo y a Berta.

-Debes irte, pronto comenzaran a rumorar, ya sabes que en esta ciudad todo el mundo sabe lo que pasa.

-De eso no tienes por qué preocuparte, están concentrados en otras cosas, créeme cielo, no abra forma que hablen de nosotros – tomo su mano de nuevo- no se los permitiré.

Se acercó a ella para rozar su mejilla con los labios, casi en la comisura de los de ella, pero no la besó, solo anhelaba dejar el deseo encendido, ese que sabía perfectamente que producía en ella; se marchó hasta el auto donde el hombre aun lo esperaba en pie, entro en él y se despidió murmurándole desde la distancia.

-Serás mía.

Sara le vio marcharse y cerro rápidamente, para encontrarse con la cara un poco seria de Berta, ella sintió temor de que pudiera verla, pero decidido ignorar el tema, tomo de nuevo el teléfono que había arrojado el sofá mientras coqueteaba a gusto y comenzó a llamar, pronto se comunicó con la clínica y dejo el tema así, sin mencionar.

Aun no acaba la mañana y la señora cocina para los jóvenes y su esposo que ahora espera en la sala mientras observa sin volumen la televisión y de vez en cuando se gira para ver a su amada cocinar y mover los labios, Jorge es sordo de nacimiento, pero totalmente independiente y activo, jamás eso le impidió desarrollarse laboral y sentimentalmente, típico de los latinos, en especial de los venezolanos.

El ambiente de la casa siempre es en calma, los colores de la decoración contrastan con la energía que allí se maneja, Sara es muy sencilla y modesta aunque elegante, sobre las mesas de estar siempre esculturas de mujeres afrodescendientes con sus hijos en la espalda o con tazones de frutas, es algo típico de la región pero en casa se ve particularmente bien; sobre la barra de la cocina dispone de jarrones de vidrio con galletas que ella misma hornea, ama la repostería pero no de igual manera la cocina tradicional, en su lugar Julián es el experto en el tema, siempre innovando, aprendiendo recetas, así ellos son el complemento adecuado, en prácticamente todo.

La puerta se oye y Sara mira a Berta, en una confidencia para pedirle que sea ella la que abra, porque la bebe duerme en sus brazos, la señora suelta el delantal que rodea su vientre, lo deja sobre el jarrón de galletas y camina con calma hasta la puerta, abre de la misma manera y Julián le recibe con una amplia sonrisa y una bolsa de pañales.

-parece que se esfuman en el viento. ¿no?

-ni lo menciones hijo, y pronto vendrán más gastos

(Iniciar la canción)

Julián entro a la casa y con una mano en alto saludo a Jorge, el hombre responde al gesto, con una sonrisa en el rostro. Continua su camino delante de su esposa y la niña, se les acerca y besa su frente les sonríe y pasa derecho a su habitación, se oye como los zapatos caen al piso y la televisión suena fuerte al punto de despertar al bebe, sara pone los ojos en blanco y berta le hace un guiño buscando un poco de calma. La mañana termina cuando comparten el almuerzo en total silencio, en un intento de familia feliz.

Sara queda sola de nuevo en la tarde cuando todos salen de sus ocupaciones diarias, lorena esta próxima a llegar para hacer entrega del modelo final escogido por Enzo, un tema que queda totalmente a parte de lo que sea que estuviera pasando entre los dos.



honey_honey

#3403 en Joven Adulto
#9779 en Novela romántica
#1592 en Chick lit

En el texto hay: traiciones, sexo, amor

Editado: 20.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar